Violaciones

Acusan a militar estadounidense de secuestro agravado y agresión sexual a una menor en Texas

El ataque a la jovencita ocurrió en 2013, pero el arresto del sospechoso se logró este mes luego de que las autoridades lograron asociar una muestra de ADN del violador con otra tomada a Levi Austin Goss, un soldado de 24 años que estaba siendo investigado por otro caso de abuso sexual.

HOUSTON, Texas. – Cinco años después de que una adolescente de 16 años, residente del área de Houston, fue secuestrada, golpeada con un hacha y violada, las autoridades del condado Harris lograron identificar y encarcelar al presunto sospechoso del ataque.


Se trata del soldado Levi Austin Goss, de 24 años, quien prestaba servicio militar en la base Fort Bragg en Carolina del Norte. El sospechoso se enlistó en el ejército desde el 2016.

Los investigadores del caso lograron vincular al soldado con el ataque de la joven en Houston porque estaba siendo investigado desde finales del 2017 por otro presunto incidente de abuso sexual que ocurrió mientras estaba enlistado. No se conocen los detalles del incidente, pero se informó que estaba arrestado por este caso desde el 8 de febrero pasado.

En el curso de esa investigación se le tomó una muestra de ADN a Goss y se almacenó en una base de datos del Ejército de Estados Unidos. El personal del Instituto de Ciencias Forenses del condado Harris comparó esa muestra con el espécimen del agresor de la adolescente en Houston, que se había recuperado y guardado como evidencia después de la violación.

No se aclaró cómo ocurrió el contacto entre el personal forense del condado Harris y los investigadores del laboratorio de investigaciones penales del Ejército.

Detectives de la unidad de delitos sexuales infantiles de la oficina del sheriff del condado Harris presentaron una acusación contra Goss por el ataque a la adolescente y la fiscalía aceptó interponerle cargos de secuestro con agravantes y agresión sexual a un menor. De ser hallado culpable, podría ser sentenciado a cadena perpetua.

El soldado permanece detenido en una prisión del condado Cumberland, en Carolina del Norte, a la espera de ser extraditado a Texas para ser juzgado. Se le fijó una fianza de un millón de dólares.

Según información consignada en documentos judiciales, la víctima del ataque en febrero de 2013 estaba caminando cerca de una escuela cuando el sospechoso se acercó por la espalda, la agarró y la arrastró hasta un pastizal, donde la golpeó en la cabeza con un hacha y le fracturó el cráneo. Cuando la chica estaba inconsciente, el atacante la desvistió y la violó. Luego volvió a golpearla y le provocó un fuerte sangrado.

“La quiso matar… ella fue astuta y como pudo fingió estar muerta y luego se paró y buscó auxilio, pero si no hubiera sido por eso la hubiera matado”, dijo Edison Toquica, oficial de la oficina del sheriff condado Harris.

La jovencita caminó desnuda y ensangrentada hasta el estacionamiento de un cinema cercano, donde testigos la auxiliaron y llamaron a la línea de emergencias. Fue transportada al hospital en un helicóptero y pudo declarar que había sido violada y que su agresor la había golpeado con un hacha y había huido del lugar pensando que ella estaba muerta.

El empleado de una estación de gasolina cerca del lugar donde ocurrió el ataque, citado en los documentos de la acusación contra Goss, dijo a los investigadores del caso en 2013 que un muchacho había entrado al baño del establecimiento la noche del suceso, se había cambiado la camiseta que llevaba puesta y luego había abandonado el lugar. Al día siguiente hallaron esa camiseta, con rastros de sangre, en una caneca de basura. Ese testigo proporcionó la descripción del joven y se logró elaborar un retrato hablado, pero nunca se logró detener a ningún sospechoso.

Las autoridades desconocen si la adolescente y el sospechoso se conocían, pero sí lograron determinar que el sujeto vivía muy cerca del lugar donde ocurrieron los hechos y no descartan que haya otras víctimas.

Vea También:

RELACIONADOS:ArrestosSecuestroTexasMilitares