null: nullpx
Resultados elecciones 2020

Rusia intentó influir a favor de Trump en las elecciones de 2020: Inteligencia de EEUU

El presidente ruso, Vladimir Putin, autorizó operaciones con el objetivo de impulsar historias falsas en contra del hoy presidente Joe Biden y exacerbar la división política en el país, según un reporte de la Oficina de Inteligencia Nacional.
16 Mar 2021 – 08:44 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, autorizó operaciones de inteligencia para intentar influir en el resultado de las elecciones de Estados Unidos de 2020, de acuerdo con un informe desclasificado este martes por la Oficina de Inteligencia Nacional.

“Putin autorizó una serie de operaciones ejecutadas por el Estado ruso que tenían como objetivo denigrar al presidente [Joe] Biden y al Partido Demócrata, apoyar al expresidente [Donald] Trump, socavar la confianza pública en el proceso electoral y exacerbar las divisiones políticas en Estados Unidos”, señala el reporte, elaborado el 10 de marzo y el primero que se conoce sobre la actuación de países extranjeros relacionadas a las elecciones de noviembre pasado.

Uno de los principales objetivos del Kremlin fue el uso de actores vinculados a la inteligencia rusa, así como herramientas cibernéticas. La meta: impulsar historias falsas sobre Biden y así influir en la narrativa de medios, funcionarios y personas en puestos de poder, algunas cercanas a Trump.


El reporte, elaborado por el Consejo de Inteligencia, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), la CIA, el FBI, el INR y la NSA, señala que Irán mantuvo operaciones similares en detrimento de una reelección de Trump pero también con el objetivo de minar la confianza en las elecciones. Detalla que China no intervino en la difusión de mensajes puesto que Pekín “evaluó que ninguno de los dos candidatos representaba una ventaja para sus intereses”.

No hubo intervención en el aspecto técnico de la elección

El informe añade, no obstante, que la intervención rusa en el proceso electoral del pasado noviembre se limitó a la difusión de historias falsas y que no halló evidencias sobre manipulación extranjera alguna en el aspecto técnico de la elección, como el registro de votantes, el conteo de votos y el reporte de resultados. Donald Trump y sus abogados han alegado, sin pruebas, que el expresidente fue víctima de un “fraude”, acusaciones que han sido desechadas por decenas de tribunales, entre ellos la Corte Suprema.

La inteligencia estadounidense descarta tal escenario pero destaca que tanto Rusia como Irán difundieron información falsa sobre supuestos fallos en el proceso electoral con el objetivo de minar la confianza en las elecciones y en sus resultados.


Trump incluso despidió al mayor funcionario de ciberseguridad del Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés), después de que Christopher Krebs asegurara que las elecciones habían sido limpias (un comité del DHS las calificó como “las más limpias de la historia”), los sistemas de votación eran seguros y que no había sustento para las acusaciones del entonces mandatario y su equipo.

La Oficina de Inteligencia Nacional mencionó a lo largo de 2020, en reiteradas ocasiones, que había detectado ya la intervención de Rusia en la difusión de mensajes engañosos sobre el proceso. Un comité del Senado, liderado por republicanos, concluyó además que Moscú sí intervino en 2016 a favor de Trump.

El republicano perdió las elecciones de noviembre de 2020 por un margen de más de siete millones de votos (casi un 5%, la mayor diferencia en 12 años) y obtuvo 232 apoyos en el Colegio Electoral frente a 302 del hoy presidente Joe Biden.

Las claves del informe

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés