publicidad
Numerosas personas participan en una ceremonia para recordar a las víctimas mortales del tiroteo en Texas.

Algunos murieron salvando a otros: estas son las 26 víctimas de la masacre de Sutherland Springs

Algunos murieron salvando a otros: estas son las 26 víctimas de la masacre de Sutherland Springs

En la lista publicada por el Departamento de Seguridad Pública de Texas se incluye al pastor sustituto del pequeño templo y gran parte de su familia, así como la abuela de la esposa del atacante, varias adolescentes y el feto que llevaba una víctima embarazada.

Ocho integrantes de una misma familia, una adolescente que soñaba con ser enfermera y la abuela de la esposa del atacante están entre las 26 personas que murieron el domingo en la iglesia bautista de Sutherland Springs, Texas.

El Departamento de Seguridad Pública del estado dio a conocer el miércoles la lista oficial de fallecidos, aunque la mayoría ya se habían hecho públicos. En el pequeño pueblo de entre 400 y 600 habitantes, todos conocían a las víctimas directa o indirectamente. Algunos de los sobrevivientes aseguran que murieron tratando de que ellos siguieran con vida: madres y una abuela sirvieron de escudos humanos ante las balas de Devin Patrick Kelley, identificado por las autoridades como el autor de la matanza.

publicidad

Hace unos días estaban en fiestas de Halloween, recién se habían mudado al área para una nueva etapa de sus vidas o esperaban ampliar pronto su familia. Algunos tenían años viviendo y participando en la iglesia bautista, otros iban por primera vez. Los muertos tenían entre 18 meses y 77 años.

Estas fueron las víctimas de la que es considerada la peor masacre en la historia reciente de Texas:

Tres generaciones de una misma familia

La familia Holcombe perdió a ocho de sus integrantes en cuestión de minutos. Bryan Holcombe, de 60 años, era el pastor sustituto en el servicio del domingo. Junto a él, perecieron su esposa Karla, de 58; un hijo de ambos llamado Marc Daniel Holcombe, de 36 años; y su nieta Noah, de un año.

También murió su nuera Crystal, quien estaba embarazada, y sus tres hijos, Emily Hill, de 11 años; Gregory Hill, de 13 años; y Megan Hill, de 9 años. Su esposo John Holcombe fue herido junto a otro de sus hijos.

Vivían todos cerca, en un área boscosa alrededor de Southerland Springs, reportó The New York Times. Ahora, Joe Holcombe, de 86 años y padre de John Bryan, vela a los familiares que se suponía serían sus sobrevivientes. “Sabemos dónde están ahora”, le dijo al diario en una entrevista. “Todos nuestros familiares, todos ellos, son cristianos. No pasará mucho antes de que nosotros estamos con ellos”.

Nick Uhlig, primo de Crystal Holcombe, aseguró que tenía ocho meses de embarazo cuando murió el domingo. El feto fue identificado como Carlin Brite “Billy Bob” Holcombe en el comunicado enviado por las autoridades texanas.

"Ella no tomaba, no fumaba, no hacía nada malo”, dijo Uhlig al San Antonio Express News. "Cuidaba de sus hijos, cuidaba de sus cabras, fabricaba queso casero. Ni siquiera salía a bailar, era una mujer de tradición”.

Un día antes de la masacre, Crystal publicó fotos de sus hijas Emily y Megan en una competencia del condado en la que prepararon diversos platillos. “Trabajaron muy duro y aprendieron tanto. ¡Estoy tan orgullosa de ellas!”, escribió su madre.

El suegro, Bryan Holcombe, iba a las cárceles a darles ánimo a los presos, añadió. “Iba a las cárceles con su ukulele y le cantaba”, relató.

La hija del pastor

Entre los fallecidos también está Annabelle Renee Pomeroy, de 14 años, hija del pastor de la iglesia bautista de Texas. Sus padres estaban fuera del pueblo cuando ocurrió el ataque. Annabelle "era una niña muy bella y especial", según su padre, Frank Pomeroy.

A su regreso a Sutherland Springs, su esposa, Sherri Pomeroy, se consoló asegurando que su hija no habría podido lidiar con la pérdida de tanta familia. “Nuestra iglesia no estaba conformada por miembros o feligreses, éramos una familia muy unida. Comíamos juntos, nos reíamos juntos, y adorábamos a Dios juntos”, dijo. Ahora, la mayor parte de la familia ya no está”.

publicidad

Una madre y dos de sus hijas

Joann Ward, de 30 años, también perdió la vida, junto a dos de sus niños: Emily Garza, de 7 años, y Brooke Ward, de 5. Otro de sus hijos, Ryland, de 5, fue hospitalizado en estado crítico.

Ward, quien trabajaba en una guardería, amaba a los niños y murió protegiendo a los suyos, reporta San Antonio Express-News. Según los testigos, Ward se abalanzó sobre sus hijos en un intento por salvarles la vida.

En un mensaje con fotos de Joann y su familia, Vonda Smith asegura que la hija de 9 años de ésta, Rihanna, también estaba en la iglesia y le relató cómo su madre intentó salvarla. “No me dispararon porque me escondí y mamá cubrió a Emily, Ryland y Brooke”, escribió que le dijo.

Murieron un año después de su hijo

Robert y Shani Corrigan, de 51 años ambos, se conocieron en la secundaria y se casaron poco después de su graduación, según The Washington Post. Robert se alistó a la Fuerza Aérea y fue enviado a San Antonio. Cuando la pareja se mudó, les gustó tanto la zona que decidieron volver tras su retiro.

En el 2015 se sumaron a los feligreses de la iglesia bautista de Sutherland Springs. Fue el pastor Pomeroy el que encabezó el servicio religioso tras la muerte de Forrest Corrigan, su hijo de 25 años, reportó el San Antonio Express News.

publicidad

“Las dos cosas más importantes sobre Bob eran su fe inquebrantable y su familia. Siempre ponía a otros primero sin pensarlo dos veces”, le dijo al diario Lisa Schmidt, quien lo reclutó para que trabajara en WellMed Medical Management. “Él y Shani eran una pareja compasiva que se preocupaban por los demás”.

Le sobreviven dos hijos que están en las Fuerzas Armadas.

Relacionado
Meredith Cooper y su hija Heather visitan un memorial en Sutherland Spri...
Matanza en Texas: todos en Sutherland Springs conocen a alguien en esa iglesia


Más víctimas:

  • Haley Krueger, de 16 años, perdió a su padre en 2015 debido a un cáncer en el páncreas. Quería ser enfermera de la unidad de terapia intensiva para niños recién nacidos.”Tenía un gran futuro, tenía grandes planes”, aseguró su madre a CNN.
  • Karen Marshall, de 59 años, y Scott Marshall, de 59. Este domingo fue su primer día en la iglesia, según el Pittsburgh Tribune-Review. La pareja había estado viviendo en diferentes estados, pero finalmente Karen se iba a retirar de la Fuerza Aérea, por lo que Scott fue ayudarla a empacar para mudarse desde la zona de Washington hasta Texas. Antes de llegar a este estado, habían celebrado el cumpleaños del padre de Karen en Pennsylvania. Estaban comenzando a ajustarse de nuevo a su vida juntos, afirmó Holly Hannum, hermana menor de Scott, citada por la publicación.
  • Tara McNulty, una madre soltera de 33 años, es otra de las víctimas. Sus hijos adolescentes resultaron heridos en el tiroteo, pero sobrevivieron. Una amiga suya le envió un mensaje el domingo al conocer las noticias del tiroteo. "Tan cerca de ti", le decía junto a iconos de caras llorando. McNulty nunca pudo responderle.
  • Ricardo Cardona Rodríguez, de 64 años, y su esposa Therese Sagan Rodríguez, de 66 años. Él era un trabajador retirado del sistema de ferrocarriles, muy alegre, según lo recuerda su familia. "Nos dijeron que muchos estaban heridos y pedimos a Dios que fueran ellos", indicó Evangelina Santos, hermana de Richard, a Univision Noticias. Sin embargo, a las 11 de la noche les dieron la noticia que no querían recibir. "Bien triste. Ya no los vamos a ver", dijo entre lágrimas.
  • Peggy Lynn Warden, de 56 años, falleció tratando de salvar a su nieto Zachary Poston, según una tía abuela del joven de 18 años. “Es nuestra heroína”, le dijo Korri Scheel Stevens al Express-News. El atacante le disparó a Poston en la rodilla cuando se movió al tratar de ayudar a una niña que se escondía entre los bancos. Intentaba empujarla con su pie para que no la vieran cuando recibió múltiples tiros, relató Stevens en una cuenta de GoFundMe creada para ayudar al joven.
  • Lula Woicinski White, de 71 años. Era la abuela de Danielle Shields, la esposa con la que el atacante se casó en el 2014, de acuerdo con The New York Times. “La quería mucho, era mi soporte”, dijo la hermana de White, Mary Clyburn.
  • Sara Johns Johnson, de 68 años, y su esposo Dennis Johnson, de 77 años.
  • Keith Allen Braden, de 62 años.
Fotos: Estos son los rostros de los fallecidos en la masacre de Texas
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad