null: nullpx
Elecciones 2022

Florida pasó de estado péndulo a rojo: ¿qué hicieron los republicanos para lograrlo?

Durante años, los analistas políticos han debatido sobre la sostenibilidad de la inclinación política de Florida hacia la derecha. Después de estas elecciones de mitad de término, en las que arrasaron los republicanos del estado, ya no cabe duda.
Publicado 11 Nov 2022 – 06:57 AM EST | Actualizado 11 Nov 2022 – 06:57 AM EST
Comparte
Cargando Video...

En estas elecciones de medio término, los republicanos no consiguieron la tan esperada "ola roja"en el país. Pero en Florida lograron anotarse un sólido triunfo arrasando en todas las contiendas estatales, desde la gobernación al Senado, y 20 de los 27 escaños en la Cámara de Representantes.

Los demócratas solo ganaron en cinco de los 67 condados del estado, y vieron reducirse drásticamente sus márgenes en Miami-Dade, su tradicional bastión urbano del sur de Florida.

Los resultados han convertido al gobernador de Florida, Ron DeSantis, en el posible principal aspirante a la candidatura presidencial republicana en 2024, frente al expresidente Donald Trump.

Los analistas señalan que Barack Obama ganó Florida dos veces, en 2008 y 2012, para el Partido Demócrata con un mensaje inclusivo. Y ahora se preguntan qué ha pasado desde entonces y si existe una fórmula mágica aplicada en este estado que los republicanos puedan copiar en otras partes.

Los expertos dicen que no hay una respuesta única y que varios factores, desde la inmigración hasta la organización del partido, la difusión y los mensajes, parecen haber convergido a favor del Partido Republicano, en gran parte gracias a objetivos y estrategias claras.

El factor migratorio en las elecciones de medio término

"Está la migración desde los países latinoamericanos y el hecho de que muchos de esos migrantes se están convirtiendo en ciudadanos", dijo Eduardo Gamarra, profesor de ciencias políticas de la Universidad Internacional de Florida (FIU).

Aunque los recién llegados pueden tardar hasta 10 años en adquirir la ciudadanía, un éxodo constante de emigrantes cubanos y venezolanos que huyen de los países socialistas, así como otros exiliados conservadores de Colombia y Brasil, ha alimentado el auge hispano de los republicanos en el sur de Florida.

La intensificación de la represión en Cuba y Venezuela en la última década ha hecho que los hijos y nietos de exiliados anteriores de esos países, que habían mostrado interés en los esfuerzos del Partido Demócrata para mejorar las relaciones con Cuba bajo el presidente Barack Obama, se hayan alejado.

Al mismo tiempo, los bajos impuestos de Florida han atraído a emigrantes nacionales de otros estados, muchos de ellos jubilados conservadores con pensiones, que se han congregado en las comunidades de jubilados del centro y suroeste de Florida rodeados de personas afines.

DeSantis también ganó altas calificaciones de los empresarios de Florida por su manejo de la pandemia. Prohibió los mandatos de mascarillas y se negó a cerrar la economía como otros estados.

Donald Trump atrae a los hispanos conservadores

Las políticas de línea dura del presidente Donald Trump sobre Cuba y Venezuela prepararon el terreno para que los republicanos tengan éxito en 2022.

Los latinos son el grupo racial y étnico de más rápido crecimiento en el electorado estadounidense desde las últimas elecciones de mitad de período, según el Pew Research Center, con un aumento de 4.7 millones desde 2018, lo que representa el 62% del crecimiento total de los votantes elegibles en Estados Unidos durante este tiempo.

DeSantis y el senador Marco Rubio continuaron acercándose a esa rica cepa de votantes hispanos, con mensajes consistentes, mientras que al mismo tiempo, apelaban al sentimiento antiinmigrante en la base blanca y pro-Trump del partido republicano.

Donald Trump ganó entre los hispanos en 2020, pero los votantes latinos registrados en la mayor parte del país siguen siendo más propensos a decir que apoyarán al candidato demócrata que al republicano, según una encuesta de Pew. En cambio, en Florida es lo contrario.

"El Partido Republicano invirtió mucho en las comunidades hispanas de Florida, salieron a trabajar estratégicamente en esas áreas", dijo Wadi Gaitán, un exfuncionario del Partido Republicano y miembro del Congreso que reside en Miami.

