Robert Mueller

Mueller cerró su investigación del 'Rusiagate' y ¿ahora qué sigue?

Aparentemente el fiscal general Robert Mueller no piensa presentar nuevas acusaciones, aunque eso no significa necesariamente que el presidente Donald Trump y su círculo hayan salido ilesos de la investigación. Se abren nuevas incógnitas que podrían resolverse con la información que decida publicar el Departamento de Justicia.
23 Mar 2019 – 9:23 AM EDT

De una expectativa a la otra. Una vez que el viernes en la tarde el fiscal especial Robert Mueller entregó al Departamento de Justicia el esperado informe final con el que cerró su investigación de casi dos años sobre la posible coordinación de la campaña de Donald Trump con Rusia, ahora la espera se traslada a la oficina del fiscal general William Barr, quien decidirá qué partes del texto entrega al Congreso y qué partes pueden hacerse públicas.

Este sábado por la mañana se conoció que Barr y y su segundo, el fiscal Rod Rosenstein, se encontraban en el Departamento de Justicia, según reportes de medios. Sin embargo, no dará a conocer hoy las principales conclusiones del reporte.

En la carta que envió Barr al liderazgo del Congreso participándoles del fin de la investigación les indicó que estaba revisando el reporte y "anticipo que puedo estar en una posición de informarles de las principales conclusiones del Fiscal Especial tan pronto como este fin de semana".

Como se puede inferir en el tono de la carta, nada es totalmente certero. Es una posibilidad que el fiscal general informe al Congreso sobre lo que sea que haya descubierto el equipo de Mueller. Además, puede decirse que es una cortesía, porque, por definición, el Departamento de Justicia no tiene por qué compartir el resultado de investigaciones, sobre todo si estas no hallan elementos incriminatorios para iniciar algún proceso criminal contra los investigados.

Eso, que es lo que todos quisieran saber, qué descubrió Mueller en los 22 meses de trabajo. Sobre todo en el caso del presidente Donald Trump, quien ha sido protagonista de esta saga, principalmente por su tendencia a comentar sobre la evolución de un proceso que desde el principio ha calificado de "cacería de brujas".

También Mueller investigaba si el presidente intentó obstruir a la justicia con acciones como el despido abrupto en mayo de 2017 del exjefe del FBI, James Comey, quien encabezaba la investigación sobre la interferencia rusa y cuya salida del cargo forzó la creación de su oficina.

Lo que sabemos del informe Mueller

No es mucho, porque fiel al hermetismo con el que manejó a su equipo a lo largo de su asignación, no ha habido filtraciones a los medios —aunque algunos dan por descontado que en cuestión de días empezarán a aparecer datos, cuando salga del control de Departamento de Justicia y empiece a compartirse con miembros del Congreso.

Un funcionario del Departamento de Justicia (DOJ) dijo a medios bajo condición de anonimato que el documento era "extenso" y que el fiscal general decidió no presentar nuevas acusaciones contra sujetos de su investigación.

Se desconoce si el reporte de Mueller responde a preguntas clave de su investigación, como: ¿La campaña de Trump se coludió con el Kremlin para influenciar las elecciones presidenciales a favor del multimillonario? Y ¿Trump tomó medidas posteriores, incluyendo el despido del director del FBI, para obstruir la pesquisa?

Sin embargo, la entrega del informe sí significa que la investigación concluyó sin que se presentaran cargos públicos de una conspiración criminal entre la campaña y Rusia, y sin que se acusara al presidente de obstrucción.

Aunque eso ha sido recibido por simpatizantes del presidente como una buena señal, no necesariamente significa que no vaya a haber nuevos procesos abiertos por orden del DOJ en cortes federales.

Al final, aunque el presidente la catalogue como "cacería de brujas", la investigación de Mueller ha logrado decenas de declaraciones de culpabilidad por mentir en la investigación y condenas a personajes de alto perfil como el jefe de la campaña de Trump, Paul Manafort, y el exasesor de seguridad nacional del presidente, Michael Flynn.

En total, la investigación ha resultado en más de 190 cargos presentados contra 34 personas y tres compañías.

Los próximos pasos

El fiscal general tiene total discreción para decidir qué hace público y qué no del documento. Sin embargo, la presión política y de la opinión pública será muy grande para que presente la mayor cantidad de información.

La semana pasada la Cámara de Representantes voto 420 contra 0 para que se dé a conocer la totalidad del informe de Mueller. Y aunque se trata de una decisión no vinculante, da idea de los ánimos en la clase política, sobre todo entre la oposición demócrata.

En su audiencia de confirmación, Barr fue consultado sobre qué haría con el informe. Dijo que divulgaría toda la información que sea posible publicar, pero mencionó prácticas del departamento que se inclinan a no hacer públicos detalles que no conlleven cargos criminales.

Allí hay un punto delicado porque las normas del DOJ indican que un presidente en ejercicio no puede ser encausado. Así que, aunque en opinión de Mueller Trump pueda haber incurrido en alguna conducta criminal, es poco probable que recomiende que se le abra juicio.

Por otro lado, en el Congreso argumentan que la representación popular tiene la obligación de conocer si el presidente tiene algún señalamiento porque, como funcionario electo popularmente, podría ser suficiente para someterlo a impeachment o a un juicio político.

En su comunicación al Congreso, Barr ha dicho que consultará con Mueller y su segundo, el fiscal Rod Rosenstein, sobre qué trozos de los hallazgos serán compartidos con los legisladores y cuáles con el público.

¿Fin de las investigaciones?

El final de la pesquisa de Mueller no significa el final de las investigaciones criminales relacionadas con el presidente y su círculo. Por ejemplo, la investigación en Nueva York sobre presuntos pagos ilegales de campaña que se desprendió de la investigación central de Mueller, continúa avanzando.

Además, los demócratas que son mayoría en la Cámara de Representantes, ya han impulsado investigaciones al presidente , sus impuestos y otros aspectos.

También están pidiendo información a más de 80 organizaciones y personas vinculadas a Trump para indagar sobre posibles infracciones o delitos por parte de su entorno. Hasta esta semana no todos habían cumplido con la solicitud parlamentaria y podrían estar por recibir citaciones formales para que lo hagan.

Para Trump, se trata de la continuación de la "cacería de brujas" por otros medios. Criticó a los demócratas por investigarlo sobre presuntas irregularidades de su gobierno, así como ciertas facetas de sus negocios que podrían estar en conflicto con su rol como presidente.

En la Cámara Baja, además, podrían usar lo que sea que puedan obtener de los archivos de Mueller para seguir indagando sobre presuntos delitos cometidos por asesores de Trump que pueden proporcionar la base para nuevas audiencias.

Los rostros del ‘Rusiagate’, la investigación que incomoda al presidente Trump (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés