América Latina

Pastor peruano enfrenta la deportación a pesar de tener tres niños estadounidenses

Entres los hijos de Hebert Mallqui está su niña de 3 años que tiene síndrome de Down y padece una afección cardíaca, pero no renovó su visa a tiempo y las autoridades migratorias aplican la política de 'tolerancia cero' para tales casos.
18 Feb 2019 – 10:48 AM EST

El pastor Hebert Mallqui nunca soñó con venir a Estados Unidos hasta el día en que fue invitado, hace casi 20 años.

Perteneció a la denominación cristiana Adventistas del Séptimo Día. Cuando tenía 28 años y vivía en Lima fue reclutado para ayudar a un pastor en Georgia para una misión evangélica.

Llegó en 2002 con una visa de cinco años "R1" para los trabajadores religiosos.

Hoy Mallqui está casado y tiene tres hijos nacidos en Estados Unidos, Luis, de 12 años; Rosa de 8; y Carmen, de 3 años. Dirige una pequeña congregación de 50 personas en Valdosta, Georgia. Pero su vida en el país puede estar llegando a su fin.

El mes pasado, él y su esposa Rubicella Aragon, recibieron notificación de que tenían 30 días para abandonar el país después de que su solicitud de extensión de visa fuera rechazada por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

"Estoy preocupado por el futuro, pero estoy tratando de ser fuerte", dijo Mallqui. "Si todavía estuviera soltero no tendría ningún problema. Pero tengo una familia, mis hijos están atrapados en el medio”, agregó.

El problema de Mallqui se deriva del hecho de que después de varios años en Estados Unidos su visa expiró y no legalizó su estatus migratorio. Varios años pasaron. Mientras tanto, dejó a los Adventistas del Séptimo Día y se unió a otra denominación religiosa, la iglesia cristiana Discípulos de Cristo.

Después del nacimiento de Carmen en 2015, contrató a un abogado de inmigración que presentó una "acción diferida", un proceso discrecional para evitar la deportación, argumentando que la familia merecía permanecer en el país por razones humanitarias. Carmen había nacido con síndrome de Down y un corazón agrandado (cardiomegalia).


"N

ecesita atención de ambos padres"

Después de que ella nació fue hospitalizada durante dos meses. Su médico escribió "debido a la gravedad de su afección, necesita atención de ambos padres".

El DHS concedió la solicitud en noviembre de 2016 poco después de la elección del presidente Donald Trump.


Mallqui y su esposa, que es de Chiapas, México, pudieron obtener trabajos en un centro de distribución local de Lowe's. Trabajaba días y su esposa trabajaba noches. Mallqui continuó ministrando a la iglesia, mientras también participaba en una liga cristiana de fútbol y baloncesto, y en una feria de salud.


El año pasado, su abogado, Elizabeth Ricci, solicitó una extensión. Pero, esta vez fue rechazada. La carta de rechazo del 18 de enero indica que después de "una cuidadosa consideración", DHS determinó que "cuando presentó su solicitud, estuvo presente en Estados Unidos en contra de la ley". La decisión no puede ser apelada y el permiso para permanecer en el país vence el miercoles.

Ricci dice que no se sorprendió por completo con la decisión luego de que la administración de Trump implementara una política de 'tolerancia cero' en los casos de personas que han sobrepasado su visa o están en el país ilegalmente.

“Aprueban solo casos muy fuertes. Un funcionario me dijo que alguien tiene que estar a punto de morir para ser aprobado ", dijo.

"Es discrecional. Puedo tener dos casos exactamente iguales que pueden estar en manos de dos funcionarios diferentes. Uno puede obtener una aprobación y otro una negación. Si somos un país de leyes no concuerda con eso", agregó.

10 años de castigo

Si Mallqui es colocado en un proceso de deportación, no se le permitirá trabajar aunque le lleve dos o tres años para ser deportado, a menos que se registre para una salida voluntaria, dijo. Y si termina deportado, no podrá regresar legalmente al país sino en 10 años.

Mallqui dice que no sabe qué hacer y está averiguando cómo liquidar las deudas de sus tarjetas de crédito. Carmen comenzó a asistir a una escuela especial en octubre, Luis asiste a Valdosta Early College Academy, una escuela que atiende a estudiantes de primera generación de inmigrantes, de bajos ingresos, y con potencial.

"Si tenemos que salir del país, sería un nuevo comienzo", dijo. “Me hace sentir tensa y por la noche tengo insomnio. Pero tengo fe en que las cosas saldrán bien ", dijo.

Más que nada, le preocupa el tratamiento médico de Carmen. “Como ciudadana estadounidense, le han prestado la mejor atención. No será lo mismo", dijo. Tiene citas médicas y mientras su condicion ha mejorado, Mallqui dice que aún depende de las visitas regulares a los médicos para el monitoreo de su corazón.

No está seguro a dónde irán. Tal vez México, quizás Perú. "Lo he pensado más de mil veces", dijo.

También se preocupa por su congregación, muchos de los cuales dependen de él para la guía espiritual y los asuntos prácticos del día a día.

Los Discípulos de Cristo cuentan con aproximadamente 3,400 congregaciones en Estados Unidos y Canadá con una gran membresía hispana. “El pastor Mallqui es un ministro oficial en nuestra iglesia”, confirmó el abogado de inmigración de la iglesia, Tana Liu-Beers.

Sin embargo, ella dijo que era poco lo que la iglesia podía hacer por su ministro más allá de ofrecer apoyo pastoral. “Su empleo es entre él y su congregación. Él no es un empleado de la iglesia”, dijo.

RELACIONADOS:América Latina

Más contenido de tu interés