null: nullpx

Los detienen "por caminar en la calle”: una demanda acusa de discriminación a policías de Beverly Hills

Esta acción legal menciona varios casos de presunto perfil racial, como un incidente en el que un joven hispano que paseaba por una acera fue detenido por un agente solo porque le pareció sospechoso.
2 Sep 2021 – 07:21 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Una demanda colectiva denuncia que los policías de la adinerada ciudad de Beverly Hills, California, usan un equipo creado para proteger tiendas de alta costura y restaurantes gourmet como un pretexto para detener, encarcelar y enjuiciar sin motivo aparente a personas de grupos minoritarios.

Según la querella, el presunto perfil racial ocurre en el exclusivo distrito comercial Rodeo Drive, donde hay locales de varias marcas de diseñador, como Versace, Prada, Gucci, Louis Vuitton, Armani y Dior.

Presentada esta semana en la Corte Superior de Los Ángeles, la acción legal señala que entre el 1 de marzo de 2020 y el 1 de julio de este año, los policías de ese lugar arrestaron a 105 negros y a un latino “que parecía negro” por múltiples faltas, incluyendo andar en patín, cruzar a mitad de la calle y manejar sin dirigirse a un destino específico (un delito menor conocido como cruising).

“Si bien los afroaestadounidense fueron arrestados por tales acciones, los blancos que participaron en las mismas acciones no fueron arrestados. Por lo tanto, los demandados se involucraron en discriminación por perfil racial”, afirma la demanda, que busca una compensación monetaria que no se especifica.


En 26 páginas, la querella cita diversos casos de supuesta discriminación cometidos por la Policía de Beverly Hills, como un incidente en el que un joven hispano habría sido detenido en 2018 por un agente “solo por caminar en la ciudad”. El muchacho llevaba una mochila y le pareció sospechoso al uniformado, según el relato de una activista que es citado en el documento.

“Le preguntó al sargento si era libre de irse. El sargento lo dejó ir en ese momento, corroborando aún más la afirmación del joven de que no había estado haciendo nada malo, solo caminando”, agrega.

También narra la experiencia de Ashley Blackmon, una mujer negra de 30 años que la mañana del 9 de febrero de 2020 no llegó a tiempo a su clase de yoga porque fue detenida por cinco oficiales que “apuntaron con sus armas” hacia el auto de la joven. Luego le permitieron irse. Ella se había mudado desde Nueva York para trabajar como gerente de marca en la sede corporativa de la bebida energética Red Bull.

Otro incidente le ocurrió a Salehe Bembury, vicepresidente de calzado masculino de Versace. Caminaba por Rodeo Drive con una bolsa de compras de esa marca cuando un policía se le acercó para someterlo a una revisión en octubre de 2020. “Estoy en Beverly Hills en este momento y estoy siendo revisado por comprar en la tienda para la cual trabajo y simplemente por ser negro", dijo Bembury en un video que publicó en su cuenta de Instagram.

“Esta es una práctica común en Beverly Hills y en otros lugares que no se sigue típicamente para las personas blancas, lo que expone a las personas negras a una vigilancia policial más intrusiva… y resulta en que más negros que blancos sean llevados ante el sistema de justicia penal”, cita la querella.

“Fue horrible”

Khalil White y su novia Jasmine Williams, residentes de Pennsylvania, encabezan la demanda colectiva. El 7 de septiembre de 2020, mientras disfrutaban su primer día de vacaciones en Los Ángeles, fueron arrestados por usar un patín en Rodeo Drive y pasaron la noche en la cárcel.

"Fue traumático… No vimos ningún letrero, nada que indicara que era ilegal andar en patín en una acera en Rodeo Drive”, afirmó White en una conferencia de prensa que este miércoles se realizó afuera de la alcaldía de Beverly Hills para anunciar la acción legal.

Su pareja, Williams, contó en la conferencia que fue la primera vez que pisó un penal. “Tenía miedo. Nunca había estado en la cárcel en toda mi vida… Pasar de estar de vacaciones a que me arrebataran mi libertad en segundos, fue horrible”, dijo ella.

En un comunicado, la Policía de Beverly Hills afirmó que esta pareja fue advertida que estaba prohibido andar en patín en Rodeo Drive y los dejaron ir. Más tarde, asegura el departamento, ambos fueron detenidos cometiendo la misma infracción y proporcionaron información falsa a un oficial.

Sobre el caso del ejecutivo de Versace, la agencia señaló en su momento que realizaba un operativo cuando un policía observó a Salehe Bembury cruzando la calle por una zona no designada para ello.

“La práctica de nuestro departamento es contactar e interrogar a las personas cuando creemos que pueden estar involucradas en una actividad delictiva u otra infracción de la ley”, dijo Dominick Rivetti, jefe de ese departamento, en una declaración que responde a la demanda colectiva.

Rivetti señaló que la agencia toma “muy en serio todas las preocupaciones relacionadas con la conducta de nuestros oficiales” y recalcó que hacen cumplir la ley “independientemente de la étnica”.

Desde el verano pasado, Rodeo Drive está bajo una mayor vigilancia por un incremento en los reportes de robos, violaciones al código de peatones y vehículos, juegos de azar en la calle, intoxicación pública y fumar marihuana, detalló Rivetti. Ahora hay una unidad dedicad a patrullar ese distrito comercial.

“Como resultado del equipo recién creado, en un lapso de solo cinco semanas decomisamos trece armas de fuego cargadas en Rodeo Drive. Esto no tiene precedentes en la historia de Beverly Hills”, dijo.


Lo cierto es que el gobierno de Beverly Hills ya ha sido demandado por discriminación. Una de estas querellas fue presentada por Mark Rosen, un capitán de la policía de esa ciudad, quien alegó haber recibido un trato desfavorable por ser judío y recibió una compensación de 2.3 millones de dólares.

"Ha habido una cultura en la ciudad de Beverly Hills que ha sido tolerada durante mucho tiempo", dijo en la conferencia el abogado Brad Gage, quien representó a Rosen y que ahora defiende legalmente a White y Williams.

Gage indicó que ha presentado acciones legales por discriminación en nombre de más de diez empleados de ese ayuntamiento.

Esta nueva denuncia menciona al capitán Scott Dowling, quien estuvo al frente de la señalada iniciativa policial llamada Rodeo Drive Task Force. Dowling renunció a principios de este año por razones no mencionadas. En abril lo hizo la exjefa de esa corporación, Sandra Spagnoli.

De acuerdo con la demanda, el gobierno de Beverly Hills ha permitido que continúe “un clima de anarquía” y discriminación en su fuerza de seguridad porque no castiga y encubre las malas acciones. “Han sido deliberadamente indiferentes a las violaciones de derechos civiles”, reclama.

Beverly Hills es una de las comunidades menos diversas de California. De sus 33,792 habitantes, el 5.9% son latinos y el 1.9% negros. Los blancos conforman el 81.9% de la población, informa la oficina del Censo.

Loading
Cargando galería
Comparte