null: nullpx
Cargando Video...

Carita de Ángel Capítulo 147

Adolfo cree que Cecilia es la responsable de que Paulina quiera enamorarlo. Debido a su enfermedad, Lorena termina internada en el hospital.
25 Ago 2021 – 12:00 AM EDT
Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta... adolfo: "señor adolfo,le mando estos pañuelos para que los usecon todo el amor del mundo. paulina".[ríe] [tose]pero--eh--¿esto qué es, eh? dulce maría: yo diríaque es un beso de la abue de jimmypara ti, abuelito. adolfo: [tose]no--no entiendo nada. dulce maría: te pusiste coloradocomo un jitomate. adolfo: ¿qué estás diciendo,dulce maría? jimmy: ¿le gustaronlos pañuelos, señor? adolfo: sí, claro.por favor, dale las gracias en mi nombre a tu abuelita, ¿eh?silvestre: ¿cómo está, don adolfo?¿apetece una taza del más delicioso caféde la ciudad? adolfo: sí, por favor.ahora la necesito, silvestre. gracias.dulce maría: don abuelo, jimmy y yovamos a ver una película. ¿vienes con nosotros?adolfo: subiré en cuanto me tome mi café, ¿sí?jimmy: vamos. silvestre: permiso.jimmy: hola. cecilia: hola.dulce maría: hola. cecilia: hola, don adolfo.¿y esos pañuelos? adolfo: eh--[tose] bueno, son--este--son de--de--de la señora paulina para mí. [ríe]me los mandó de regalo. cecilia: [ríe]qué lindo detalle. adolfo: sí, pero no entiendopor qué lo hizo. no es mi cumpleaños,tampoco es mi santo. cecilia: [ríe]cuando una mujer le hace un regalo a un hombre,eso quiere decir-- adolfo: eso quiere decir--[ríe] que la señora paulinaes una coqueta. dulce maría: se van a amigar,jimmy. nuestros abuelitosse van a amigar. jimmy: qué padre, dulce maría.chiripa: ya estufas, que habrá dos bodorriosen este cantón. cecilia: ¿por qué diceque la abuela de jimmy es una coqueta, don adolfo?adolfo: [suspira] tengo motivos de sobrapara pensarlo, pero como soy un caballero,no voy a decir nada al respecto porque no acostumbroa hablar mal de las damas. silvestre: ya está aquí su café,don adolfo. adolfo: ya no lo quiero.gracias. cecilia: pero es que no entiendonada. adolfo: prefiero reservarmis comentarios acerca de la señora paulina.paulina: sí, hija. yo sé que te va a llevar tiempodecorar la nueva casa de los ángeles.ay, claro. por jimmy no te preocupes.ay, está muy bien. se lo diré.oye, ¿sabes algo? conocí a un hombre muy apuesto.no, no hemos salido a tomar café.ay, es que adolfo es tan formal. hasta el momentono ha demostrado ningún interés en mí.ay, por supuesto. mientras él no avance un poco,yo no voy a mover un solo dedo. luciano: vine a informarleque chequé los números de la tarjetaque me dio. y ninguno coincidecon alguna compañía petrolera del medio oriente.pascual: [chista] ¿cómo?luciano: pregunté por el señor abdul hassan salim,y nadie lo conoce. pascual: ay, "chelones".¿y eso qué quiere decir? luciano: que debe tener cuidado.presiento que usted puede ser timado de nuevo.pascual: pero si ese chipocludo fue tan atento conmigo.luciano: ya le dije que el dinero es como la miel,y atrae a toda clase de moscones.ese jeque árabe puede ser un impostor.pascual: oiga, señor larios. ¿si yo le pidoal mentado árabe ese que venga aquípara que usted le eche un ojo? luciano: no tiene caso.usted ya tiene una fortuna incalculable.no la arriesgue. pascual: [chista]pero es que comprando esos pozos de petróleopuedo hacerla más grandota. luciano: respeto su decisión.es su dinero. pascual: entonces,¿no me hace la valona que le pedí?luciano: perdóneme, pascual, pero si mis palabrasno lo han convencido, sería tiempo perdidoconocer a ese hombre. con permiso.paulina: hola, silvestre. silvestre: adelante.paulina: ¿le puede decir a mi nieto que estoy aquí?ay, se me había olvidado por completoque tiene cita con el dentista. silvestre: enseguida le aviso,señora paulina. paulina: sí.silvestre: jimmy y la chiquitina están viendo una películaacompañados de-- paulina: ay, tengo mucho apuro,¿eh? silvestre: ah--paulina: puedo subir por él, ¿verdad?silvestre: sí, por supuesto. o sea--paulina: con permiso. silvestre: es la segunda puertaa la izquierda por el pasillo. paulina: muchas gracias.jimmy, tenemos que irnos rápidamente.ay, don adolfo. no me imaginéque usted estuviera aquí. adolfo: buenas tardes, señora.paulina: me gustaría quedarme a conversar con usted,pero debo llevar a jimmy al dentista.adolfo: ah. no hay problema.no hay problema. otro día seguiremos jugando,hijos. jimmy: adiós, señor.adolfo: adiós. jimmy: adiós, dulce maría.dulce maría: adiós. paulina: [ríe]eh--encantada en saludarlo, don adolfo.con su permiso. vámonos.adiós, dulce maría. dulce maría: adiós.abuelito. adolfo: ¿eh?dulce maría: ¿verdad que la abue paulinaes una divinura? adolfo: ¿divinura?yo no sé qué significa esa palabra.dulce maría: déjame explicarte. cuando una mujer femeninatiene sus ojitos, su pelito,sus dientecitos. adolfo: [ríe]dulce maría, todas las personas tenemosojos, pelos y dientes. dulce maría: no, abuelito.mi preciosa está pelón y chimuelo,pero también es una divinura. madre superiora: adelante.fortunata: permiso, reverenda. antes de avisarleque tiene la visita del padre gabriel,que por si usted lo ha olvidado es el tío de la alumnadulce maría larios, quiero preguntarlesi ya decidió dónde vamos a ponerla lámpara nueva. reverenda: nuncase me ha olvidado la clase de lazos familiaresque existen entre el padre gabriely la niña larios. y en cuanto a la lámpara,ya decidiré en otra oportunidad dónde irá colocada.ahora haga favor de pasar al padre de inmediato.fortunata: como usted ordene. ya sabe que siempreestoy dispuesta a obedecerla.reverenda: pase, padre gabriel. padre gabriel: esperono interrumpirla. solo vine para sabercómo marchan las cosas con su hermano.reverenda: por favor, tome asiento.déjeme contarle que adrián está muy cambiado.ya no hace gala de su carácter violento.con decirle que hoy que conoció a ceciliay a estefanía, se mostró de lo más amabley correcto con ellas. [ríe]y eso que adrián, por lo general,es poco sociable. padre gabriel: me alegra verlamás tranquila. reverenda: es más,aprovechando su visita, lo voy a llamarpara presentárselo. fortunata: ordene usted,reverenda. reverenda: hermana,¿estaba usted oyendo detrás de la puerta?fortunata: ¿yo? ¿yo? eh, por supuesto que no.me ofende con sus dudas sobre mi comportamientosiempre correcto y discreto. si entré apenas usted llamó,fue porque mi intuición me avisó que usted me llamaría.¿desea que vaya a avisarle a su hermanoque usted va a presentarle al padre gabriel?reverenda: sí. ¿y cómo sabeque deseo presentarlos? ¿eso también es intuición?fortunata: eh--no, no, reverenda.eso es una-- premonición.no me tardo ni tres días en volver con su hermano.estefanía: ay, ¿estás segura de que a don adolfo no le agradóel regalo de la señora paulina? cecilia: por supuesto,estefanía. él estaba muy serio.incluso dijo: "esa mujer es una coqueta".ambas: [ríen] adolfo: ¿de qué se ríenustedes, eh? reverenda: adrián,el tío de dulce maría larios. adrián: encantado de conocerlo,padre. padre gabriel: lo mismo digo,adrián. ya me contó la reverendaque eres el hermano menor. adrián: me imaginoque también le habrá dicho otras cosas de mí menos gratas.a lucía no se le olvidan mis errores del pasado.padre gabriel: te equivocas, adrián.la reverenda lucía está muy contentade tenerte cerca. adrián: la verdades que me siento muy bien aquí. me he dado cuentade que el oficio de jardinero es--es muy entretenido. padre gabriel: [ríe]adrián: y verme rodeado de tantas criaturas inocenteses maravilloso. me siento como en el cielo,un cielo lleno de angelitos. estefanía: eh--cecilia me--me contaba la última ocurrencia de la hermana fortunata y--y ya sabe usted que-- que ella es un torbellino.[ríe] adolfo: ajá.eso debe ser. bueno, yo me marcho.cecilia: ¿no se queda-- [ríe] a merendar con nosotros?adolfo: no, no. no, cecilia.yo tengo que regresar a mi casa. va heredia a verme.estefanía: lo acompañamos hasta la puerta, don adolfo.adolfo: no, no. no se molesten.me voy solo. estefanía: eh--espere,don adolfo. adolfo: ¿y ahora qué?estefanía: se le olvida esto. eh--por cierto,están muy--muy lindos sus pañuelos nuevos.adolfo: gracias. ambas: [ríen]cecilia: ¿qué mosca le picó? dulce maría: mamá,¿puedo ir por dulce hasta el supercito?cecilia: claro que sí, mi consentida,pero no tardes ni atravieses la calle, ¿mm?estefanía: mi muñeca, ¿tu abuelito adolfono te comentó algo sobre los pañuelosque le regaló la señora paulina? dulce maría: eh--este--nóporolo.¿por qué, tiuchis? estefanía: es que tu abuelitose fue algo mal humorado. dulce maría: debe serque se le están pegando los mal humores de mi papito.cecilia: [ríe] ¿y a ti quién te está pegandolo misteriosa, mi pequeña? ¿ni a tu tía le vas a decirqué compraste ayer en la tienda? dulce maría: [chista]estefanía: qué misteriosa está mi amor chiquito.dulce maría: es que a mí me encantan un chorrolos misterios misteriosos. estefanía: es bueno saberlo.eh--yo también debo marcharme. eh--nos vemosa la hora de la merienda. lorena: esta mañanacasandra regresó al instituto. espero que no vuelvaa dar más problemas. verónica: lorena,has llevado tu enfermedad de manera que tu hijano se dé cuenta de nada. ¿crees que tu sacrificiovalga la pena? lorena: cualquier sacrificioque se haga por evitarle un sufrimientoa un hijo vale la pena.verónica: quizá si casandra supiera que tienes leucemia,dejaría de imaginarse que eres una mujerde moral relajada. lorena: ¿quién diríaque la embustera de mi hija diciéndolo?verónica: [resuella] ¡lorena! ¡lorena!¡lorena! ¡auxilio!¡llamen pronto a una ambulancia! dulce maría: dos chocolatescon almendras y dos paletas.niño: oye, tú. oye, tú.esto es para ti. dulce maría: ¿una carta?¿de quién es? niño: de una persona misteriosa.dulce maría: me encantan las cartasde personas misteriosas.oh. santa cachucha.[música]adolfo: yo no entiendo qué es lo que se propone paulina.silvina: ay, don adolfo. eso solo lo dicenen las telenovelas. heredia: sí, pero no lo dicenlos actores. lo dicen las damitas jóvenesde la historia. ambos: [ríen]adolfo: yo estoy seguro de que todo esto es un complotde estefanía y cecilia. ellas han orquestadotoda esta tontería. cuando entré a la sala,se reían burlonas, pero ni creanque se van a volver a reír a mis costillas.que le jueguen bromas a otro más tonto que yo.niño: y dígale a la señora que ya le entregué la cartaa la niña que me dijo. oficial: [chista]sí, muchacho. descuida.se lo diré ahora mismo. dulce maría: ¿qué hago, mamita?¿qué hago?doctor: lamentablemente, la paciente se empeñóen interrumpir el tratamiento. y las consecuenciashan sido una recaída. señorita,por favor, solicite una unidad de sangre.lorena: dígame la verdad, doctor.¿estoy muy mal? doctor: los glóbulos rojoshan disminuido en forma alarmante.espero que con la transfusión eleven su nivel.ahora trate de descansar. vendré más tarde.con permiso. verónica: pase.lorena: voy a luchar. esta enfermedadno me va a vencer, amiga. verónica: sí, amiga.lucha por tu vida. lorena: mi hijame necesita tanto. casandra.casandra: ¿qué les parece si mañana nos volamosla clase de civismo y nos vamos a un balneariocon saturno y sus amigos? joven 1: ah, conmigo no cuentes,casandra. no voy a arriesgarmea que me vuelvan a expulsar. joven 2: uy, yo menos, ¿eh?si llego a la casa con otro reporte,mi papá ya no me va a comprar el coche que me prometiópara mi cumpleaños. casandra: ay,son unas aguafiestas. joven 1: claro,como a ti tu mamá te soporta todo.casandra: no le queda otro remedio.por su culpa, yo crecí sin un padre.joven 2: ¿qué quieres decir, casandra?casandra: mi mamá es una hipócrita.la gran reina del disimulo. nunca se muestra ante mítal cual es, pero estoy segurade que papá la abandonó porque la descubrióponiéndole el cuerno con otro. joven 1: qué grueso.joven 2: oye, ¿nunca le has preguntadoquién es tu papá? casandra: sí, cuando era chica,pero ella siempre me contestaba con evasivas.nunca me dijo su nombre. claro, guardó silenciopara evitar que lo buscara y me enterarade que no es una mujer decente. por eso nuncase lo voy a perdonar. nunca le voy a perdonara mi madre haberme obligado a crecersin el cariño de un padre. lorena: perdóname, casandra.perdóname, hija mía. [pitido]por mi silencio creciste sin el amor de tu padre.que noé me perdone también por haberle ocultadodurante tantos años la verdad. luciano: y la verdades que me tiene muy preocupado pascual.a todas luces se ve que ese negociode los pozos petroleros es una estafa.noé: es una lástima que no hayas podido disuadirlode esa idea, luciano. padre gabriel: es de esperarseque reaccione así. pascual nunca tuvo nada.el dinero lo ha mareado. cecilia: ¿por qué no comes,mi pequeña? dulce maría: no tengo hambre.mejor me voy a mi cuarto. buenas noches a todos.todos: buenas noches. cecilia: ay,conozco a mi pequeña. debe tener algún problemaque la preocupa. luciano: ¿problema?no, mi amor. a mí me aterra imaginarqué nueva travesura estará fraguando esa cabecita.silvestre: ese es un misterio, señor.estefanía: recuerda que a mí de chicame gustaban las historias de misterio.noé: yo pienso que a todos los niños.estefanía: [ríe] noé: [ríe]padre gabriel: cambiando de tema,me comentó la reverenda que conocierona su hermano adrián. yo tuve la oportunidad de verloesta tarde y me pareció un hombremuy agradable. cecilia: a nosotrosnos causó muy buena impresión. silvestre: la única personaque lo tachó de malvado fue la chiquitina.luciano: al menos, ya sé que ese hombreno será un nuevo cómplice de mi hija.qué alivio. reverenda: ¿te gustó la cena?adrián: [chista] ¿qué te puedo decir?la avena sabía a diablos. reverenda: [ríe]nunca te gustó la avena. recuerdo que cuando niñossiempre la tirabas sin que mi mamá te viera.y le hacías creer que te la habías tomado toda.y ella decía que eras un niño muy bien portado.