null: nullpx
Cargando Video...

Prueba de Fe - San Dimas

Univision21 Abr 2019 – 12:00 AM EDT

Comparte

[música]

diego: mami, ¿puedo llevar

mi espada nueva?

amanda: está bien.

está bien, vámonos.

¿todo listo?

>> sí, señora, todo listo.

>> amanda, amiga, viniste.

pensábamos que no ibas a venir.

amanda: ¿qué?

¿y perderme el chisme

que me tienen?

ni loca.

diego: mami, ¿puedo ir

para el parque?

amanda: claro, mi amor,

pero tiene en un lugar

donde te pueda ver, ¿ok?

anda.

¿qué fue lo que pasó?

>> gracias por atender

a mi llamado.

>> madre, creo que este

no es un buen momento

para una reunión,

la emergencia del hospital

está totalmente colapsada.

>> siempre lo está.

le presento a--

a los padres, gustavo y antonio.

ellos son miembros

de la comisión para la causa

de los santos.

están acreditados

por el vaticano.

ellos vinieron

porque al vaticano llegó

el caso del enfermo

que despertó después

de haber sido diagnosticado

vegetal.

antonio: doctora carmen,

un honor conocerla al fin.

sabemos que el paciente

prácticamente huyó

después de recuperar

la consciencia.

[alerta de mensaje]

pero por favor, cualquier

información que nos pueda

facilitar sería bienvenida.

carmen: disculpen, ahora debo

ir al quirófano.

>> carmen.

gustavo: madre.

madre, nosotros somos médicos

y podemos entender.

doctora, nosotros, al igual

que usted, sabemos que la vida

de cualquier ser humano

es mucho más importante

que cualquier información.

carmen: disculpen,

puedo ofrecerles el informe

escrito y luego

les puedo brindar cualquier

entrevista cuando ustedes

quieran.

antonio: bien, perfecto,

eso sería de bastante ayuda.

carmen: bueno, vengan conmigo.

permiso, madre.

gustavo: permiso.

antonio: con permiso, madre.

>> señorito diego,

hora de irnos.

diego: pero no es justo,

acabamos de llegar.

>> [ríe]

ordenes de su mamá.

diego: ¿y dónde está rodolfo?

>> rodolfo tuvo que retirarse.

diego: ¿sin rodolfo?

>> venga conmigo ahora, niño,

no discuta, vamos.

amanda: no, no, ya va,

y ella se está haciendo

sus uñas, ¿por qué no va

a la peluquería?

>> ay, porque no le gusta.

le da pena salir sin su chofer.

amanda: ¿pena?

>> sí.

amanda: pena le debería dar

hacerse las uñas ella misma.

todos: [hablan a la vez]

amanda: iey, mi amor!

¿qué haces con esa espada?

>> la encontré tirada

en el piso, ahora es mía.

amanda: no, mi amor,

si este es el juguete

preferido del diego.

¿dónde está diego?

todos: idiego! idiego!

idiego! idiego! idiego!

amanda: idiego! idiego!

idiego!

todos: idiego, diego!

amanda: idiego!

andrea--

>> no, no lo encontramos.

>> no lo encontramos.

todos: idiego, diego!

carmen: por aquí debe estar

el informe del paciente,

pero como les mencioné

no le realizamos ningún tipo

de estudios posteriores

a su recuperación.

ese hombre, prácticamente,

huyó del hospital

sin que le diésemos el alta.

antonio: ¿y hablaron

con sus familiares?

carmen: sí.

vino su hermano a visitarlo

y se sorprendió de su repentina

mejoría y de su ausencia.

se fue sin dejar ningún tipo

de datos.

gustavo.: doctora, entendemos

su emergencia,

pero ¿nos podría decir algo

más acerca del día

que ese paciente ingresó

al hospital?

todos: [hablan a la vez]

>> iauxilio, auxilio, por favor!

iun médico!

todos: [hablan a la vez]

carmen: isosténganlo!

acuéstenlo acá.

