null: nullpx
Cada dólar cuenta

Programa piloto regala $500 a residentes necesitados de Nueva York

Cien residentes del condado de Ulster (Nueva York) que ganen menos de $46,900 anuales recibirán $500 al mes durante un año como parte de un programa piloto de Ingreso Básico Universal.
Por:: Associated PressyUnivision,
20 Jun 2021 – 03:00 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

NUEVA YORK - Annette Steele no es indigente ni desempleada. Pero durante un año recibirá $500 al mes en pagos sin compromiso como parte de un programa experimental de ingreso básico universal en upstate Nueva York.

Lugares desde Compton, California, hasta Richmond, Virginia, están probando programas de ingreso garantizado, que recibieron más atención después de que la pandemia dejara sin empleo a millones de trabajadores.

Steele, ayudante de escuela de educación especial, recibe sus pagos a través de un programa en el condado de Ulster, que abarca partes de las montañas Catskill y el valle del río Hudson.

Durante el programa piloto, financiado por donaciones privadas, 100 residentes del condado que ganan menos de $46,900 anuales recibirán $500 al mes durante un año. El umbral de ingresos se basó en el 80% de la renta promedio del condado, lo que significa que el programa beneficia tanto a los pobres como a una parte de la clase media, es decir, a personas que se enfrentan a problemas financieros pero que normalmente no podrían recibir ayuda del gobierno en función de sus ingresos.

El proyecto piloto podría darle una imagen más completa a los investigadores de lo que ocurre cuando se envía a una serie de personas pagos que garantizan un sustento básico.

Para Steele, de 57 años, es un buen impulso financiero que le ayudó a pagar el seguro de auto y la comida.

"Reduce mis facturas", dijo Steele, que vive en el pueblo de Ellenville con su marido jubilado. "La gente cree que, por llevar tantos años trabajando, ganas una cantidad tremenda de dinero. Pero la verdad es que no".

A menos de 100 millas (160 kilómetros) al norte de la ciudad de Nueva York, el condado de Ulster es un destino popular para los viajeros de fin de semana que se dirigen a Woodstock o a las montañas Catskill. Su gran ciudad, Kingston, es pequeña, con 23,000 habitantes.

Los programas de ingreso básico en otros lugares suelen centrarse en las ciudades. En cambio, este programa del norte del estado se extiende por una mezcla de lugares: una ciudad, pequeños pueblos y zonas remotas que se encuentran a muchas millas de las líneas de autobús y los supermercados.

"Demostrando que este enfoque funcionará no sólo en las zonas urbanas, sino en las zonas rurales del país -que sabemos que es uno de nuestros grandes problemas nacionales-, creo que hay una gran oportunidad ahí", dijo el ejecutivo del condado de Ulster, Patrick Ryan.

Ryan considera que los pagos en efectivo son una forma de ayudar a las familias locales que luchan por salir adelante, o incluso por sobrevivir, a medida que la pandemia disminuye. Muchas personas del condado ya estaban al límite por los costos de la vivienda antes de la pandemia, cuando una gran afluencia de residentes de la ciudad de Nueva York hizo que los precios de los inmuebles se dispararan, dijo.

Los primeros pagos se hicieron a mediados de mayo. Los beneficiarios del dinero pueden gastarlo como deseen, pero se les pedirá que participen en encuestas ocasionales sobre su salud física, mental y su situación laboral.

El Centro de Investigación de Ingresos Garantizados de la Universidad de Pensilvania, que la escuela formó con los Alcaldes por un Ingreso Garantizado, está evaluando el programa piloto.

Eric Luna, beneficiario del programa y técnico de laboratorio eléctrico de 26 años, dijo que el dinero ayudará a pagar las facturas de la casa que recientemente ayudó a sus padres a comprar en Wallkill. Pero también espera ahorrar algo, posiblemente para una maestría.

"También estoy aprendiendo a ahorrar dinero", dijo. "Así que esto será una experiencia de aprendizaje".

Hubo más de 4,200 solicitantes para el programa en un condado de 178,000 habitantes. La cofundadora del Centro de Investigación de Ingresos Garantizados, Stacia West, que está evaluando más de 20 programas piloto de este tipo, está interesada en ver cómo se compara el gasto con el de ciudades como Stockton (California), donde más de un tercio se destinó a la alimentación.

"Con lo que sabemos sobre las barreras al empleo, especialmente en las zonas rurales, es posible que veamos que se destina más dinero al transporte de lo que hemos visto antes en ningún otro experimento", dijo West, también profesora de la Facultad de Trabajo Social de la Universidad de Tennessee. "Pero está por ver".

Los defensores de los ingresos garantizados dicen que los beneficiarios pueden decidir cómo gastar el dinero de la mejor manera posible, ya sea en alimentos, en la búsqueda de empleo o en la sustitución de un frigorífico. El dinero puede complementar la red de seguridad social existente, dicen, o puede utilizarse como respuesta de emergencia cuando la economía empieza a hundirse.

El objetivo final de varios defensores es una renta básica universal, o UBI, que distribuiría programas de pago en efectivo para todos los adultos.

La idea del ingreso básico universal contribuyó a que Andrew Yang se presentara a las primarias presidenciales demócratas el año pasado con más fuerza de la esperada, proponiendo $1,000 al mes para todos los adultos estadounidenses.

Yang, que tiene una segunda residencia en el condado de Ulster, se presenta ahora como candidato a la alcaldía de Nueva York con una propuesta de ingreso básico para ayudar a los residentes con menores ingresos.

Los funcionarios dicen que Yang no ha participado en el programa de Ulster, pero que la organización sin ánimo de lucro que fundó, Humanity Forward, fue útil para compartir experiencias sobre la puesta en marcha de un piloto de IBU.

Los críticos de este tipo de programas se preocupan por su eficacia y costo en comparación con los programas de ayuda que destinan fondos a la alimentación, la vivienda o la ayuda para la crianza de los hijos.

Al profesor de economía de la Universidad de Drake, Heath Henderson, le preocupa que los programas pasen por alto a las personas más necesitadas que tienen menos probabilidades de solicitarlos, incluidas las que no tienen casa.

Aunque hay ocasiones en las que la gente podría beneficiarse de una infusión de dinero, es poco probable que el dinero resuelva los problemas estructurales que frenan a la gente, como la atención sanitaria y las escuelas inadecuadas, dijo.

"Si seguimos pensando en remediar la pobreza simplemente arrojando dinero a la gente, no estamos pensando en las estructuras que reproducen la pobreza en primer lugar y no estamos resolviendo realmente el problema", dijo Henderson.


Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés