null: nullpx
Pena de muerte

Reo hispano en el pabellón de la muerte ha logrado evadir su ejecución tres veces y ahora espera un perdón

A pocos días de entrar en la cámara de la muerte en Texas, Juan Edward Castillo, de 37 años, espera que la Junta de Perdones del estado le permita seguir viviendo. Fue sentenciado a la pena máxima por matar a un joven rapero de San Antonio en 2003, a quien él y otros cómplices planearon robar.
3 May 2018 – 04:14 PM EDT
Reacciona
Comparte
Juan Edward Castillo ha estado en pabellón de la muerte los últimos 12 años de su vida y, a pocos días de recibir la inyección letal, está tratando de conseguir un perdón.
Crédito: TDCJ

HOUSTON, Texas. - Juan Edward Castillo, de 37 años, ha estado en pabellón de la muerte de Huntsville, Texas, los últimos 12 años de su vida y, a pocos días de recibir la inyección letal, está tratando de conseguir que la Junta de Perdones y Libertad Condicional del estado le dé una oportunidad de seguir viviendo.


La ejecución de Castillo ha sido postergada en tres ocasiones en el último año y su defensa está haciendo uso de uno de los últimos recursos legales para lograr que su nueva cita con la muerte, programada para el próximo 16 de mayo, sea cancelada.

La primera fecha de ejecución del reo se programó para mayo de 2017, pero debido a un error de la fiscalía, que no dio un aviso previo de 90 días a la defensa, tuvo que posponerse. Se reprogramó para septiembre, pero de nuevo tuvo que postergarse por dos meses, esa vez debido a los estragos del huracán Harvey en la región. La tercera vez, en diciembre, la ejecución se frenó porque otro preso que había testificado en contra de Castillo admitió haber inventado su declaración para tratar de salvarse él mismo.

El caso volvió a juicio, pero un juez dictaminó que el testimonio falso del otro preso no cambiaba en nada el resultado del caso y entonces se estableció la nueva fecha de ejecución para el 16 de mayo.

Se espera que la decisión de los miembros de la Junta de Perdones sea anunciada el 14 de mayo y, si optan por concederle clemencia, el perdón definitivo quedará en manos del gobernador Greg Abbott.

Desde que Texas retomó la pena de muerte en 1982, solo en cuatro casos la Junta de Perdones ha concedido clemencia a reos. En dos de los casos, el entonces gobernador Rick Perry rechazó la recomendación y los prisioneros fueron ejecutados.

Recientemente, Abbott otorgó clemencia a un condenado a muerte por razones humanitarias, luego de que la Junta de Perdones recomendara reducirle la sentencia a cadena perpetua, tras escuchar una petición del padre del convicto.

Castillo fue sentenciado a pena de muerte por matar a Tommy García Jr., un joven rapero de San Antonio, en diciembre de 2003, a quien él y otros cómplices planearon robar.

Greg Zlotnick, abogado defensor del reo, está tratando de conseguir que se le cambie la sentencia a su cliente, argumentando que él no fue quien disparó a la víctima, pero fue falsamente incriminado.

"(Castillo) fue condenado injustamente. Ninguna evidencia física lo ubica en la escena del crimen", dijo Zlotnick según cita un artículo publicado en el portal noticioso del Houston Chronicle.

El crimen que llevó a Castillo al pabellón de la muerte

De acuerdo con testimonios de testigos y otra evidencia recolectada en el caso de asesinato de Tommy García Jr. y consignada en documentos judiciales, Castillo, su novia de ese entonces y otros dos cómplices le tendieron una trampa a la víctima para robarle.

La mujer, quien había salido en el pasado con el rapero, lo atrajo hasta un lugar en un área residencial con la promesa de tener sexo con él y proporcionarle drogas. La víctima llegó a la cita y mientras se besaba con la chica en su auto, dos enmascarados se presentaron en la escena y lo sacaron arrastrado del vehículo y uno de ellos le disparó varias veces, se lee en los documentos judiciales.

Castillo fue señalado de ser quien jaló el gatillo y mató a García. Fue sentenciado a pena de muerte, mientras que los otros tres implicados recibieron condenas de prisión.

Durante el juicio de Castillo, quien trabajó como cocinero y obrero previamente, se conoció que antes ya había sido condenado por el delito de conducta mortal con un arma de fuego. Los testigos presentados por la fiscalía declararon que él era un hombre violento y que había amenazado y golpeado a la madre de su hijo.

Además, salió a relucir que en una ocasión le disparó a un hombre durante un incidente de furia al volante y que él presumía de delitos similares y de cometer robos residenciales.

Vea también:


Loading
Cargando galería
Cargando Video...
El padre que logró que su hijo se salvara de la pena de muerte minutos antes de ejecutarlo
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés