null: nullpx

Con estos amuletos la buena suerte estará de tu lado

Conoce cuáles son los amuletos más utilizados alrededor del mundo y para qué sirven
28 Ago 2020 – 10:06 AM EDT
Reacciona
Comparte
1/21
Comparte
En muchos lugares del mundo existen diversas creencias que aseguran atraer la buena suerte, a lo largo de la historia, han surgido varios amuletos cada uno con sus propias características y orígenes que ayudan a atraer la fortuna de distintas maneras y para distintas cosas. Crédito: Shutterstock
2/21
Comparte
Actualmente existen amuletos que se han usado desde tiempos ancestrales y unos que han surgido de épocas más recientes. Aquí te decimos cuáles son los más comunes y poderosos según distintas culturas alrededor del planeta. Crédito: Shutterstock
3/21
Comparte
Maneki-Neko
Hace un par de décadas que estos gatitos de la fortuna pueden apreciarse en miles de negocios en distintas partes del mundo y al igual que en Japón, su país de origen, se colocan en las entradas de los comercios, sin importar el rubro.
Crédito: Shutterstock
4/21
Comparte
Esta figura nace en el siglo XVII a partir de una leyenda japonesa en la que un gato de la raza nipona bobtail, le salva la vida a un comerciante rico, que estaba atrapado en una tormenta. Maneki es un derivado del verbo maneku, que en japonés significa "invitar a pasar", mientras que Neko es "gato". El gato, a pesar de lo que muchos creen, no está saludando, sino invitando a pasar al establecimiento y según la mano que levante tiene distintos significados: la pata derecha busca atraer prosperidad y dinero; la izquierda atraer visitas y ambas patas, proteger al hogar o negocio. Crédito: Shutterstock
5/21
Comparte
Elefante
Las estatuas de elefante son muy populares y un símbolo de fuerza, potencia, estabilidad y sabiduría. Según la superstición popular, siempre deben colocarse frente a la puerta para atraer buena suerte. Tienen una función similar a los Maneki-Neko, pero a la inversa. En vez de llamar a la fortuna, son colocados en las entradas de los negocios y casas, para que puedan disuadir a la mala suerte de ingresar.
Crédito: Shutterstock
6/21
Comparte
Mano de Fátima o Jamsa
Este símbolo es típico en las culturas musulmanas y judías sefardíes, donde posee el mismo significado: "cinco". El amuleto, también conocido como "la mano de Dios", proviene desde la antigüedad y se puede apreciar en la iconografía judía ya a partir del año 244 D.C. en los frescos de la Sinagoga de Dura Europos. Según los especialistas, la mano protege del mal al detenerlo con la palma de la mano, previene las enfermedades y atrae la buena suerte.
Crédito: Shutterstock
7/21
Comparte
Herradura
Este amuleto se utiliza para ahuyentar el mal de ojo. La superstición creció de la mano de la leyenda de un herrero llamado San Dunstan, quien después se convirtió en arzobispo de Canterbury.
Crédito: Shutterstock
8/21
Comparte
La leyenda narra que el diablo entró en la tienda de Dunstan y le pidió que le pusiese una herradura a su caballo. El herrero fingió no reconocerlo y lo hizo; pero en lugar de clavarla en la pata del animal lo hizo en el pie del demonio. Dunstan accedió a retirarla, aunque solo después de que le prometiera que nunca entraría en un hogar con una herradura clavada en la puerta. Crédito: Shutterstock
9/21
Comparte
Cazador de sueños
Este talismán tiene su origen en el pueblo nativo ojibwa o chippewa, en el norte de Estados Unidos. Durante el movimiento Pan-Indio, en la década de los 60 y 70, su popularidad se extendió a otros pueblos originarios de la región, quienes comenzaron a realizar sus propias versiones.
Crédito: Shutterstock
10/21
Comparte
Como su nombre lo indica, tiene como función filtrar los sueños. Se cuelga cerca de una cama o arriba de la cabecera para proteger -especialmente a los niños- de las pesadillas y los terrores nocturnos. Crédito: Shutterstock
11/21
Comparte
Pata de conejo
Uno de los talismanes más populares alrededor del mundo, incluyendo Europa, China, África y América. Según los historiadores existe desde el año 600 AC entre los pueblos celtas, que consideraban que el conejo traía buena suerte, ya que como vivían en madrigueras bajo tierra estaban en comunicación directa con los dioses y los espíritus del inframundo.
Crédito: Shutterstock
12/21
Comparte
