publicidad
Liliana y Rogelio Domínguez se casaron en la barda fronteriza entre New Mexico (EEUU) y Chihuahua (México).

Amor y protesta: el doble motivo de esta dreamer para casarse en el muro fronterizo con su novio deportado

Amor y protesta: el doble motivo de esta dreamer para casarse en el muro fronterizo con su novio deportado

Liliana Domínguez, beneficiaria de DACA, aprovechó el evento “Abrazos, no muros” realizado el domingo pasado en la barda fronteriza que separa New Mexico (EEUU) y Chihuahua (México) para casarse con su novio deportado y así llamar la atención del Congreso sobre la necesidad de una solución definitiva para los soñadores.

Unidos por el amor, pero separados por un muro: así fue la boda de esta dreamer en la frontera Univision

HOUSTON, Texas. – Liliana y Rogelio Domínguez contrajeron matrimonio el pasado domingo, pero lejos de ser una boda de ensueño, fue un momento de dolor. Solo pudieron estar cerca el uno del otro por unos cuantos minutos luego de darse el sí, aunque siempre separados por el muro, por lo que el beso que selló su unión tuvo que ser a través de los barrotes de metal de la barda fronteriza que separa New Mexico (EEUU) y Chihuahua (México).

Relacionado
preview
FBI investigará denuncias de acoso sexual a indocumentada en un centro de detención de ICE


Liliana es beneficiara de DACA y vive en Houston. Rogelio es un mexicano que vivió en Estados Unidos por más de 10 años, pero fue deportado en febrero pasado. La pareja tenía una relación de más de tres años cuando se vieron forzados a separarse.

publicidad

A pesar de que el reencuentro y la boda fue un momento doloroso para ambos y de que no saben cuándo podrán estar juntos de nuevo, Liliana no se arrepiente de la decisión que tomaron y de la forma como lo hicieron. “En ese momento cerramos (ignoramos) todo el mundo alrededor de nosotros y nomás éramos él y yo”, dijo la joven en una entrevista exclusiva con Univision Houston.

La dreamer admitió que la decisión de casarse “fue algo repentino” porque sintieron que era la única oportunidad que tenían para hacerlo. No se veían desde que Rogelio fue deportado y cuando se dieron cuenta del evento “Abrazos no muros”, que realizaba la organización Border Network for Human Rights el domingo 10 diciembre, decidieron aprovechar ese reencuentro para unir sus vidas.

Detrás de los motivos amorosos, Liliana también pensó que el hecho de que una dreamer se estuviera casando en el muro fronterizo con su novio deportado sería un evento con el que podría llamar la atención de los congresistas y una forma de presión para que se dé una solución definitiva a los beneficiarios de DACA. “(Quiero) una reforma migratoria para todos los dreamers”, dijo.

El amor de esta dreamer logró traspasar un muro fronterizo para contraer matrimonio con su pareja Univision


Ella fue quien organizó todo. Se puso de acuerdo con su novio, quien actualmente vive en Ciudad de México, para acudir al evento en la frontera. Luego buscó una juez para que los casara. “Teníamos que aprovechar el momento de que por fin íbamos a (estar) frente a frente”, dijo al tiempo que agradeció al programa 'Abrazos no muros' y a la juez Mary Mora, de New México, quien aceptó viajar hasta el muro para realizar la boda civil.

Liliana y Rogelio no se pudieron casar con la vestimenta tradicional, porque las reglas de inmigración exigen que los familiares que se van a reencontrar vistan ropa de cierto color. Los que están en el lado estadounidense deben vestir azul y los que están en territorio mexicano de blanco.

El futuro de la pareja es incierto porque ella no puede irse a México con su actual estatus de dreamer y él no puede regresar a EEUU porque firmó una deportación voluntaria y tiene un castigo de 10 años. Están a la espera de una decisión definitiva y favorable para los beneficiarios de DACA por parte del congreso para analizar sus opciones para el reencuentro.

“Después de la boda venía muy ilusionada, muy feliz… (pero) luego pensé, '¿ahora hasta cuándo lo voy a volver a ver?'”, comentó con un dejo de nostalgia en su voz, porque tiene claro que podrían pasar años antes de estar juntos otra vez.

Vea También:

Activistas y jóvenes con DACA piden apoyo para el Dream Act
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad