null: nullpx
Estafa y Fraude

Hizo millones promocionando un falso método para analizar la sangre: ahora va a juicio

Esta semana comenzó la selección del jurado que decidirá si Elizabeth Holmes es inocente o culpable de 12 cargos por supuestamente defraudar a varios inversionistas, médicos y pacientes. La empresa que ella fundó cuando tenía 19 años llegó a valer 9,000 millones de dólares, pero ahora ya no existe.
2 Sep 2021 – 02:56 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Elizabeth Holmes, la emprendedora que impresionó al mundo afirmando que su compañía tenía la tecnología para detectar cáncer y diabetes con solo unas gotas de sangre del paciente, está ahora en el banquillo de los acusados en una corte federal de San José, California. La selección del jurado que revisará su caso inició esta semana, tres años después de que le formularon varios cargos de fraude.

El Distrito Norte de California de la Fiscalía federal afirma que Holmes y quien fue el presidente de su compañía, Ramesh ‘Sunny’ Balwani, participaron en un plan “multimillonario” para defraudar a inversionistas, médicos y pacientes. El gobierno alega que lo hicieron a través de la empresa Theranos, con sede en Silicon Valley, la famosa región californiana en la cual se han establecido varias compañías del sector de la tecnología.

Holmes fundó Theranos en 2003, después de abandonar la prestigiosa Universidad de Stanford. Tenía 19 años y la idea de revolucionar los análisis de sangre por una fobia personal a las jeringas. La misión de su empresa era desarrollar métodos supuestamente innovadores para extraer sangre de los pacientes, analizarla e interpretar los resultados en poco tiempo. Un par de gotas bastarían para detectar enfermedades graves y comenzar su tratamiento de inmediato, prometía ella.


Balwani trabajó en Theranos desde septiembre de 2009 y hasta 2016. En ese período fue miembro de la junta directiva de la empresa, presidente y director de operaciones.

Una década después de su creación, Theranos se asoció con el gigante de las farmacéuticas Walgreens y formó una envidiable junta directiva con los exsecretarios de Estado Henry Kissinger y George Shultz, así como con el exsecretario de Defensa James Mattis.

Por esa estrategia, el valor de la compañía se disparó a 9,000 millones de dólares y los medios comenzaron a llamarla la mujer más rica del mundo que hizo su fortuna por sí misma y “la próxima Steve Jobs”, es decir, la sucesora en emprendimientos tecnológicos del fallecido cofundador de Apple y creador de Pixar.

La Fiscalía afirma que Holmes mintió a los inversionistas al decirles que “tenía una relación comercial rentable y generadora de ingresos con el Departamento de Defensa” y que su tecnología “se había desplegado en el campo de batalla”. Además, infló los pronósticos: que generaría un ingreso superior a los 100 millones de dólares en 2014 y que alcanzaría los $1,000 millones el año siguiente.

Para atraer más capital de inversión, Holmes dijo falsamente que estaban por agregar más centros dentro de las farmacias Walgreens a finales de 2014, aunque ella sabía que los ejecutivos de dicha cadena estaban preocupados por el desempeño de Theranos, según la acusación.

Pasaría hasta 20 años en la cárcel

Este presunto esquema fraudulento quedó expuesto en 2015 por una investigación del diario The Wall Street Journal que puso en duda la funcionalidad de las máquinas que realizaban las pruebas de sangre, que llamaban TSPU, Edison o minilab. Eso derivó en una demanda por parte de varios inversionistas, en un acuerdo extrajudicial y finalmente en la disolución de Theranos en septiembre 2018.

El gobierno señala que Holmes y Balwani desarrollaron un plan delictivo separado que engañó a médicos y pacientes. Usaron anuncios publicitarios y solicitudes para alentarlos a usar los servicios de su laboratorio, sabiendo que Theranos “no era capaz de producir resultados precisos y confiables”.

“Los acusados afirmaron que el analizador (Edison) pudo realizar una gama completa de pruebas clínicas utilizando pequeñas muestras de sangre extraídas de un pinchazo en el dedo”, aunque Holmes y Balwani “sabían que muchas de sus declaraciones sobre el analizador eran falsas”, según la Fiscalía.

El juicio a Holmes se retrasó por la pandemia y el nacimiento de su primer hijo. Esta mujer de 37 años enfrenta dos cargos de conspiración para cometer fraude electrónico y otros 10 de fraude electrónico federal, que conllevan a una condena de hasta 20 años de prisión. Ella se declaró 'no culpable'.

Una de las estrategias de los abogados defensores en la etapa previa al juicio fue alegar que su clienta tiene una enfermedad mental que la llevó a cometer estos delitos, a lo cual los fiscales ofrecieron que Holmes fuese analizada por un psicólogo y un psiquiatra durante dos días. No está claro si ella se sometió a esas sesiones y, si las hubo, cuáles fueron los resultados.

Se espera que testifiquen decenas de personas, incluyendo los exsecretarios Mattis y Kissinger, así como el magnate de los medios Rupert Murdoch, quien invirtió más de 100 millones en Theranos. La Fiscalía ha presentado a la corte una lista de más de 200 testigos potenciales para este caso.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés