Muertes

La búsqueda de una pareja y su hijo desaparecidos en Texas termina con un hallazgo de cuerpos quemados

Maya Victoria Rivera, Ray Shawn Hudson y el hijo de ambos de 5 años de edad desaparecieron cuando iban a encontrarse con familiares para celebrar el cumpleaños del pequeño.

Durante la búsqueda de una pareja y de su pequeño hijo, reportados como desaparecidos la semana pasada, las autoridades encontraron restos carbonizados de dos adultos y un menor en una propiedad rural del condado Wharton, al sur de Houston, el pasado viernes y creen que corresponden a los de la familia.

Los desaparecidos eran Maya Victoria Rivera, de 24 años, Ray Shawn Hudson, de 28, y Ray Shawn Jr, quien cumplió 5 años el pasado 11 de junio.

Robert Allen Satterfield, de 36 años, está preso con una fianza de millón y medio de dólares, acusado de las muertes de los dos adultos y el menor, pero las autoridades aún tratan de establecer cuál pudo ser el motivo que llevó al sospechoso a cometer los crímenes. Reportes de medios locales indican que este sujeto era conocido de Hudson.


La familia había sido reportada como desaparecida luego de que el pasado lunes 11 de junio, amigos y familiares llegaron a un parque de Angleton, un poblado ubicado al sur de Houston, donde se suponía que la pareja iba a celebrarle el quinto cumpleaños a su hijo. Los invitados se quedaron esperando porque la familia nunca se presentó, según un artículo publicado en el portal noticioso del diario Houston Chronicle.

“Si alguien sabe algo sobre Maya Rivera o RayShawn Hudson, por favor llámenme o llamen a la policía de Angleton. Se presentó un reporte de personas desaparecidas para ellos y especialmente para mi nieto baby Ray, quien cumplió 5 años el lunes. Los tres fueron vistos por última vez el domingo 10 de junio. Por favor, compartan (este post) con todos. Ellos estaban conduciendo un Hyundai Genesis plateado del 2015, con daños en la puerta del lado del conductor”, escribió Frances Rivera, la abuela del niño, en su cuenta de Facebook el miércoles 13 de junio.


El jueves siguiente, oficiales del sheriff del condado Fort Bend ubicaron el auto de la familia desaparecida en la ciudad de Rosenberg, al oeste de Houston. La persona detrás del volante era Satterfield, quien fue arrestado bajo cargos de posesión de sustancias controladas.

Las autoridades no proporcionaron detalles del arresto o cómo lograron llegar hasta Satterfield, pero Henry Floyd, un hombre entrevistado por la cadena KTRK quien asegura que su hija y el sospechoso tuvieron un hijo, indicó haberlo alojado en su propiedad en el condado de Wharton, de forma temporal.

“Estaba tratando de ayudarle mientras él juntaba suficiente dinero para conseguir un lugar donde vivir”, dijo Floyd.

Un día Floyd notó algo que le pareció extraño, según relató a KTRK. Satterfield apareció de repente con un auto y al preguntarle de dónde lo había sacado, solo dijo que lo estaba usando por un tiempo. Además, lo vio quemando algo, que parecía ser basura, por largo tiempo.

Después de ese episodio, Floyd le pidió al sospechoso que se fuera de su propiedad.

Fue entonces cuando oficiales del condado Fort Bend lo pararon en Rosenberg y lo arrestaron bajo otros cargos.

Autoridades del condado Wharton informaron en un comunicado de prensa el pasado sábado que habían recibido pistas relacionadas con un posible crimen cometido en una propiedad rural de Wharton. No mencionaron nombres de testigos o del dueño del predio, pero todo indica que se trataba de Floyd.

Luego de interrogar al testigo, los investigadores fueron a la prisión donde estaba detenido Satterfield y este accedió a cooperar con las pesquisas y a mostrarles el lugar exacto donde estaban los restos humanos, que autoridades presumían, eran de la pareja y el niño.

Expertos forenses de la Universidad Estatal Sam Houston ayudaron a establecer que los huesos quemados correspondían a los de dos personas adultas y un menor.

Basados en esa información y en los testimonios de testigos, las autoridades consideran que los restos corresponden a los de Hudson, Rivera, y su pequeño hijo.

“Las autoridades me confirmaron ayer (junio 16) la muerte de nuestros seres queridos… Mi corazón me duele profundamente, pero puedo encontrar algo de paz sabiendo que los tres juntos ahora están con Dios. Me pregunto ¿por qué? Si ellos solo hubieran... pero eso no sirve de nada. No cambiará nada. Siempre recordaré y tendré en un lugar muy especial de mi corazón a mi niña Maya Victoria Rivera, que tenía solo 24 años, y sobre todo a mi hermoso nieto Ray Shawn Hudson Jr. que acababa de cumplir 5 años”, escribió en un post de Facebook la señora Frances Rivera, madre y abuela de dos de las víctimas.

“Las próximas semanas serán las más difíciles, por favor ayúdenme orando y pidiéndole a Dios que me ayude a encontrar sentido a todo esto”, se lee en el mismo post.

La investigación de los asesinatos sigue en curso y el presunto responsable, quien tienen un largo historial delictivo, permanece detenido.

Vea También:

En Imágenes: Las muertes de menores que más han conmovido a la comunidad de Houston

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:ArrestosDesaparicionesTexas