null: nullpx
Muertes

Orca que mató a su entrenadora regresó a espectáculo de Orlando

La orca Tilikum, que poco más de un año atrás mató a su entranadora en un estanque del parque Seaworld de Orlando, ha regresado al mundo del espectáculo.
31 Mar 2011 – 03:36 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

ORLANDO, Florida -- La orca Tilikum, que poco más de un año atrás fue noticia en todo el mundo cuando mató a su entrenadora atrápandola en su boca y ahogándola en un estanque del parque Seaworld de Orlando, volvió este miércoles a participar de los espectáculos en el parque acuático, anunció la compañía.

"Seaworld ha reiniciado la participación de Tilikum en los shows 'Believe' con ballenas asesinas que se desarrollan actualmente", dijo la compañía de entretenimientos al comunicar la decisión.

La aparición de Tilikum se convirtió en la primera ante el público desde que el 24 de febrero de 2010 provocara la muerte de la entrenadora Dawn Brancheau, de 40 años.

Seaworld adoptó una serie de nuevas medidas de seguridad para sus entrenadores tras la muerte de Brancheau y había adelantado que proyectaba volver a integrar a Tilikum a los espectáculos.

"Emplearemos con Tilikum los mismos métodos de precaución que han estado en funcionamiento por más de un año", dijo Kelly Flaherty Clark, encargado de entrenamiento de animales en Seaworld.

Clark dijo que antes de su regreso la orca "estuvo interactuando con sus entrenadores y con otros animales por propósitos de entrenamiento, ejercicio y estimulación social y mental, y ha disfrutado el acceso a todos los estanques" del complejo de Seaworld.

La orca "Tilikum" estuvo además relacionada con otras dos muertes humanas: un entrenador, en 1991, y un hombre que cayó en su estanque, en 1999.

En la muerte de Brancheau, su comportamiento fue tan agresivo que los rescatistas no pudieron zambullirse a salvarla y la entrenadora, una de las más experimentadas de Seaworld, quedó totalmente indefensa mientras era llevada por la orca hacia el fondo del estanque.

El horrendo incidente fue observado por varias personas del público que no se habían retirado del lugar al finalizar el espectáculo, y quedó registrado en filmaciones de video que la compañía se negó a difundir por ser parte de investigaciones en marcha.

A partir de entonces, Seaworld dispuso que los entrenadores se mantengan a distancia y sin contacto directo con Tilikum, colocó un vallado en el estanque y nuevos sistemas de protección para casos de emergencia.

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés