Llega a Estados Unidos la tradición finlandesa de dar a los bebés una caja de cartón para dormir

Desde 1930, en Finlandia cada mamá recibe una caja llena de objetos básicos para la supervivencia de su bebé. Esta costumbre ha bajado las tazas de mortalidad de recién nacidos y ahora el estado de Nueva Jersey quiere seguir este camino. La caja además se puede usar como cuna.
Foto: Cortesía The Baby Box. - Nueva Jersey planea proveer con una caja llena de elemento básicos a los 105,000 bebés que se espera nacerán en 2017. La caja, además, podrá hacer las veces de cuna.
Por:
Univision
1 Feb | 4:58 PM EST
Comparte

Se espera que 105, 000 bebés nazcan este año en Nueva Jersey. Se espera que cada uno de esos 105,000 bebés reciban unas decoradas cajitas de cartón llenas de pañales, ropa, teteros, juguetes que además les sirvan de cunas para dormir.

La idea de darle una “caja de herramientas” básicas a las madre para que sobrelleven los primeros meses con sus hijos la ha adoptado Estados Unidos de una tradición que se remonta a 1930, en Finlandia. Para entonces, el Estado se comprometió a bajar las tasas de mortalidad infantil dándole, en principio a las madres de bajos recursos, luego a todas las madres del país, este regalo que de alguna manera lograba que todo bebé llegara al mundo con las mismas posibilidades. Un recibimiento cálido e igualitario.

Los resultados de este experimento superaron cualquier expectativa porque con este gesto el país nórdico, que para la década de los 30 era pobre, logró bajar sus tasas de mortalidad de 65 bebés por cada 1,000 a tener, con el pasar de las décadas, una de las tasas más bajas del mundo de 2,5 muertes por cada 1,000 bebés en 2016. Estados Unidos tiene una tasa de 6,5 (25 naciones lo hacen mejor).

¿Por qué una caja puede salvar a un bebé?

No es que la caja tenga superpoderes mágicos, más bien se trata de que provee dos condiciones básicas para la supervivencia de los pequeños.

La primera es que la caja en sí misma se convierte, de ser necesario, en una posibilidad para cada recién nacido que llega a un hogar de tener su propia camita, sin tener que dormir con los padres.

"Los lugares para dormir poco seguros son una causa significativa para el síndrome de muerte súbita en los bebés”, explica la doctora del departamento de emergencia de Cooper University Health Care, Kathryn McCans, a USA Today, “En Nueva Jersey aún registramos 60 muertes al año porque los bebés no duermen en las condiciones adecuadas. Las cifras de 2014, en donde se registraron 57 bebés fallecidos mientras dormían, encendieron las alarmas”.

La segunda condición es que para las madres reciban este kit tienen que haber visitado a especialistas y recibir cursos prenatales y de parenting. La caja termina así alentando a las madres a ir a centros de salud, a informarse y así tener a la mano información que puede resultar vital en el transcurso de las primeras semanas del bebé.

Cajas gratuitas y a domicilio


Ahora, gracias a la unión de la compañía Baby Box Co, -que las fabrica y las vende también de manera particular- y The New Jersey Child Fatality y Near Fatality Review Board las cajas, cuyo valor es de 150 dólares, llegan a Estados Unidos y todos los bebés de Nueva Jersey van a recibirlas gratuitamente.

Para obtenerla bastará con que los padres se registren en el sitio online babyboxuniversity.com que opera, como su nombre lo indica, como una universidad para padres y se podrán recibir incluso a domicilio. También las distribuyen Perinatal Cooperative en Pennsauken, Camden y en Atlantic City.

La iniciativa, que también se ha adoptado en Canadá, promete convertirse como ha sucedido en Finlandia durante 86 años, en una de esas cosas más anheladas por las madres cuando están a punto de dar a luz. Un objeto casi de culto que junta a diferentes generaciones y que inicia la historia de cada bebé.

Aunque es una lástima que la caja no llegue a Estados Unidos con otras prerrogativas que tienen las madres finlandesas -que sin duda han contribuido en las bajas tasas de mortalidad de bebés- como una licencia de maternidad de 16 semanas remunerada o la posibilidad de ausentarse del trabajo siete semanas antes de dar a luz.

Vea también:

Estos son los 52 sitios que debes visitar en 2017, según The New York Times