null: nullpx
Extorsión

Policía de California acusa a un hombre de fingir su propio secuestro para pedir un rescate de 300 dólares a su madre

Robert Núñez, de 31 años, está detenido con cargos de extorsión tras confesar a los agentes de Santa Ana que había simulado su desaparición para conseguir dinero de su madre.
21 Abr 2017 – 6:30 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Robert Núñez, un residente del sur de California, se encuentra tras las rejas y enfrenta cargos criminales después de ser acusado de organizar su propio secuestro para defraudar a su madre 300 dólares, según autoridades del Departamento de Policía de Santa Ana (SAPD).

Núñez, de 31 años, fue arrestado este martes y continúa detenido en el centro penitenciario del condado de Orange bajo cargos por intento de extorsión, un delito grave, según verificó a Univision Noticias, el oficial Anthony Bertagna, miembro del SAPD.

El agente del orden explicó que la búsqueda por Núñez dio inicio el 16 de abril cuando la madre del sospechoso se presentó ante las autoridades y reportó que no había visto a su hijo por varios días, y que además había recibido un mensaje de texto que decía que Núñez estaba muerto.

La mujer, cuya identidad no fue divulgada, explicó a los detectives del SAPD que su hijo padecía de problemas de abuso de sustancias y que frecuentemente se ausentaba del hogar que comparten en Santa Ana, una ciudad situada 33 millas el sur de Los Ángeles dentro del condado de Orange.

A pesar de estas repentinas desapariciones, la madre de Núñez aseguró a los detectives que siempre recibía algún mensaje por parte de su hijo dejándola saber que él estaba bien.

Sin embargo, el domingo cuando la madre llegó hasta la estación de la policía, ella dijo estar preocupada porque habían pasado varios días desde su última comunicación con Núñez. Su inquietud se agravó aún más tras recibir el extraño texto que decía que su hijo estaba muerto.

Inicialmente el caso de Núñez fue catalogado como una desaparición y se verificó que el mensaje de texto que recibió su madre fue enviado del móvil registrado al presunto desaparecido.

El lunes, el incidente tomó un nuevo giro cuando la madre del hombre regresó a la oficina del SAPD e informó a los detectives que había recibido una serie de mensajes sobre el paradero de su hijo.


Esta vez los textos decían que Núñez estaba con vida, exigían un pago de 300 dólares en efectivo para lograr su liberación e incluían instrucciones de dónde y cómo entregar el rescate. La señora también recibió una foto que mostraba diferentes armas, incluyendo un serrucho y un cuchillo, dijo el oficial Bertagna.

De cara a esta nueva información, la búsqueda por Núñez pasó a las manos de los detectives de la división de homicidios, quienes se dieron a la tarea de rastrear los textos para determinar dónde podría estar Núñez.

“Los casos de secuestro toman prioridad”, afirmó Bertgana, quien además expresó que la dependencia toma muy en serio la búsqueda por las posibles víctimas de un rapto.

Pero en lugar de encontrar a Núñez en manos de un grupo de secuestradores, las autoridades lo hallaron la tarde del martes sano y salvo en la ciudad de Anaheim, una comarca situada a tan solo ocho millas de su hogar en Santa Ana.

Durante la interrogación, el sospechoso confesó que había planeado su propio secuestro y había enviado los mensajes de texto a su madre con el fin de recibir dinero. Núñez fue arrestado y luego fue traslado al reclusorio del condado de Orange. El oficial Bertagna dijo que el acusado ahora deberá enfrentar cargos por intento de extorsión.

El sospechoso no ha dicho por qué intentó timar a su propia madre, pero Bertagna comentó que este es el tercer caso de un secuestro falso que se investiga en la ciudad de Santa Ana.

En el caso de Núñez no hubo más cómplices, según verificó Bertagna. Pero en los otros dos incidentes las presuntas víctimas habrían colaborado con sus supuestos secuestradoras para exigir dinero a sus familias.

“Los recursos que podrían haberse utilizado para resolver casos reales y ayudar a víctimas reales tuvieron que ser trasladados a este incidente”, observó. El oficial advirtió que las personas que comentan este tipo de delito deberán enfrentar todo el peso de la justicia.

“Lo más probable es que su plan no va a funcionar. Si los capturamos, irán a prisión y serán enjuiciados por la fiscalía”, concluyó.

Lea también:


Más contenido de tu interés