[ríe] adrián: ni tan bien portado.cuando los niños de la colonia me llamaban cuñadoporque decían que eran novios de paulina,les daba de golpes hasta cansarme.reverenda: ay. fortunata: permiso, reverenda.le recuerdo que mañana es el último día de pagosde colegiaturas. reverenda: sí, graciaspor recordármelo, hermana. iré al bancoa hacer los depósitos, acompañada de la hermana águeda.no me gusta tener guardado aquí tanto dineroen la escuela. dulce maría: entonces,ayer un niño me dio esta cartaen el supercito, mamita. léela.angélica: [ríe] "dulce maría,te espero mañana a las 11 de la nocheen el salón de fiestas del edificio.no debes comentarle nada a nadie sobre esta cita.se trata de un misterio que debe quedar entre tú y yo".firma: "la dama fantasma". dulce maría: ¿la dama fantasmadice que no hable con nadie sobre nuestra cita?pero a ti no puedo ocultártelo, mamita.angélica: me agrada mucho que mi hija queridame tenga tanta confianza. dulce maría: ¿qué eslo que tengo que hacer? ¿voy a esa citacon la dama fantasma? porfis, mamita, dímelo.dulce maría: ¿tú crees que debo ir a las 11 de la nocheal salón de fiestas a ver a la mujer fantasma?angélica: claro que debes ir, mi carita de ángel.dulce maría: ¿la dama fantasma me está invitando a una fiestacomo la de mi tía pelucas? angélica: en este caso,no se trata de una fiesta, mi tortolita.dulce maría: ¿estás segura? angélica: cuando se trata de ti,este presiente bien. y este presentimiento me diceque debes acudir. dulce maría: pero muchas vecespor hacer algo a escondidas de mi papáme meto en una gran bronca. ¿y si también ahorame meto en otra gran bronca? angélica: [ríe]vienes a pedirme un consejo, y te lo doy.dulce maría: es que a esa hora tendré que escaparme de la casay de noche, cuando todos están dormidos.angélica: hazlo, hija. hazlo.dulce maría: ¿cómo puedes aconsejarmeque haga esa travesura sin que mi papá y mi mama cecilo sepan? angélica: mm, mi tortolita,ya te lo dije. este corazón presiente por ti.>> hermano pascual, ¿un habano? pascual: un habano.>> hassan me pidió que trajera los planos de los pozospetroleros que puede vender. son los mejoresde todo medio oriente. le han hecho muchas ofertasde todo el mundo para comprarlos.pero usted le ha simpatizado muchísimo y quiereque se quede con ellos. pascual: la neta,voy a hablarle bien derecho. mandé una personade mi confianza a llamar a los teléfonosque me dio míster hassan, y parece que nadie lo conoce.>> eh... seguramente ese informante suyotorció la información. no hay que confiar tantoen nuestros empleados, hermano pascual.pascual: [ríe]>> alfajor... almohada... almena.véalo con sus propios ojos, hermano, eso es una realidad.si usted da cheque a hassan, él cierra trato con ustedmañana mismo. pascual: ¿y de a cómova a ser el sablazo? >> una bicoca, hermano,10.000.000 de dólares. pascual: hachis, leones.>> es mejor que pagues de una vez la colegiaturay ya liquides todo el año escolar.>> sí, tienes razón, amor.creo que con esto me alcanza. reverenda: hasta pronto,señores ricardi. >> hasta luego, reverenda,con permiso. >> buenos días,reverenda lucía. reverenda: qué gusto,qué gusto de verlos, señores palacios.pasen, por favor. >> gracias.adrián: el dinero de las colegiaturasnunca llegará al banco. >> ese es el último precio,hermano pascual. pascual: de todas maneras,es una lanota, míster salivas. >> hay clientes que pagaríanel doble, claro, ellos saben que su dinerose triplicará en cuestión de semanas.pascual: pues, este, pues... dígale a hassan que le agradezcola rebajita y que haremos el trato.vengan mañana tempranito, y por la lana no se preocupen.la tendré lista. >> maravilloso, aquí estaremossin falta, hermano.pascual: como dice el dicho: "el que no arriesga, no gana".clarisa: estoy impresionada de cómo han crecido los niños.están preciosos. estefanía: estefinunca da guerra. es una señoritamuy bien portada. [ríe]cecilia: igualmente arturito. solamente lloracuando tiene hambre, pero háblanos de ti, hermana.¿cómo te va en tu vida de casada?clarisa: no me puedo quejar. cristóbal es muy tiernoy detallista. tenemos una casa preciosa.y yo sigo trabajando para distraerme.pero hay algo que no me deja ser completamente feliz.aunque cristóbal no me lo confiesa abiertamente,él desea con todas sus fuerzas ser padre.estefanía: clarisa, hay tantos niñosabandonados en el mundo, y niños que--que deben ser adoptados para no crecerentre las cuatro paredes de un hospicio.¿por qué no adoptar uno? pero, claro, deberá ser un bebé.un niño grande es más difícil de adaptarsea una nueva familia. cecilia: yo no estoy de acuerdocontigo. a cualquier edad,un niño agradece tener padres que lo quieran y lo cuiden.no dudes más, hermana, y adopten un niño.clarisa: no, cecilia. cristóbal rechazala idea de la adopción. él prefiere que yo consultea un buen ginecobstetra, pero yo estoy segurade que será perder el tiempo. niña: margarita,¿qué haces aquí? margarita: la maestra fabiolame dio un peso por ayudarla en la biblioteca.y lo voy a guardar. voy a ahorrar dineropara comprar un papá. niña: los papás no se compran.además, los que vienen a adoptar siempre se llevana los más chicos. y a nosotros no nos quieren.margarita: yo sé que un día voy a tener unos papás.fortuna: ¿de veras piensas ir a esa cita misteriosaa las 11 de la noche en el salón de fiestasde tu edificio? dulce maría: una amigame aconsejó que sí fuera. fortuna: ay, no sé.eso suena peligroso. es mejor que no vayas.dulce maría: la dama fantasma me va a estar esperando.fortunata: es que ese nombrecito de la dama fantasmasuena tenebroso. quizá la personaque escribió esa emisiva lo hizo con maliciay quiere hacerte caer en un trampa.dulce maría: pero la amiga que me dijo que fuerasiempre me da buenos consejos, y tengo que obedecerla.fortunata: pues, si te empeñas en acudir a esa citacon la dama fantasma, eso tiene una solución.yo te acompañaré. dulce maría: ¿me vas a acompañara la cita? fortunata: pero claro.¿acaso no somos compinches de toda la vida?te espero en el pasillo frente a tu departamento,bien escondida y con un paquete de papas,mm, para pasar el tiempo. tú te escapas de tu casa,y yo te acompaño. dulce maría: pero a esa horade la noche tú tienes que estaren el colegio. fortunata: le pediré permisoa la reverenda lucía. dulce maría: no te dejarásalir de noche. si se lo pides,te arrancará la cabeza. fortunata: la reverendaserá muy superiora, y ya séque apenas levanta la voz se asustan todasy se sienten como hojas que tiran al viento,pero yo jamás me rindo porque yo no le tengo miedo.ja.[llaman a la puerta] reverenda: adelante.fortunata: reverenda, yo--yo-- reverenda: a ver,tengo poco tiempo que perder. ¿qué quiere?fortunata: yo-- reverenda: esperoque no me vaya a pedir nada que no correspondacon la disciplina ya conocida en el colegio.fortunata: por supuesto que no. solo quería pedirleque me dejara salir esta noche después de las 10 de la noche.reverenda: [ríe] ay, hermana.evidentemente, he oído mal. ¿quiere usted salirdespués de las 10 de la noche? fortunata: sí.reverenda: no. fortunata: usted se niegaporque mi solicitud le parece abrupta,pero en cuanto le cuente los imperiosos motivosque me obligan a pedirle algo asíy comencemos a dialogar, pues-- reverenda: este diálogono vamos a iniciarlo porque lo hemos terminado.retírese.¡retírese!salir a deshoras del colegio... [ríe]silvina: su medicina, don adolfo.adolfo: ay, gracias. silvina: ¿hoy no piensa salira visitar a su nieta? adolfo: no, silvina.la verdad, no estoy de humor. y si voy a casa de luciano,lo más probable es que aparezca por ahí paulinay me haga su numerito romántico. silvina: [ríe]don adolfo, qué ideas las suyas. adolfo: a mí nadieme quita de la cabeza que las autoras intelectualesde todo este asunto tan--tan-- tan absurdo, ¿verdad?son cecilia y estefanía. silvina: quizá las cosas no soncomo usted se las imagina. adolfo: yo nunca me equivoco,silvina. la abuela de jimmy, paulina,se prestó para este juego. y yo no voy a permitirque ese trío de ociosas, ¿verdad?me agarren de su bufón. silvina: [ríe]adolfo: es el colmo. silvina: [ríe]paulina: jimmy va a comer con un amiguito del colegio.por favor, pones dos cubiertos más en la mesa,tenemos invitados. >> sí, señora paulina.paulina: ándale. ay...¿eres tú, lucía? escúchame atentamente.dulce maría: entonces, ¿la reverenda no te dio permiso?fortunata: [chista] no, dulce maría.apenas me dejó hablar. dulce maría: tendré que vérmelasyo sola con la dama fantasma. fortunata: ay, cuídate mucho,dulce maría. y no tengas miedo cuando estésante esa misteriosa mujer, que de segurotendrá grandes colmillos, un ojo de cíclopey una gran joroba. dulce maría: ay.[timbre] ambas: ¡ay!fortunata: [solloza] qué miedo.águeda: voy a ir con la reverenda al banco.hermana: nos vemos luego, águeda.águeda: [llama a la puerta] adrián: [piensa] maldita sea.¿cómo voy a hacer para robarme el dineroantes de que lucía se lo lleve al banco?reverenda: la he estado esperando, hermana águeda.adrián, te iba a mandar a buscar.necesito hablar contigo. he cambiado los planes, hermana.no haremos el depósito en el banco hasta el lunes.águeda: como usted ordene, reverenda.con permiso.adrián: ¿por qué no irás al banco hoycomo lo tenías pensado? reverenda: paulinacambió sus planes. quiere que vayamosa comer con ella. adrián: [piensa] esta esmi oportunidad. lo siento, lucía,pero conmigo no cuentes. yo no iré a casa de paulina.ya sabes que ella y yo nunca nos hemos llevado bien.reverenda: lo que pasa es que no soportasque nuestra hermana te eche en cara tus errores.adrián: no soy un niño al que le tienenque estar leyendo la cartilla. mis errores son míos,los asumo y punto. no me da la ganaoír sus reproches. ve tú a verla, yo me quedo aquí.reverenda: por favor, adrián. yo estoy segura de que paulinaesta vez no te recriminará nada. adrián: [piensa] ¿habrá abiertola bocota la metiche de dulce maría larios?¿le habrá contado a paulina que estuve involucradoen el robo de la tienda? reverenda: adrián,si paulina te reclamas cosas, es porque te quiere.adrián: para paulina soy solamente un pobre diablo,un infeliz, que anda dando tumbospor la vida. ya me canséde que ella se sienta doña perfecta.reverenda: tu te has ganado esa fama de hombre poco serio,te has formado un destino muy incierto.hoy trabajas, mañana no. ya es horade que seas responsable y cambies.adrián: ¡no me digas lo que tengo que hacer!y no iré a casa de paulina y punto.reverenda: yo digo que sí irás, y no lo tomes como una súplica,tómalo como una orden.dios mío, perdóname, pero es que ya no sécómo tratarlo. dulce maría: come, pascualina,ya sé que extrañas a tu tocayo, pero para que no te sientastan solita, yo vendré todo los díasa darte tu comida. adrián: ¿qué diablosle fuiste a decir a paulina? respóndeme, maldita mocosa.¡respóndeme!adrián: ¡vamos, habla! ¿qué le dijiste a paulina de mí?dulce maría: yo no sé de qué habla, señor ladrón.adrián: no te hagas la tonta. me acabas de llamar señor ladróny eso te ha delatado. tú no eras ningún maniquí.por tu culpa, a mis amigos los metieron presosy yo me quedé sin dinero. y, para colmo,leí en el periódico que te dieron una recompensa.dulce maría: yo--yo-- adrián: tú vas a decirmeahora mismo qué le contaste a paulina.dulce maría: le juro que no-- he dicho nada.adrián: más te vale. porque si me estás mintiendo,te juro que te va a pesar. o lo que es peor, tu padrepagará las consecuencias.luciano: bien, señorita. entonces,vaya a lavarse las manos y a cambiarse de ropa,que vamos a comer. dulce maría: yo no tengo hambre,papito. cecilia: noto muy extrañaa mi consentida. luciano: es posibleque venga cansada. silvestre: más tardele subiré una torta marca silvestre.[ríe] eso la reanimará. luciano: [ríe]dulce maría: ¿qué hago, mamita? el señor ladrón,hermano de la reverenda, me amenazó.es muy malo, y puede hacerle dañoa mi papito. angélica: no tengas miedo,mi carita de ángel. yo estaré a tu ladopara protegerte. dulce maría: ¿también protegerása mi papito? angélica: también a él.paulina: adelante. bienvenidos.lamentablemente, jimmy no nos acompañaráporque fue a comer a casa de un compañeritodel colegio. adrián: deja de ladolas cortesías, paulina, y dime para qué me hiciste venir.paulina: bueno, voy a ser muy sincera.mira, cuando supe que lucía te había aceptadoen el colegio, me molesté. pero lo he meditadoy creo que ahora que has regresado,debemos limar asperezas. alejar los rencores del pasadoy llevarnos como buenos hermanos.y para demostrarte que deseo que haya armonía entre nosotros,mira lo que te compré.toma.adrián: está todo... muy bonito, gracias.reverenda: me da gusto que estemos reunidos los tres.ay, hace tanto tiempo que esto no ocurría.agradezco a dios, nuestro señor, este momento.paulina: adrián, deseo de todo corazónque tu suerte cambie y logres ser feliz.reverenda: primero dios todo va a cambiar.hermano, estás a tiempode darle un cambio a tu vida. paulina: quizásel amor de una mujer te dé esa ilusión que necesitas.adrián: eso está totalmente descartado.las mujeres solamente han traídoproblemas y disgustos. paulina: bueno,es cierto que el amor en ocasionesresulta muy complicado. [resuella] ay,¿sabes qué se me ocurre, adrián?voy a hablar con mi yerno jaime albertopara que te dé un empleo en sus empresas.adrián: no hace falta, paulina. en el colegio estoy bien.paulina: será como tú quieras. bueno, pasemos al comedorporque la comida se enfría. reverenda: [ríe]gracias por haber hecho las pasescon nuestro hermano. adrián necesita tantode nosotras. paulina: a pesar de todo,es sangre de mi sangre, y lo quiero mucho.reverenda: y yo también, paulina.ambas: [ríen] [música][música]adrián: ¿a quién quieres ver, niña?dulce maría: a la mujer fantasma.adrián: adelante. ella te está esperando.[ríe]te está esperando. te está esperando.[ríe]dulce maría: [llora] ¡ay!qué sueño tan feo.ya va a ser la hora de mi cita con la dama fantasma.fortunata: ¡oh! ángeles y querubines, aurora.cuando me vayas a asustar, avisa.hermana: estabas espiando, ¿verdad?fortunata: un momento, ¿cómo puedes acusarmede espiar a mí, que soy la personamás discreta del mundo? hermana: si te descubrela reverenda, te va a reprender.[gime] oye, parece que la reverendaviene hacia acá. yo me voy antes de que pienseque yo también estoy espiando.reverenda: ¡hermana!fortunata: buenas noches, reverenda.reverenda: ¿puedo preguntarle qué significaese absurdo disfraz de lámpara?dulce maría: ay, mamita. tengo un "chorrorronal"de miedo.dama fantasma. dama fantasma.dama fantasma, contésteme. ¿está usted aquí?dama fantasma: sí, dulce maría. aquí estoy.dulce maría: [grita]