null: nullpx
Univision 41 Investiga

Llegar a los 18 con boleto directo a la cárcel, la pesadilla de los jóvenes indocumentados que son arrestados por ICE

Cumplir los 18 años debe ser una celebración especial. Pero para los niños indocumentados que cruzan la frontera sin compañía de adultos y ahora están en centros de refugio, llegar a la mayoría de edad es una experiencia traumatizante. Y usualmente empieza a las 5 de la mañana en la oscuridad.
17 May 2019 – 10:52 PM EDT

Cientos de adolescentes inmigrantes indocumentados, que sobrepasan la edad para estar en refugios del gobierno, son encarcelados durante semanas o meses por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE), simplemente por cumplir 18 años de edad.

Menores que huyeron de la violencia en sus países de origen buscando seguridad en los Estados Unidos, a menudo terminan pasando meses en cárceles locales. Comienzan como solicitantes de asilo y terminan encarcelados, obligados a vivir junto a adultos acusados de graves delitos.

Al analizar miles de páginas de registros de tribunales federales de todo el país, Univision 41 Investiga encontró que la política de ICE es desordenada y que posiblemente viola las leyes que protegen a estos jóvenes.

La investigación identificó por lo menos cuatro casos en el área de la ciudad de Nueva York que demuestran cómo ICE lleva a cabo estos arrestos. (Univision 41 protegió los apellidos de estos inmigrantes indocumentados para protegerlos de posibles represalias. Actualmente tienen casos de inmigración en curso y podrían verse obligados a regresar a sus países de origen, donde tendrían que enfrentarse a pandillas como la MS-13, o a familiares abusivos de los que habían huido).

Algunas de sus historias existen en demandas que se presentan silenciosamente en la corte federal de Nueva York y que no están disponibles al público.

Documentos de las agencias de ley detallan cómo dos hermanos de Guatemala llegaron a los Estados Unidos. A través de esos registros conocimos la historia de Antonio, un adolescente en Guatemala que fue testigo de cómo sus vecinos amenazaban y abusaban de su hermano mayor, Felipe, quien padece de una grave discapacidad mental. A finales de octubre del año pasado los hermanos huyeron de su ciudad natal y viajaron hacia el norte por los desiertos de México.


Llegaron al puerto oficial de entrada de los Estados Unidos en El Paso, Texas, donde Antonio presentó su acta de nacimiento. Tenía 11 dólares en su bolsillo y le dijo a los agentes fronterizos que había venido para darle a su hermano un lugar seguro para vivir.

Aunque Antonio dejó claro que tenía una hermana en Chicago con quien podía quedarse, fue transferido al Lincoln Hall Boys' Haven al norte de la ciudad de Nueva York. Para su desgracia, llegó allí la noche antes de cumplir 18 años.

A Antonio lo despertaron a las 5 de la mañana del día siguiente y lo pusieron bajo arresto, según narra una demanda presentada contra ICE por los defensores públicos que lo representaban. “No le permitieron lavarse la cara o cepillarse los dientes, y para su sorpresa fue esposado", afirman los documentos.

Pasó los siguientes cuatro meses en la Correccional del Condado de Hudson en Kearny, Nueva Jersey. Eventualmente fue liberado y ahora vive en Chicago con su hermana, dijo a Univision 41 Investiga. Se negó a hablar más por miedo.

Los menores indocumentados que buscan asilo en los Estados Unidos permanecen en refugios hasta que el gobierno aprueba a un patrocinador, generalmente un miembro de la familia. Pero los refugios sólo pueden atender a menores de edad. Si estos jóvenes no son colocados con un patrocinador antes de cumplir los 18 años, caen bajo la custodia del ICE, y muchas veces todo resulta en encarcelamiento.


"La cosa es que esto no tiene por qué pasar. Hay una ley que protege a estos niños", informa Michelle Quintero Millan, una abogada que ha representado a menores no acompañados en Texas y que ahora trabaja en el grupo de servicio público Brooklyn Defender Services.

Se refiere a la Ley de Reautorización para la Protección de las Víctimas de la Trata, que el Congreso aprobó en 2008 con un amplio apoyo bipartidista. La ley subraya que un niño inmigrante no acompañado bajo la custodia de Servicios de Salud y Humanos, que administra refugios, permanece protegido cuando cumple 18 años de edad.

El Departamento de Seguridad Nacional que dirige ICE, debe "considerar la colocación de los jóvenes en el entorno menos restrictivo disponible". Si la persona está en riesgo de desaparecer para evitar su cita en la corte o si es un peligro para la comunidad, eso podría resultar en cárcel. Pero se supone que la ley debe asegurar que los niños que sobrepasan la edad para estar en un refugio del gobierno a los 18 años no terminen en un lugar que les haga daño.

No obstante esta ley, ICE se ha enfocado en los adolescentes que ya tenían un posible patrocinador esperándolos.

Tal es el caso de Edgar, otro joven inmigrante que también huyó de Guatemala. Según una demanda revisada por Univision 41 Investiga, Edgar tenía 13 años cuando su madre murió y fue forzado a dejar la escuela y comenzar a trabajar en campos de cardamomo para apoyar a sus hermanos menores. Después de años de supuestos abusos por parte de su padre alcohólico -y enfrentando amenazas de pandillas locales que lo atacaron debido a sus creencias cristianas-, Edgar huyó a los 17 años de edad el otoño pasado. Él también se presentó en el puerto de entrada en El Paso, Texas. Fue colocado en un Hogar de Niños en Kingston, Nueva York.

A las pocas semanas, se conectó con un pastor local que accedió a patrocinarlo. Pero apenas un mes después, durante su cumpleaños el 14 de diciembre, dos agentes de ICE lo arrestaron y lo llevaron a la ciudad de Nueva York. Edgar pasó los siguientes tres meses en la cárcel de Bergen County en Nueva Jersey. Después de que un abogado defensor público presentó una demanda en su nombre, Edgar fue liberado. Ahora vive con el pastor, Erick Mercado.

No está claro cuántos adolescentes han sido encarcelados por ICE bajo esta política. Sin embargo, el testimonio del empleado del ICE que supervisa el programa de detención de la agencia revela que la práctica es generalizada. Según Mellissa Harper, jefa de la unidad de administración de residencias juveniles y familiares del ICE, desde 2016 la agencia ha encarcelado aproximadamente a "alrededor del 60 por ciento" de los adolescentes que sobrepasan la edad mientras se encuentran en un refugio del gobierno.

ICE inició un nuevo programa de rastreo más preciso a finales de 2018, que les permite registrar más de cerca las acciones. En poco más de tres meses, desde el 17 de octubre de 2018 hasta el 30 de enero de 2019, ICE identificó a 581 niños que sobrepasan la edad, y 154 de ellos fueron "detenidos". Sin embargo, estos números son confusos, porque ICE también afirma que "liberó" a 419 adolescentes. La agencia no explicó a Univision 41 cómo podía liberar a alguien que no había sido detenido.

Antes de encarcelar a una persona, la agencia debe considerar el historial criminal y la probabilidad de que desaparezca del radar de los agentes de ley para evitar las audiencias de deportación en las cortes de inmigración. Pero el testimonio del directora de la unidad de ICE reveló cómo la agencia encarcelará a los adolescentes que no han cometido un crimen y que están tratando activamente de buscar un miembro de la familia o un patrocinador con quien puedan quedarse.

Harper también dio 19 ejemplos de adolescentes que permanecieron en la cárcel a finales de marzo. Nueve de ellos, sin embargo, no habían cometido ningún delito, mientras que cuatro de ellos sólo tuvieron días para encontrar a alguien con quien quedarse antes de cumplir 18 años, de lo contrario serían arrestados. Incluso se dio el caso de un adolescente que fue encarcelado por considerarse con tendencias suicidas. ICE determinó que el lugar menos restrictivo y más apropiado para él era una cárcel en el estado de Washington.

Univision 41 Investiga descubrió asimismo al menos un caso en el que ICE encarceló a una persona que ya llevaba mucho tiempo con su familia. Ramón huyó de pandillas en El Salvador a los 17 años y llegó a la frontera con Estados Unidos unas semanas antes de la Navidad de 2016, según una demanda que presentó más tarde. Rápidamente fue entregado a su madre en Long Island, y pasó los siguientes 10 meses con ella en casa. Era un estudiante de noveno grado cuando ICE decidió encarcelarlo el 24 de octubre de 2017. Pasó los siguientes siete meses en la cárcel del condado de Bergen hasta que el juez del distrito Robert W. Sweet emitió una severa opinión:



Sin embargo, esa opinión ocurrió a nivel del tribunal de primera instancia y no crea precedentes en el área ni en todo el país, explicó Alexandra Lampert, otra inmigrante que representa a un abogado de Brooklyn Defender Services. Ella no trabajó en ese caso, pero tiene otros similares en el distrito.

Univisión 41 preguntó a ICE por qué sigue haciendo arrestos de cumpleaños en Nueva York meses después de esta opinión, pero la agencia no respondió a la pregunta. En cambio, ICE reconoció que la ley, en efecto, establece que la agencia "está obligada a considerar el entorno menos restrictivo disponible y a considerar alternativas a la detención". No explica, sin embargo, por qué con tanta frecuencia envía adolescentes a la cárcel.


Ella y otros cinco abogados que representan a los jóvenes “sobrepasados de edad”, explican que ICE está descuidando su responsabilidad de revisar cada caso individualmente y colocar a los adolescentes que “sobrepasan la edad” en "el entorno menos restrictivo disponible."

Al interior de las ciudades y sus números

Algunas ciudades son peores que otras para estos adolescentes. En San Antonio, sólo el 4% son encarcelados cuando cumplen 18 años. Sin embargo, en Houston, un 97%, así como en Miami, que es 95%.

Si esta política fuera la correcta, sería coherente en todo el país. Pero la realidad demuestra lo contario. Después de que se presentó una demanda exigiendo respuestas a ICE, Chicago pasó de arrestar al 90% de estos jóvenes a sólo un 10%. Un pequeño pueblo en Texas pasó de arrestar a casi todos los adolescentes a no arrestar a ninguno.

ICE depende de las cárceles locales para detener a estos jóvenes, y estos centros de detención reciben un reembolso por ese servicio. En el área de Nueva York, tres cárceles reciben todos estos ingresos. Univision 41 recibió copias de los contratos entre estos condados y los alguaciles de los Estados Unidos, a pesar de que un condado se negó a compartir este documento y otro no respondió a nuestra investigación.

El Establecimiento Correccional del Condado de Orange en el Estado de Nueva York adquiere 134 dólares por día por cada prisionero, mientras que el condado de Hudson en Nueva Jersey gana 120 dólares. Y aunque Bergen gana 110 dólares, el menor de los tres, logró ganar 16 millones de dólares el año pasado. (El Sheriff del Condado de Bergen fue el único dispuesto a proporcionar información transparente).

Los manifestantes pro-inmigrantes en Nueva Jersey se han unido en contra de estos contratos, argumentando que el gobierno local no debería beneficiarse del sufrimiento de las personas encarceladas.

Los abogados que representan a estos adolescentes detenidos advierten que evitar que estas cárceles detengan a inmigrantes indocumentados sólo empeoraría las cosas para ellos, porque podría retrasar su liberación.

Los adolescentes que en su cumpleaños 18 son arrestados en los refugios de Nueva York, típicamente presentan sus demandas en la ciudad y son representados por una gran cantidad de abogados defensores disponibles. Si las cárceles cercanas dejan de alojarlos, pueden ser trasladados muy lejos y obligados a permanecer más tiempo en la cárcel.


En fotos: el paso a paso de una detención de ICE en el estado con más indocumentados de EEUU

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés