null: nullpx
Arizona

“Me siento como que estoy en un sueño”: el regreso a México de sus abuelos tras obtener su residencia legal

Cuando sus abuelos, Josefina Mojíca e Hipólito Nava, obtuvieron la residencia legal, Liliana Salgado y su mamá organizaron una sorpresa: llevarlos de regreso a su natal Cuernavaca, México.
8 Sep 2021 – 12:18 PM EDT
Reacciona
Comparte
Cargando Video...

PHOENIX, Arizona. - Hasta la fecha tengo impregnada en mi memoria la cara de mi abuela Josefina Mojíca cuando abrió su regalo de Navidad la noche del 24 de diciembre de 2018. La sorpresa detrás del papel de regaló salió a relucir y sus ojos cristalinos y caídos gritaban las palabras de gratitud que su boca muda no encontraba.

Dentro de una maleta envuelta, se encontraban sus boletos de avión. Estos le permitirían regresar a ella y a mi abuelo, Hipólito Nava, a su casa en Cuernavaca, Morelos. Más de dos décadas pasaron desde el día en que cerraron ese hogar con llave, con maletas en mano rumbo a Estados Unidos; sabiendo bien que no podrían regresar.

Su realidad cambió en agosto del 2018 cuando recibieron su residencia. Mi madre y yo pusimos manos a la obra y fue esa misma Navidad que les dimos el regalo. Nuestro viaje sería el 18 de enero de 2019. Tenían menos de un mes, desde el día de la sorpresa, para asimilarlo todo e intentar dormir.

La fecha llegó y me sentía como el adulto a cargo de dos pequeños que no cabían de la emoción. “Me siento como que estoy en un sueño”, dijo mi abuela mientras esperábamos nuestro vuelo en el aeropuerto.

Ya en el avión, era evidente que mi abuelo también estaba demasiado feliz. Me hacía gestos graciosos mientras mi abuela me saludaba desde la otra fila de asientos.

Nuestra primer parada fue en la Basílica de la Virgen de Guadalupe en la Ciudad de México. Primero teníamos que llegar a darle las gracias por este momento que se nos permitió. Lo que aquí no he contado, es que el año previo mi abuelo sufrió un paro cardiaco que nos cambió la vida. Residencia o no, esta meta por cumplir por poco no se nos hacía realidad.

Y entonces sí: era momento de viajar a Cuernavaca, Morelos. Tomamos un camión para llegar ahí. Fueron, otra vez, un par de horas llenas de ansiedad para los viejitos.

El camión llegó a su destino después de dos horas. En la estación nos esperaba el hermano de mi abuelo a quien hace décadas no veía. Él nos llevó a visitar a los otros hermanos y fue un momento que me llenó el corazón para siempre. Esa tarde todos comieron, cantaron y recordaron los momentos vividos antes de que el muro fronterizo los separara.

El regreso a casa dos décadas después

No fue hasta unos días después que por fin llegamos a su casa, pues la señora que durante décadas se quedó a cargo de ella, por una razón u otra no podía ir a entregarnos la llave aún. Eventualmente nos encontramos afuera del portón y era momento de entrar. Le dio vuelta a la llave y me salpicaron los escasos recuerdos que puede lograr guardar una pequeña de 4 años de edad que solo estuvo ahí un corto tiempo.

Dieron el recorrido por su hogar. Entraban por un lado, salían por otro. Tan solo me puedo imaginar que cada esquina, cuarto y pared les traía recuerdos de alguna carcajada, pelea, llanto o hasta los primeros pasos o travesuras que mi mamá y tío ahí tuvieron.

Al paso de los días me tocaba a mi irme. Es ahí donde me di cuenta que la vida ya había dado ese círculo completo del que tanto me hablaban. Los dejé ahí en su Cuernavaca, Morelos y regresaría por ellos en un par de meses. Me tocó a mí pedirles que se cuidaran. Me tocó a mí exigirles que no salieran por la noche, que estuvieran atentos de sus alrededores y que volvería por ellos, quisieran o no, en la fecha en la que acordamos.

A los tres meses regresé por ellos. Para este entonces el hermano de mi abuela había fallecido. Sí, esas cosas son inesperadas, pero inconscientemente la meta del viaje se cumplió: regresar al terruño antes de que fuera demasiado tarde; mi abuela no pudo decir que ya jamás volvió a ver al único hermano con el que se crió.

Esto te puede interesar:

Cargando Video...
Programa de educación para abuelos
Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:ArizonaAbuelosGreen Card

Más contenido de tu interés