"Ser un demócrata hispano es nadar contra la corriente en el sur de Florida"

Aunque muchos inmigrantes hispanos aún no tienen derecho a voto, como la última oleada procedente de Venezuela, son, sin embargo, muy activos -e influyentes- en la política local, especialmente en la radio y las plataformas de redes sociales. "Participan mucho en los eventos y se aseguran de hablar con los candidatos", dijo Gaitán.

Los demócratas acusan a los republicanos de tácticas de desprestigio y desinformación, como hacerse eco de noticias falsas sobre fraude electoral y tachar a los demócratas de "comunistas" o socialistas. Pero los republicanos dicen que los demócratas simplemente no están en contacto con la posición de los cubanos y los venezolanos sobre estos temas.

"Hay un ambiente en el que ser un republicano hispano es la corriente principal. En estos días ser un demócrata hispano es nadar contra la corriente en el sur de Florida", dijo Gaitán.

No son solo los factores estructurales como la migración. Los analistas atribuyen al Partido Republicano una mayor organización estatal que los llevó a superar a los demócratas en el registro de votantes este año.

"Hay cosas que los republicanos hacen bien. Cuando se trata de elecciones, empiezan pronto y son implacables. Nunca se detienen", dijo Gamarra. "Gastan mucho dinero en una buena investigación y no dan por sentado a ninguna comunidad", añadió.

Por otro lado, "los demócratas empiezan tarde, no se preocupan por sus electores y no dedican suficiente tiempo a reclutar candidatos fuertes", dijo.

En estas elecciones, los demócratas presentaron a Charlie Crist en la carrera por la gobernación, un exrepublicano que ha sido derrotado ya en dos ocasiones. En el sur de Florida también presentaron a otra perdedora repetida, la colombiana Annette Taddeo, en una carrera por el Distrito 27 que incluye el área de Miami, un puesto clave para el Congreso.

DeSantis con dinero para las elecciones

También es una cuestión de fondos de campaña. Mientras que los demócratas no han invertido últimamente en el estado, los republicanos han vertido donaciones, en parte debido a los esfuerzos por impulsar a la nueva estrella emergente del partido, DeSantis.

Manny Díaz, el presidente del Partido Demócrata de Florida, señaló en un memorándum el martes que los grupos demócratas nacionales habían gastado solo 1.35 millones de dólares durante las elecciones de este año, en comparación con casi 59 millones de dólares en 2018.

La operación política de DeSantis reportó haber recaudado casi 200 millones de dólares, un récord para el gobernador, según las presentaciones financieras de la campaña estatal.

DeSantis todavía tenía alrededor de 102 millones de dólares en efectivo disponibles en su comité político y en la cuenta de la campaña de cara a los últimos meses de la campaña, según los informes financieros.

Cargando Video...
Florida, un estado que parece estar pasando de púrpura a sólido rojo: analizamos el panorama en Línea de Fuego

El dilema progresista de los demócratas en Florida

El lado positivo para los demócratas es que un joven demócrata cubanoestadounidense, Maxwell Frost, de 25 años, fue elegido en un distrito del centro de Florida, cerca de Orlando, el primer activista progresista de la generación Z elegido a la Cámara de Representantes.

Al mismo tiempo, el Partido Demócrata en Florida también se enfrenta a críticas por centrarse demasiado en temas liberales que a veces chocan con los valores culturales hispanos, como el aborto y las cuestiones de género.

"Los demócratas de Florida tienen una crisis de identidad", dijo Gamarra, destacando las tensiones entre los moderados más conservadores del partido y los progresistas más jóvenes. Mientras que algunos en el partido dicen que tiene que ser más progresista para atraer a los votantes más jóvenes, otros dicen que eso corre el riesgo de alejar a los moderados.

Los analistas señalan que Obama ganó Florida dos veces en 2008 y 2012 con un mensaje inclusivo, lo que llaman "la gran carpa' del partido.

"Si el partido va a ganar en Florida, especialmente en el condado de Miami Dade, va a tener que moverse hacia el centro. Va a tener que volver a esa idea de la gran carpa. Sí, hay espacio para los progresistas, pero también para los conservadores", dijo Gamarra.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés