null: nullpx
Año Nuevo

La esencia de la Navidad

Aunque las ventas pre navideñas han sido suficientes para  mostrar un estímulo a la economía y recordemos la esencia de la Navidad.
17 Nov 2011 – 03:54 PM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Por José Alfonso Almora

MIAMI, Florida - El Viernes Negro  y el Lunes Cibernético o “Cybermonday” han quedado atrás; los datos indican  que las ventas pre navideñas han sido suficientes para  mostrar un estímulo a la economía, o al menos hacernos creer que las cosas marchan mejor aunque la interrogante es  que niveles de endeudamiento personal seguimos  alcanzando en una fiebre consumista que no es mala salvo cuando  fuera de su límite seguimos poniendo a riesgo  nuestra capacidad de  gastos frente a la de ingresos y tras ellos en muchos casos todo un espíritu irreflexivo e irresponsable donde sentimos ser valorados en base  a  lo que tenemos, a lo que mostramos y no realmente por lo que somos como seres humanos.

En medio de una sociedad que avanza a pasos agigantados hacia el superficialismo y la materialización  es bueno recordar el espíritu que estas fiestas resumen  más allá de nuestras creencias religiosas.  Es la época del año donde el mundo cristiano renueva  ante todo su fe en el Creador, para aquellos creyentes y para los que no lo son  o pertenecen a otras denominaciones la  oportunidad de profundizar en valores familiares y humanos que siempre  nos llevan a ser mejores como personas en el contexto social y privado que nos entorna de acuerdo a la circunstancia.

Siempre admiro en los hermanos judíos su defensa  al valor y tradiciones y no se trata que la comunidad  judía deje de consumir, al contrario son  las comunidades judías en todo el mundo un motor impulsor de la economía   y el  capital financiero. Sin embargo saben  dar el valor y  la  apreciación al origen de sus celebraciones o conmemoraciones ya sea e religioso o  histórico  y  de tal forma lo transmiten de generación en generación.

En el mundo hispano donde tanto hablamos de herencia y tradiciones, valores y costumbres, hay una dicotomía, porque en ocasiones esos mismos preceptos no somos capaces de aplicarlos en festividades como  la Navidad donde el consumismo sin control  y el olvido a veces desmistificante y a todo propósito  no hace otra cosa que desvirtuar el origen  y razón  de estas celebraciones.

Nos dejamos arrastrar  en ocasiones por una corriente que nos  presentan como novedosa y dejamos atrás la esencia de  otra que traemos y que nos ofrece la oportunidad de renovarla cada temporada y adaptarla a nuestra realidad aunque  el mensaje sigue siendo el mismo desde la primera  Navidad.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Año NuevoLocal
Publicidad