null: nullpx
esclavitud moderna

Familia hispana trabajaba sin paga y amenazada con la deportación, vivían sin calefacción ni agua

Nery y Maura Martínez enfrentan hasta 20 años de prisión por un cargo de trabajo forzado luego de ayudar a una familiar y sus dos hijas a venir a Estados Unidos con visas de turista. Luego de que sus visas vencieron fueron obligadas a trabajar por más de un año con poco o ningún pago.
25 Ago 2021 – 08:55 PM EDT
Reacciona
Comparte
El miedo a ser capturados por inmigración obligó a los guatemaltecos a permitir todo tipo de abusos por parte de sus captores. Crédito: Getty Images

Una pareja del norte de California que operaba un restaurante y un negocio de limpieza se declaró culpable de conspirar para realizar trabajos forzados después de traer a tres familiares de Guatemala y hacerlas trabajar por poco dinero.

Nery A. Martínez Vásquez y su esposa Maura N. Martínez, ambos de 53 años, son ciudadanos estadounidenses de Guatemala que viven en Shasta Lake, California y operaban el restaurante Latino's en esa misma ciudad, así como el negocio de limpieza Redding Carpet Cleaning & Janitorial Services.

Los Martínez se declararon culpables en un tribunal federal ubicado en Sacramento de convencer a una familiar en Guatemala y a sus dos hijas para que vinieran a Estados Unidos y las hicieran trabajar entre septiembre de 2016 y febrero de 2018 con poca o ninguna paga, según el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

"Estos acusados utilizaron la promesa de Estados Unidos para atraer a la víctima y sus hijas a este país en busca de una vida mejor, solo para dar la vuelta y usar esa esperanza para explotar sus sueños en condiciones crueles", dijo en un comunicado la fiscal general adjunta Kristen Clarke.

Su llegada a Estados Unidos


En agosto de 2016, las tres víctimas, cuyas identidades no fueron reveladas, obtuvieron visas de turista con la ayuda de los Martínez y luego fueron convencidas por ellos de quedarse más tiempo del permitido. Luego de unos meses de trabajar siete días a la semana con poca paga, la madre quería regresar con sus hijas en enero de 2017, pero los Martínez la amenazaron con una deuda inflada, según documentos de la corte federal.

Además, las víctimas se fueron a vivir a un ruinoso tráiler en la propiedad de los Martínez que no tenía calefacción ni agua, y fueron degradadas y humilladas por los Martínez frente a otras personas.

A las dos menores se les prohibió asistir a clases bajo declaraciones de los Martínez de que los agentes de inmigración las descubrirían y deportarían, y en algunas ocasiones, Nery los golpeó con un palo cuando estaba enojado, según la investigación.

Amenazas de deportación


En lugar de ir a la escuela, las menores trabajaban con su madre en el restaurante y el negocio de limpieza con poca o ninguna paga, y las tres fueron amenazadas por los Martínez que serían denunciadas a las autoridades de inmigración si no cumplían con su trabajo.

"La familia trabajaba a la vista del público, pero estaba dominada por el miedo y las mentiras que les habían contado sus explotadores", dijo el agente del FBI Sean Ragan. "Ningún ser humano, y mucho menos una familia, debería ser obligado a trabajar y vivir como lo hicieron estas víctimas".

Los Martínez se declararon culpables de un cargo de conspiración para realizar trabajos forzados por parte de miembros de su familia y están programados para ser sentenciados el 8 de noviembre de 2021. Se enfrentan a una pena máxima de 20 años de prisión y una multa de $250,000. Como parte de la declaración de culpabilidad, acordaron pagar $300,000 en restitución a las víctimas.

Cargando Video...
Reportan como desaparecidos a dos niños hermanos en Sacramento

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés