Es hora de que Trump otorgue el TPS a los venezolanos

“En estos momentos de crisis, además de condenar a un gobierno que maltrata a su gente, es preciso actuar en el campo migratorio para proteger a los venezolanos”.
Opinión
Jefe del Comité Nacional de Latino Victory.
2019-02-21T11:55:32-05:00

La crisis política que se desarrolla en Venezuela asoma una gran oportunidad para recuperar la democracia. El presidente Donald Trump, como parte de una amplia coalición internacional, condenó la legitimidad del régimen de Nicolás Maduro y le ofreció su apoyo incondicional a la Asamblea Nacional, bajo el liderazgo de Juan Guaidó y al pueblo de Venezuela, para llevar adelante una presidencia interina que bajo la constitución de Venezuela facilite la celebración de elecciones libres y ponga fin a lo que constituye una tiranía opresiva del pueblo Venezolano.

Adicionalmente, el liderazgo de ambos partidos apoya el establecimiento de un canal humanitario internacional para atender la grave crisis socioeconómica y migratoria que se ha creado debido al colapso de la economía Venezolana bajo el corrompido régimen de Nicolás Maduro.

Para abordar esa crisis humanitaria que ha provocado el éxodo de los venezolanos por todo el continente, legisladores demócratas, contando con el apoyo de sus colegas republicanos, introdujeron un proyecto de ley para otorgar el estatus de protección temporal (TPS) a los venezolanos que han migrado a Estados Unidos obligados por la grave crisis de su país. Aunque ambos partidos parecen estar de acuerdo, al igual que Trump, en una serie de medidas de política exterior a favor de la democracia en Venezuela, y demuestran apoyo a nuestra comunidad, pareciera que en el tema del alivio migratorio no existe tal entendimiento.

Si algo sabe hacer el presidente Trump es dar un discurso político incendiario y divisivo. El lunes pasado, Trump dió un discurso en la Universidad Internacional de la Florida durante el cual condenó al gobierno de Maduro y al sistema socialista, tal como lo hizo al presentar el Estado de la Unión, cuando lo hizo expresamente para fomentar animosidad en contra de candidatos demócratas con ideas progresistas. Por supuesto, esto es una manipulación porque en realidad Venezuela vive bajo una dictadura cleptocrática cuyas descabelladas políticas económicas o sociales no son propuestas ni seguidas por nadie dentro del liderazgo demócrata en Estados Unidos.

Es lamentable que Trump utilice la crisis de Venezuela, hasta ahora un asunto bipartidista, con fines electorales. Millones de nuestros hermanos que viven en Venezuela sufren hambruna y carencias inimaginables que claramente merecen la ayuda del gobierno de Estados Unidos. Si bien reconócemos que su gobierno ha llevado adelante una ofensiva importante de apoyo a la causa democrática en materia de política exterior, que incluye el envío de ayuda humanitaria, es lamentable que hasta ahora Trump no demuestre estar decidido a ayudar con un alivio migratorio a los venezolanos forzados a migrar a Estados Unidos. Si tanto le importa a Trump el bienestar de los venezolanos, ¿por qué se niega a escuchar las propuestas de los legisladores demócratas, que incluso cuentan con apoyo bipartidista, de otorgar el TPS a los venezolanos? Donald Trump podría hacerlo sin necesidad de una nueva legislación, y favorecer a más de 125,000 Venezolanos.

Adicionalmente, los legisladores demócratas han hecho un llamado urgente a la administración Trump para que cesen las deportaciones de los venezolanos, no obstante las mismas se han más que duplicado en los últimos dos años, y bajo su administración también se ha detenido la tramitación de miles de solicitudes de asilo.

La congresista Debbie Mucarsel-Powell presentó un proyecto para ampliar la ayuda humanitaria a Venezuela, y el congresista Darren Soto, impulsó otro para otorgar TPS a los venezolanos, cosa que también hizo el Senador Bob Menéndez en el Senado. Por su parte, la congresista Donna Shalala ha propuesto restringir la venta de armas al régimen de Nicolás Maduro, quien las ha utilizado para oprimir a su oposición. Y la congresista Debbie Wasserman-Shultz planteó la necesidad de establecer controles preventivos en relación a la compleja relación de negocios existentes entre el gobierno de Rusia y el de Venezuela en la empresa CITGO.

Los legisladores demócratas han puesto las cartas sobre la mesa, y las voces más importantes del partido han dado su apoyo a Juan Guaidó como líder de la Asamblea Nacional para adelantar una transición exitosa bajo la cual se celebren elecciones libres y creíbles como ordena en esta situación la Constitución de Venezuela. Pero es preciso reconocer que primero debe conseguirse que el régimen se abra a esta posibilidad de cambio. Entretanto los venezolanos sufren en el país o se refugian en Estados Unidos, y los legisladores demócratas están listos para ofrecerle asilo o protección migratoria temporal para que defiendan su libertad y seguridad.

Ahora le toca a Trump y a su administración hacer lo correcto y abrirles las puertas a quienes lo necesitan. En estos momentos de crisis, además de condenar a un gobierno que maltrata a su gente, es preciso actuar en el campo migratorio para proteger a los venezolanos. En eso, hasta hoy, son en su mayoría los demócratas quienes están al frente del llamado.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Más contenido de tu interés