null: nullpx
Vix

Un evolucionista defiende firmemente las enseñanzas creacionistas

Publicado 12 Sep 2008 – 05:17 AM EDT | Actualizado 2 Abr 2018 – 09:15 AM EDT
Reacciona
Comparte

Justo en el día de ayer estaba leyendo a una eminencia francesa en antropología, Georges Balandier, quien en uno de sus interesantísimos libros desarrolla una teoría explicativa básica del relativismo cultural en antropología, la del mito como una forma de ver el mundo en un mismo pie de igualdad a la ciencia para la civilización occidental, lo cual lo equipara a ella y lo hace invulnerable ante cualquier intento de descalificación.

Los pueblos ven el mundo como creen que así es, y nosotros vemos el mundo a través de un ojo racional que no tiene nada que ostentar ante una concepción cosmogónica maya, egipcia o de la tribu Yir Yoront de Australia.

Comento esto al comienzo de este artículo para destacar la importancia de la coexistencia de diversos puntos de vista y diferentes concepciones del mundo, lo cual es inherente a nuestra condición humana y nos hace tolerantes y respetuosos ante manifestaciones opuestas a nosotros mismos. Es esta la visión del profesor Michael Reiss de la Royal Society, quien ha defendido la permanencia de la enseñanza creacionista en las clases de la institución a la que en algún momento perteneció el propio Charles Darwin.

En pleno Festival de la Ciencia, evento que se está desarrollando en este momento en Liverpool, Michael Reiss dio cátedra de tolerancia y respeto por la diversidad defendiendo la permanencia de la enseñanza creacionista y del diseño inteligente en las aulas de la Royal Society alegando que un alumno tiene derecho a conocer todos los puntos de vista, y que la exclusión de uno de ellos en su educación (creacionismo) no necesariamente asegurará su adhesión al otro ( evolucionismo).

Reiss, evolucionista marcado, dijo entre otras cosas “Me contentaría ahora simplemente con que los niños entendiesen (la evolución) como una forma más de comprender el universo”, lo cual ya le generó algunas críticas entre sus colegas como el profesor Lewis Wolpert, quien afirmó que “El creacionismo se basa en la fe y no tiene nada que ver con la ciencia, por lo que no tiene cabida en las clases de ciencia”.

El mito cristiano es tan valedero como las verdades de la física o las teorías sociológicas funcionalistas. Cualquier visión del mundo que se tilde como científica no tiene razón en creerse superior a cualquier otra cosmovisión. El creacionismo, por más criticable que sea tiene lugar en muchísimas familias y merece un respeto y valoración que hoy por hoy no posee dentro de los círculos científicos. Lecciones de tolerancia como la de Reiss son admirables, y yo humildemente las aplaudo con convicción.

Reacciona
Comparte