>> ivamos!

carmen: acuéstenlo, por favor.

no hay reacción de la retina.

este hombre tiene una

inflamación cerebral severa.

¿qué sucedió?

>> no, él tiene días

sintiéndose mal, doctora.

el--él comenzó a vomitar.

perdía la consciencia

y tuvimos una discución

y de pronto se cayó al piso,

doctora, y comenzó a decir

incoherencias--

todos: [hablan a la vez]

>> hermano.

carmen: señor,

¿puede escucharme?

si puede escucharme

diga algo.

señor.

esa fue la primera vez

que vi al paciente

y mi diagnóstico un acv,

o un accidente cerebro vascular.

antonio: conocemos el término.

muchas gracias.

solamente queríamos saber

qué fue lo que pasó luego.

carmen: allí tienen el informe.

permiso.

gustavo: doctora, disculpe,

una pregunta más.

¿qué palabras balbuceaba?

carmen: ahora que lo menciona

era bastante peculiar.

"traidor, traidor,

no me entregues".

"no me entregues, traidor".

[música]

[música]

gustavo: antonio,

¿cómo deberíamos iniciar

una investigación como esta?

porque estamos en un callejón

sin salida.

antonio: bueno, no hemos hablado

ni con el paciente

ni con sus familiares.

gustavo: eso es lo extraño,

no dejaron una dirección.

e incluso la doctora dice

que el paciente no tiene nombre,

¿con quién vamos a hablar?

antonio: bueno, tenemos torrente

sanguíneo.

huellas dactilares.

fotografías.

este hombre existe,

tenemos que buscarlo.

no--no--no podemos abandonar

un caso como este.

gustavo: [ríe]

antonio, somos sacerdotes,

no detectives.

¿cómo podríamos buscar

a un prófugo anónimo?

antonio: ¿y si esta dificultad

es parte de un milagro?

un hombre que es curado

inexplicablemente

y no quiere aceptar su destino.

es posible que--

que esté a prueba su propia fe.

es un hijo bendecido por dios,

no podemos abandonarlo

hasta saber la verdad.

marcos: yo no entiendo qué están

haciendo en la casa,

deberían estar afuera

buscando a mi hijo.

>> señor marcos,

no podemos recorrer la ciudad

de casa en casa buscando

al niño.

hay que esperar que los

criminales hagan contacto.

estamos haciendo todo

lo que está en nuestras manos

para conseguir a su hijo.

>> permiso.

claro que puedo pasar

si yo soy de la familia.

nomás eso faltaba,

¿me va a meter preso?

amanda: ay, mi niño,

se robaron a mi niño.

>> hija mía, hija mía,

paciencia, paciencia.

>> debes comer, gerardo,

después de todo lo que has

pasado debes alimentarte bien.

gerardo: esta porquería

no es alimentarnos bien.

a esta hora deberíamos estar

comiendo lomito.

o langosta.

no sopita de sobras.

>> deberías ser agradecido

de estar vivo,

eso es todo.

gerardo: esto no es estar vivo

o por lo menos no es la vida

que yo merezco.

y todo estaba muy bien,

muy bien, hasta que este inútil

dañó todo.

>> bueno, este inútil

salvó tu vida.

>> ay, ya, basta, basta,

por favor.

¿podríamos ser una familia

normal, al menos,

a la hora de comer?

gerardo: lo siento,

pero no tengo hambre.

>> hijo, por favor.

gerardo: ino tengo hambre dije!

ino tengo hambre dije!

iy ahora déjenme en paz!

tengo asuntos que atender.

>> nosotros solo lo conocemos

como el paciente 825.

cuando él ingresó

se hicieron los procedimientos

regulares

que es tratar de identificar

si tiene algún tipo

de documentación.

luego se llamaron a las

autoridades para que tomaran

muestras tanto de las huellas

dactilares como dentales

del paciente.

antonino: ¿qué pasó

con la persona que lo dejó

en el hospital?

>> el se identificó

como su hermano,

pero se fue.

las autoridades intentaron

chequear,

pero nadie pudo identificarlo,

hasta sus huellas dactilares

que fue cuando se descubrió

que era un delincuente buscado

por robo y extorsión.

antonio: ¿y por qué

no lo detuvieron?

>> porque es que la policía

llegó tarde con esa información.

y cuando había llegado,

ya se había escapado

y eso es todo un misterio

para nosotros

porque cuando nosotros lo vimos

estaba en coma

y de la noche a la mañana

desapareció.

[teléfono]

>> atentos.

atentos todos.

isilencio!

y recuerde,

no discuta con ellos,

solo escuche lo que tienen

que decir.

marcos: diga.

gerardo: tenemos a su hijo

y queremos que nos entregue

un millón de dólares

si quiere verlo con vida

otra vez.

marcos: ¿y cómo está él?

por favor, quiero saber

cómo está él.

yo quiero hablar con mi hijo.

¿es usted el hombre

que se lo llevó del parque?

gerardo: tiene 24 horas

para conseguirme el dinero

o no volverá a verlo de nuevo.

amanda: [llora]

fue mi culpa.

antonio: capitán,

queremos agradecerle

su interés en el caso.

>> este caso es un misterio

incluso para nosotros,

así que cualquier información

que nos puedan suministrar

será bienvenida.

ese tipo es peligroso.

se llama gerardo sandoval

y en los bajos fondos

se lo conoce como el remoquete

del mayor.

gerardo: [jadea]

gustavo: ¿dirige una banda

delictiva?

>> no, no dirige una banda,

dirige una familia.

su hermano se llama vicente,

una suerte de lacayo

que lo acompaña en todos

sus crímenes.

antonio: lacayo,

quiere decir que no participa

en los crímenes.

>> no dije eso.

ambos son criminales buscados.

gerardo: [jadea]

[gime]

>> mi recomendación

es que si se encuentran

con alguno de ellos,

pues, nos lo comuniquen

de inmediato.

gustavo: oficial,

no buscamos criminales,

ni juzgamos a nadie,

buscamos explicaciones

acerca de lo que le pasó

a este hombre.

>> claro, ustedes piensan

que es un milagro.

antonio: claro, es un caso

único.

recuerde que todos merecemos

el perdón de los pecados.

criminales como barrabás

o sandimas tuvieron

el perdón de la mano

de jesús.

quizás esto es un nuevo

comienzo.

gerardo: iya, ya, ya!

iya déjenme en paz!

iya!

[teléfono]

>> esa puede ser la única

oportunidad de recuperar

a su hijo con vida.

recuerde que usted está a cargo.

no muestre debilidad.

si ellos sienten debilidad

entonces van a sentir

que ganaron.

amanda: [balbucea]

por dios, atiende.

marcos: aquí estoy.

gerardo: yo pensé que su hijo

ya no le interesaba.

marcos: por favor, yo voy

a hacer todo lo que usted

me pida.

yo necesito saber que mi hijo

está bien.

gerardo: es que usted solamente

tiene que hacer lo que yo

le diga.

marcos: no, escúcheme,

escúcheme bien,

escúcheme atentamente.

aquí tengo todo lo que me pidió

y tengo su dinero,

pero si yo no hablo con mi hijo

no voy a mover un dedo

para entregárselo.

amanda: ¿te volviste loco?

¿cómo le vas--?

marcos: [chista]

[teléfono]

aló.

diego: papi, ¿dónde estás?

marcos: hijo, hijo.

diego: papi, ¿dónde estás?

marcos: hijo.

¿estás bien, hijo?

quédate tranquilo

que tu papá va ir a buscarte.

gerardo: yo le recomiendo

que nunca más intente algo

tan arriesgado.

me comunicaré con usted

en las próximas horas

para darle las instrucciones

de la entrega del dinero.

marcos: no, escúcheme,

escúcheme,

aquí tengo el dinero,

yo mismo se lo voy a llevar.

yo mismo se lo llevo,

pero por favor, yo necesito

que me devuelva a mi hijo.

idevuélvame a diego, por favor!

idevuélvamelo!

[disparo]

gerardo: la próxima vez

el disparo va a ir directo

a la cara de su hijo

así que espere mi llamada.

[música]

[música]

gustavo: disculpe, señora,

disculpe.

queríamos saber si--

>> no, no, no.

gustavo: señora, por favor,

queríamos saber si conoce

a este hombre.

si nos puede ayudar

sería muy importante

para nosotros.

>> ¿y ustedes qué quieren

con él?

antonio: señora,

pero ¿lo conoce?

gustavo: somos representantes

del vaticano para la causa

de los santos.

>> bueno, yo no sé nada de eso.

¿no son policías?

antonio: no, no, señora,

nosotros no somos policías.

nuestro interés en conseguir

a este hombre no tienen

nada que ver con los delitos

que haya podido cometer.

gustavo: solo queremos saber

qué sucedió en el hospital,

eso es todo.

>> ¿quieren saber sobre

su enfermedad?

gustavo: entonces sí lo conoce.

por favor, señora,

necesitamos encontrarlo,

hablar con él.

>> pasen.

gustavo: permiso.

>> disculpen el lugar,

pero somos personas humildes.

antonio: no, señora,

no es el dinero el que hace

a las personas,

son sus acciones

lo que importan.

>> mi hijo ha estado muy extraño

desde que regresó del hospital.

no come y tiene pesadillas

que lo atormentan.

gustavo: señora, solo queremos

saber qué sucedió

antes de llegar al hospital.

>> yo no sabría decirles.

quizás mi otro hijo, vicente,

pueda ayudarlos mejor que yo.

gustavo: bien.

>> ya lo llamo.

gustavo: adelante.

>> vicente, vicente.

ivicente!

vicente: ¿qué pasa, ma?

¿quiénes son estas personas?

>> son curas.

ellos quieren conversar contigo

sobre lo que pasó la otra noche

en el hospital.

vicente: no, no, no, no.

yo no sé nada sobre ese asunto.

no me pregunten nada,

que yo no sé nada sobre eso.

antonio: hijo, hijo,

no somos policías.

no deseamos ninguna información

sobre algún crimen cometido.

no queremos problemas.

solamente queremos saber

qué fue lo que sucedió

con tu hermano en el hospital,

si fue bendecido por algún

milagro.

amanda: quiero agradecer a todos

ustedes por venir

el día de hoy.

como muchos saben nuestro hijo

fue secuestrado,

pero estamos haciendo

todos los esfuerzos

por recuperarlo.

>> ¿les han solicitado rescate?

marcos: esas es información

que estamos manejando

en confidencialidad

para poder garantizar

el regreso de nuestro pequeño.

amanda: hoy los llamamos

a ustedes, los medios,

para poder hacerles llegar

un mensaje a todo el país

y llamar a la razón

y a la cordura de aquellos

que me han quitado

lo más preciado en la vida,

nuestro hijo.

>> ¿saben algo del niño?

marcos: nosotros sabemos

que está con vida

y deseamos con todo nuestro

corazón

que regrese sano y salvo.

>> ¿qué mensaje le quisieran

dar a sus captores?

amanda: que yo los perdono.

de todo corazón,

que yo los perdono,

pero que por amor a dios

o por lo más preciado que ellos

tengan que, por favor,

me regresen a mi hijo.

padre.

>> queridos hermanos,

cuando jesús estaba en la cruz

estaba acompañado

de dos ladrones.

uno de ellos lo maldecía

y el otro lo defendía.

lo defendía diciéndole:

"señor,

¿qué pecado has cometido?

nosotros, sí, somos merecedores

de nuestra pena y castigos

por los delitos cometidos,

pero tú eres inocente.

cuando estés en tu reino

acuérdate de mí".

y jesús le respondió:

"hoy mismo estarás conmigo

en el paraíso,

hombre de buena fe".

porque dimas fue un criminal

que jesús perdonó y dio

entrada al paraíso.

desde entonces san dimas

protege a los inocentes,

a las víctimas de los crímenes

más atroces y devuelve

lo que ha sido robado.

vicente: ¿qué te pasa?

gerardo: [gime]

nada, nada, nada.

anda, anda a despertar

la mercancía que ya pronto

la vamos a entregar.

vicente: si--si no te sientes

bien, yo creo que lo mejor

es que no hagamos nada.

gerardo: haz lo que te digo,

vicente.

haz lo que te digo y cállate.

