null: nullpx
Muertes

Un hispano de 14 años muere tiroteado por la Policía de Los Ángeles

Las autoridades dijeron que Jesse James Romero, de 14 años, podría ser pandillero y que disparó contra los agentes que lo perseguían por estar pintando grafiti.
10 Ago 2016 – 11:47 AM EDT

LOS ÁNGELES, California.- La Policía de Los Ángeles (LAPD) afirmó este miércoles que el hispano de 14 años que murió en un tiroteo con agentes de la corporación el martes en Boyle Heights, disparó contra los uniformados que lo perseguían a pie, según declaró el subjefe del Buró Central de LAPD, Robert Arcos.

El oficial identificó al adolescente fallecido, Jesse James Romero, como posible integrante de una de las 34 pandillas con actividad en el vecindario de Boyle Heights, donde en febrero otro menor hispano murió en un tiroteo con policías.

El incidente se registró a las 17:35 (hora local) cerca de la intersección de la avenida César Chávez y la calle Breed, cuando oficiales con la División Antipandillas del LAPD recibieron un aviso de que dos jóvenes estaban pintando grafiti. Cuando se acercaron, Romero salió corriendo mientras que su acompañante -otro menor- se quedó en el lugar. En ese momento comenzó una perseución que finalizó en tiroteo.



“De acuerdo con un testigo que vio al sospechoso huyendo de los agentes, este disparó una pistola en la dirección de los policías que lo seguían”, dijo Arcos, en una conferencia de prensa.

“Cuando los agentes se aproximaron a la esquina de la calle Breed y César Chávez escucharon un disparo. Cuando doblaron la esquina, uno de los policías participó en un tiroteo. El sospechoso fue impactado por los tiros y fue declarado muerto en la escena”, agregó Arcos.

Según la Policía, un arma cargada fue recuperada en el lugar. A esta se le realizan pruebas de ADN y toma de huellas dactilares como parte de la investigación del caso, indicó la corporación.

Los policías que seguían a Romero portaban cámaras de video y su contenido ha sido incluido en las averiguaciones, mencionó el subjefe Arcos. “El video se comparará con las evidencias, incluyendo testigos, el testimonio de los agentes y pruebas forenses”, especificó.

Los investigadores además están revisando los videos de las cámaras de seguridad en la zona.

El martes, representantes de la Procuraduría del condado y de la oficina del Inspector General del LAPD estuvieron en el lugar donde perdió la vida Romero, especificó Arcos.

“La tragedia de este incidente no puede ser discreta mientras los crímenes violentos continúan en ascenso, en particular los crímenes pandilleriles. Este evento subraya la necesidad de programas para jóvenes y acercamiento que dé oportunidades y alternativas para los jóvenes de nuestra comunidad”, señaló el subjefe del LAPD.

El caso de José Méndez

El 6 de febrero, José Méndez, de 16 años, conducía un auto robado cerca de la esquina de las calles Lorena y Sexta, cuando una patrulla lo siguió y en la entrada de una cochera ocurrió un tiroteo donde el chico falleció, de acuerdo al reporte del LAPD.

Las autoridades aseguraron que Méndez estaba “armado con una escopeta recortada”, lo que resultó en la balacera en la que murió, aunque no está claro si éste accionó el arma.

La familia de Méndez, no obstante, dudó que el menor hubiese portado un arma. El caso sigue bajo investigación.

La Policía recalcó que este año al menos cuatro agentes han sido el blanco de tiroteos en distintas partes de esta ciudad y lamentó que dos uniformados resultaron heridos de estos incidentes.

Lea también:


Publicidad