null: nullpx

¿Por qué el derecho al voto sigue siendo una batalla? No hay que ver más allá de Texas para entender

Cuarenta y cinco años después, ahora con 32 millones de votantes, los latinos son una fuerza electoral potente que puede determinar elecciones, sin embargo, están a punto de perder el acceso al voto y su derecho de decidir sobre el bienestar de su familia y de su comunidad.

Opinión
Nathalie Rayes
Presidenta de Latino Victory
2021-08-06T13:32:19-04:00
Comparte
Derecho al voto Crédito: Getty Images

El 6 de agosto se conmemora el 56 aniversario de la Ley de Derecho al Voto (en inglés, Voting Rights Act) de 1965, al igual que la extensión de 1975, una pieza fundamental para el derecho de ejercer el voto que hoy es más relevante que nunca para la comunidad latina.

La enmienda de 1975 fue un paso importante que permitió que los latinos pudieran construir poder electoral y político. Gracias a esa ley, el gobierno extendió la protección al derecho al voto para los votantes mexicoamericanos, latinos, asiáticos y nativos americanos. Una de las provisiones clave permitió que por primera vez en la historia las boletas electorales fueran impresas en inglés y en español, una medida que incrementó la participación latina en las elecciones.

Cuarenta y cinco años después, ahora con 32 millones de votantes, los latinos son una fuerza electoral potente que puede determinar elecciones, sin embargo, están a punto de perder el acceso al voto y su derecho de decidir sobre el bienestar de su familia y de su comunidad.

Sin sorpresa alguna, la amenaza en contra del derecho al voto viene de la mano de los republicanos, quienes están presentando y aprobando propuestas legislativas estatales que son discriminatorias, que crean más obstáculos para votar para los latinos y otras comunidades de color.

Para entender mejor la supresión del voto, veamos el caso de Texas, donde el gobernador Greg Abbott está intentando aprobar medidas que incrementarían la dificultad para votar, incluyendo una ley que afecta a las personas que trabajan en horarios irregulares o que tienen más de un empleo. En Georgia, los republicanos aprobaron algunas de las medidas más restrictivas en el país, incluyendo restricciones para votar por correo y hasta se prohíbe proveer agua y comida para quienes esperan su turno en las casillas electorales. Los números también cuentan la magnitud del intento republicano de limitar el acceso al voto: Desde el 21 de junio, 17 estados han aprobado 28 medidas legislativas que afectan el derecho a votar.

A diferencia de otras épocas, como los 1960s y 1970s, los latinos de hoy cuentan con más representación de su comunidad en el gobierno y con más aliados que están dispuestos a luchar por su gente. Es por eso que 52 legisladores de la cámara de representantes y del senado de Texas fueron forzados a huir del estado hacia Washington, para proteger la libertad y el derecho al voto de millones de texanos, entre ellos 5.6 millones de latinos, un 30% de la población.

Su plan suena imposible: evitar que los republicanos pasen propuestas legislativas que restringen el derecho al voto. También están abogando por medidas federales para proteger el voto e incrementar la representación latina, incluyendo la Ley para el Pueblo (For the People Act) y la Ley para la Promoción del Derecho al Voto John Lewis (John Lewis Voting Rights Advancement Act.) Los representantes texanos no están solos en su lucha, ya que cuentan con el apoyo de la mayoría de los votantes. De acuerdo a una encuesta, el 80% de los estadounidenses cree que la Ley del Derecho al Voto (Voting Rights Act) aún es necesaria y la mayoría está de acuerdo con la Ley para el Pueblo (For the People Act).

En la lista de los 52 legisladores de Texas acampados en Washington encontrarán una cifra grande de apellidos hispanos: Martínez, Anchía, Hinojosa, González, Ramos, Morales, Campos, Peña, Perez… Algo que era imposible hace 46 años cuando se enmendó la Ley del Derecho al Voto. Su presencia en el gobierno es una prueba de lo importante que es el mismo derecho por el que están luchando, ya que si los latinos no tuvieran el acceso al voto, no pudieran elegir a representantes latinos que apoyan a sus comunidades. Al haber huido de Texas para proteger la libertad de votar de los texanos, los representantes nos recuerdan que la lucha por el sufragio también nos pertenece a los latinos.

Así como activistas latinos en los 1960s y 1970s lucharon por el acceso al voto, un logro que culminó con la Ley del Derecho al Voto de 1965 y 1975, nos toca tomar la antorcha y seguir la lucha por la democracia y un país en donde nuestra voz en el gobierno no sea silenciada. Suena difícil, pero la historia nos recuerda que nada es imposible.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Comparte

Más contenido de tu interés