Escarabajo
Este insecto aparece en jeroglíficos, estatuas y esculturas desde el Antiguo Egipto. Su forma se relacionaba con el dios Jeprien (cuerpo humano y cara de escarabajo), aunque está más asociada al escarabajo como el Ra, creador del universo. Según la creencia popular actual el amuleto se especializa en proteger contra las enfermedades y la muerte. Además, en caso de que la muerte llegase, se colocaba en las momias como signo de resurrección.
Crédito: Shutterstock
13/21
Comparte
Ojo turco o Nazar
Sus orígenes no son del todo ciertos, aunque se especula que fue en la región de Asia Central, cuando el tengrianismo era la principal religión. Otros aseguran que surgió durante el Imperio Otomano y que eso explica por qué es tan popular en Turquía, Rumania, Albania, Bosnia Herzegovina, Grecia, Chipre y Siria, entre otros tantos países. Su popularidad creció en el planeta, a partir de ser unos de los souvenirs preferidos de los turistas. ¿Su función? El amuleto sirve para protegerse del mal de ojo.
Crédito: Shutterstock
14/21
Comparte
Daruma
Este muñeco rojo representa al monje Bodhidharma, fundador del budismo Zen, quien habría perdido las manos y pies al estar meditando por un largo tiempo, por lo que carece de brazos y piernas. Cuenta con un bajo centro de gravedad que le permite recuperar su postura original si llega a caer, simbolizando con ello la perseverancia y el optimismo.
Crédito: Shutterstock
15/21
Comparte
Se caracteriza por presentar una figura ovalada, con bigotes y barba en su cara, resaltando por tener ojos blancos, uno de los cuales se pinta al pedir un deseo y, una vez cumplido, se pinta el otro, para llevarlo a un templo budista como ofrenda. Pero, en caso de no lograr el deseo, se quema en una ceremonia de purificación que se celebra a finales de año. Crédito: Shutterstock
16/21
Comparte
La Llave de la Fortuna
Las llaves son un símbolo de Poder y de Conocimiento. Son muchas las leyendas en las que se habla de la llave de la sabiduría, o en que necesitamos encontrar una llave adecuada para conseguir algo oculto.
Crédito: Shutterstock
17/21
Comparte
El reconocimiento de las llaves como amuleto data desde los tiempos de la Antigua Roma. En ese momento se asociaba al juicio, al diferenciar lo bueno de lo malo y al recuerdo. Se las relaciona también con la sabiduría, ya que simbolizan una puerta abierta a nuevos conocimientos, como también así a la madurez. Crédito: Shutterstock
18/21
Comparte
Trébol de cuatro hojas
La leyenda de encontrar un trébol de cuatro hojas proviene del año 200 a.C y era considerado un símbolo sagrado para los druidas de las Islas Británicas, que pensaban que con él se podía ver a los demonios. También se cree que cuando Eva fue expulsada del Paraíso se llevó un trébol de cuatro hojas; por eso, desde entonces, se cree que da suerte.
Crédito: Shutterstock
19/21
Comparte
Se dice que las cuatro hojas del trébol pueden representar la salud, dinero, amor y prosperidad, los cuatro puntos cardinales (norte, sur, este y oeste), las cuatro estaciones del año (primavera, verano, otoño e invierno), los cuatro elementos de la naturaleza (agua, aire, tierra y fuego), las cuatro fases de la luna o los cuatro ciclos de la vida, por nombrar sólo algunas de las muchas versiones que puede haber respecto a esta creencia. Crédito: Shutterstock
20/21
Comparte
Figa o Higa
Los orígenes de la Figa o Higa son imprecisos, se tiene conocimiento de su uso ya en el Egipto del II milenio a.C. Ha perdurado de manera común en las civilizaciones sucesoras a la faraónica. La Figa fue muy usada entre los fenicios y romanos, que puede considerarse -junto con el ojo y el falo-, el talismán que más se encuentra en los yacimientos de aquellas épocas.
Crédito: Shutterstock
21/21
Comparte
Es un amuleto para ahuyentar el mal de ojo, también se utiliza contra la envidia y los celos y como protección contra las enfermedades. Pueden ser de diversos materiales, aunque conviene que sea de materia rompible, ya que precisamente su ruptura es lo que indica que su protección ha sido efectiva; ya que cuando el amuleto ha recogido la negatividad destinada a su portador, se rompe. En ese caso hay que enterrarla y sustituirla por otra nueva. Shutterstock
Reacciona
Comparte
En alianza conCivic Science

Más contenido de tu interés