[gime]

[vomita]

vicente: el estaba vomitando.

yo no sé--yo no sé nada

de la enfermedad de mi hermano,

yo no conozco esa enfermedad.

no sé nada, yo no sé nada.

yo lo que sé, por favor,

es que ustedes tienen que irse

porque si mi hermano llega

y los encuentra aquí

se van a meter en tremendo

problema.

no le va a gustar para nada

verlos aquí,

así que, por favor, le agradezco

salgan.

gustavo: queremos conocerlo.

antonio: necesitamos hacer

una investigación médica.

tenemos que saber qué tuvo

y sobre todo qué fue

lo que lo curó.

gerardo: yo me curé solo

y no veo qué es lo que quieren

averiguar.

¿quiénes son ustedes?

¿qué es lo que hacen

aquí en mi casa?

[música]

[música]

gustavo: gerardo,

necesitamos saber

qué enfermedad padeciste.

estuviste en coma

por varios días

con un diagnóstico

nada alentador.

necesitamos explicaciones--

gerardo: aquí la única

explicación que me van a dar

es cómo fue que llegaron

a mi casa.

así que hablen de una vez.

antonio: tienes sueños extraños,

¿verdad?

incluso estando despierto.

gerardo: ¿cómo saben eso?

¿me han estado siguiendo?

>> no, no, gerardo.

algo sucedió en el hospital.

gustavo: esos sueños extraños

son mensajes divinos.

mensajes que no quieres

escuchar, gerardo.

tenemos que saber

todo lo que pasó antes

de que comenzaran tus vómitos.

[teléfono]

marcos: sí.

gerardo: no debió hablar

con nadie.

debió mantener a la policía

y a los medios lejos de todo

esto.

marcos: la oferta sigue en pie.

tengo su dinero

y tengo su atención,

yo solamente quiero a mi hijo.

gerardo: ahora va a tener

que ser el doble.

marcos: yo quiero a mi hijo

de regreso.

por favor, solo dígame dónde,

yo le daré todo lo que quiera.

gerardo: a media noche

colina monte molino,

pasando el río.

eso sí,

debe ir solo.

cualquier movimiento en falso,

cualquier movimiento sospechoso

va a recibir a su hijo

en partes, ¿le quedó claro?

marcos: ahí estaré.

vicente: gerardo,

tú no estás bien.

yo creo que lo mejor

es que cancelemos todo esto.

gerardo: ¿qué? ¿ahora tú

estás al mando?

vicente: no.

pero mírate.

mírate.

en esas condiciones

ni siquiera vas a poder

defenderte.

yo creo que no deberías ir.

gerardo: tú no mandas.

tú no mandas.

así que vamos a terminar

el trabajo.

vicente: igerardo!

gerardo, ¿qué pasa, hermano?

igerardo!

gustavo: gracias.

gerardo: simplemente me fui.

es como si me hubieran apagado

con un botón y perdí

el conocimiento.

vicente: estabas convulsionando,

pero es que si no te llevaba

al hospital te morías.

gerardo: las personas

como nosotros no salen

de los hospitales.

gustavo: convulsiones, vómitos,

inflamación cerebral.

esos son síntomas

de una meningitis muy agresiva.

ahora la interrogante

está en cómo te curaste

tan rápido.

antonio: tenemos que hacerte

más exámenes, gerardo.

gustavo: estos sueños

que tienes, ¿qué miras?

gerardo: está cristo

en la cruz y hay una--

una tormenta.

y un hombre que me mira

como amenazante que yo--

como--como que quisiera

hacerme daño,

que yo no lo llamaría

ningún santo.

>> si alguien puede hacernos

este milagro es san dimas,

el primer hombre que entra

al paraíso de manos

de nuestro señor jesucristo.

desde entonces nos protege.

amanda: ya no hay nada

que hacer,

ahora solo dependemos de él.

[llora]

marcos: imuy bien!

iaquí estoy!

iaquí estoy!

iaquí es donde me dijeron! ¿no?

¿dónde está mi hijo?

¿dónde está diego?

idiego!

idiego, hijo!

iaquí está tu papá!

iaquí estoy!

iya, ya! ¿qué más quieren?

iaquí estoy!

itraje lo que querían!

iesto es lo que querían! ¿no?

iesto! ila plata!

iaquí está toda la plata

que querían, toda!

ibastante!

¿dónde está diego?

idiego!

idiego, hijo!

¿qué hicieron con mi hijo?

idiego!

ino puede ser!

[grito]

antonio: el santo que él ve

es san dimas.

significa que lo que se robó

debió haber sido devuelto,

y aún lo que hizo lo atormenta.

gustavo: entonces el milagro

no estuvo en la salvación

de gerardo,

el milagro estuvo en la petición

de devolver lo robado.

antonio: exacto.

ahora debemos saber qué es.

gustavo: disculpen,

quisiera hacer una pregunta más.

esta mercancía que tenían,

¿fue regresada?

vicente: eh, podría decirse

que sí.

amanda: el oficial rodríguez,

esa noche, nos entregó

a nuestro hijo

y ahora vienen ustedes y--

¿ustedes conocen al culpable,

al secuestrador?

marcos: es que no entiendo.

¿cómo un hombre puede enfermar

de esa manera?

¿qué clase de justicia divina

es esa?

antonio: san dimas tiene

esa cualidad.

el criminal que cometió

la fechoría enfermará

progresivamente hasta regresar

lo robado.

amanda: ¿ustedes conocen

al delincuente?

si ustedes lo conocen

ese hombre tiene que ir preso.

hay que denunciarlo.

gustavo: señora amanda,

ustedes han sido parte

de un milagro.

dios intercedió por ustedes.

dios no castiga,

dios perdona.

marcos: así que ustedes

vienen a nuestra casa

a conocer nuestra historia,

saben por las cosas que pasamos

y ¿aún así nos piden

que perdonemos?

lo siento.

de verdad lo siento,

pero yo no creo que sea posible.

amanda: ¿y si lo vuelven

hacer?

yo no deseo que otra familia

pase por lo mismo que nosotros.

gustavo: ustedes pidieron

un milagro y les fue concedido.

en este momento

su fe está a prueba.

ustedes deben pagar esa promesa.

[música]

[música]

marcos: fue la peor noche

de nuestras vidas

hasta que el oficial llamó

y nos dijo que a nuestro hijo

lo habían encontrado

en un carro.

de verdad, para nosotros,

todo esto es un gran misterio.

antonio: quizás la respuesta

para ese misterio la tengamos

nosotros.

marcos: es que de verdad

no puedo entenderlo.

¿cómo nuestra historia

puede estar conectada

con el milagro de la curación

de un hombre en un hospital?

gustavo: los caminos de dios

son misteriosos,

pero siempre correctos.

todos estamos conectados

de alguna manera.

>> ave maría purísima--

amanda: perdóneme, padre,

es que tengo mucho tiempo

que no vengo a confesión.

>> ¿amanda?

amanda: lo siento, padre,

sé que puedo confiar en usted

fuera de este lugar,

pero hoy necesito la confesión.

deseo buscar el perdón

de dios por mi pecado.

>> pero ¿qué es lo que has

hecho, hija?

amanda: no lo que he hecho,

padre,

es lo que siento.

[llora]

mi alma arde en ira, padre.

[llora]

el miedo de perder a mi hijo

y el deseo de conseguir

a los culpables ha llenado

mi corazón de rabia.

[llora]

yo los quiero muertos, padre.

>> santo dios, bendito seas.

pero ¿qué es lo que estás

diciendo, hija?

amanda: es lo que siento.

[llora]

y yo quisiera ajusticiarlo

con mis propias manos, padre.

>> hija, es normal sentir ira

y rabia.

es humano.

no estás en derecho de castigar.

recuerda a nuestro señor

jesucristo que nos enseñó

a colocar la otra mejilla, hija.

amanda: yo fui bendecida

por un milagro, padre.

mi hijo regresó sano y salvo.

yo tengo una eterna--

eterna deuda con san dimas.

pero ¿usted entiende que en mí

solo cabe el odio, padre?

[llora]

y que eso me convierte

en una persona que no merece

esa bendición.

carmen: te había dado

muerte cerebral

y ahora estás como

si no te hubiese sucedido nada.

gerardo: así soy yo,

hago las cosas como nadie

se las espera.

antonio: cuidado, hijo,

la soberbia también

es un pecado.

gerardo: ¿o sea que puedo irme?

gustavo: recuerda que puedes

estar muy bien físicamente,

pero psicológicamente

tus culpas permanecerán ahí.

gerardo: los tipos como yo

no tenemos culpa

y mucho menos disculpa.

entonces, ¿puedo largarme ya?

carmen: puede irse cuando

lo desee.

gerardo: yo cumplí mi parte

del trato,

ahora me regresan a mi barrio.

gustavo: prometimos no revelar

tu identidad ni tu dirección

y tú nos das la información

que necesitamos para levantar

el informe.

gustavo: iremos con la doctora

a buscar las copias

de tus exámenes iniciales,

espéranos aquí.

gerardo: cuidadito y me están

montando una trampa

porque no se las pienso

perdonar.

antonio: doctora.

carmen: voy.

gustavo: permiso.

gerardo: bueno, ¿y a ti

qué te pasa, eh?

ya yo hice todo

lo que me pidieron,

ahora lo que quiero

es largarme de aquí.

vicente: estoy preocupado.

estoy preocupado por ti.

bueno, por nosotros.

gerardo: bueno, pero entonces

relájate.

relájate.

porque vamos a estar bien.

>> bueno, aquí tienen

las copias certificadas

de los exámenes y cualquier

otra cosa que deseen

no tienen más que decirlo.

antonio: gracias, madre.

carmen: madre.

>> sí.

carmen: llamemos a la policía.

antonio: bueno, un momento,

¿cómo que van a llamar

a la policía?

¿qué está diciendo?

>> por supuesto,

la doctora tiene razón.

se trata de unos criminales

peligrosos,

nosotros nos debemos

a la comunidad.

gustavo: con todo respeto,

madre,

esos criminales como usted

los llama,

fueron dignos de que dios

dirigiera su mirada

hacia ellos.

antonio: además yo estoy seguro

que el señor iluminará

sus almas con el deseo

de arrepentimiento

de sus pecados.

¿quiénes somos nosotros

para juzgarlos?

carmen: y cuando esas personas

disparan contra personas

inocentes, roban, violan,

venden drogas a los niños,

¿dónde está la mirada de dios?

antonio: no podemos culpar

a dios por el mal de la tierra.

no está en el entendimiento

de nosotros su manera de obrar.

>> yo soy tan católica

como ustedes,

pero este hospital está lleno

de víctimas de esos criminales

y si podemos ayudar lo haremos.

gustavo: jesús perdonó al ladrón

que, junto a él en la cruz,

se arrepintió de sus pecados

y logró entrar al paraíso.

madre, hoy ese ladrón

nos está regalando un milagro

y nosotros, simples hijos

de dios, ¿vamos a dudar

de sus designios?

gerardo: tú estás demente.

tú estás demente y esos curitas

te lavaron el cerebro.

vicente: no, gerardo,

es suficiente.

tú sabes dónde vamos a parar

si seguimos con todo esto.

vamos a aceptar esa ayuda.

gerardo: yo no pienso

pagar cárcel,

porque los curas dicen

que me van a salvar el alma.

así que tú y yo nos largamos

de aquí, ¿oíste?

vicente: pues, no.

yo me cansé.

yo me cansé y me voy a entregar.

yo llego hasta aquí.

gerardo: ¿qué estás diciendo,

vicente?

¿qué estás diciendo?

tú no te vas a entregar,

porque si tú te entregas

me van a inculpar a mí.

claro, claro.

todo fue un plan

de esos curitas

desde el principio, ¿verdad?

vicente: no.

gerardo: me trajeron para acá

porque ya te habían convencido

a ti, ¿verdad?

vicente: no, no, no.

gerardo: ¿no?

vicente: no, soy yo,

soy yo que decidí

que ya no quiero seguir viviendo

mi vida como un prófugo

criminal.

gerardo: ¿y qué piensas hacer?

¿qué piensas hacer?

¿te vas a convertir en un cura?

¿o le vas a pedir a un santo

que te convierta en una linda

mariposa?

tú eres un criminal, vicente.

tú eres un criminal,

un criminal como yo

y no hay manera de cambiar eso.

vicente: quizás sea así,

pero yo no quiero tocar fondo

y me voy a entregar.

hasta aquí llego yo.

[música]

[música]

marcos: son unos curas

que trabajan para no sé qué

comisión del vaticano.

>> imposible,

esos señores estaban buscando

a un hombre que había vivido

una curación milagrosa.

marcos: no es así,

no fue curado,

era un castigo por lo robado.

ese criminal fue quien se llevó

a mi hijo.

>> olivares, todas las unidades

al barrio los gavilanes.

orden de captura para gerardo

y vicente sandoval.

antonio: vicente, vicente.

vicente, hijo, ¿qué sucedió?

¿qué pasó?

carmen: tenemos una emergencia

en el piso--

vicente: gerardo se escapó.

gerardo se fue, se escapó.

gustavo: ¿y por qué no nos

esperó?

¿por qué no entiende

que somos su mejor opción?

vicente: es la mejor manera

de terminar con todo esto.

antonio: no, no digas eso,

no hables de terminar

que te vas a poner bien.

vicente: padre, me quiero

confesar.

todas las cosas malas que yo

hice.

>> entonces...

te vas a declarar culpable.

>> ¿no vas a presentar cargos

contra tu hermano?

vicente: no, mi hermano

no tiene nada que ver

con eso.

yo solo respondo por mí.

>> ¿por qué no te escapaste

con tu hermano?

vicente: porque decidí

abrir los ojos.

porque me di cuenta,

porque no puedo detener

el tiempo.

y aunque no puedo cambiar

las cosas ya no quiero vivir

con todas las cosas malas

que hice.

voy a rezar porque mi hermano

consiga la paz en su camino.

>> terrible es el pecado

y gravísima enfermedad del alma

la culpa,

pero no incurable.

¿qué mayor crimen

que la crucificción de cristo

y que aún en su más grande

dolor nos perdonó a todos?

nos perdonó a todos.

hoy damos las gracias infinitas

por el milagro concedido

por san dimas y te pedimos,

señor--

gerardo: las ratas siempre

seremos ratas.

>> que alojes en tu abrazo

y en tu seno a tu hijo gerardo--

gerardo: y no necesitamos

el perdón ni el permiso

de nadie.

>> que aún siendo un criminal--

gerardo: para hacer

lo que nos dé la gana.

>> le hemos perdonado.

[disparos]

[sirenas]

amanda: ¿sabes quién soy?

a ti y a tu hermano

los odié con toda mi alma,

pero entendí que el odio

me estaba consumiendo.

quiero que sepas que cumplí

mi promesa.

que no levanté acusaciones

contra ustedes.

vicente: sí.

lo sé.

mi abogado me lo dijo,

pero yo--

yo he hecho muchas cosas malas

en mi vida.

es justo que pague por todas

ellas.

amanda: [suspira]

para mí no fue fácil

perdonarte.

pero es tiempo de seguir

con mi vida.

que dios se apiade

de tu alma.

Cargando Playlist...