null: nullpx
Logo image
ViX

Un asteroide casi se estrella con la Tierra: nos salvó la atmósfera y tenemos el video

Publicado 1 Oct 2020 – 03:00 PM EDT | Actualizado 1 Oct 2020 – 03:00 PM EDT
Reacciona
Comparte

Los meteoritos suelen desintegrarse al chocar contra la atmósfera y no tienen manera de volver al espacio; sin embargo, hubo uno que tuvo un comportamiento extraño y logró escapar rebotando.

Usualmente, los asteroides son cuerpos espaciales que, aunque se acerquen a la Tierra, son inofensivos y después de aproximarse continúan con su ruta por el espacio.

La actividad de los meteoros y asteroides debe ser monitoreada para informar sobre su comportamiento y los diferentes tipos de rocas estelares que se aproximan.

Los meteoritos solo reciben ese nombre si se parten en fragmentos cuando entran en contacto con la atmósfera, se desintegran y los pedazos aterrizan en el suelo.

Los meteoritos pueden ser originados una roca espacial desprendida de cometa o un asteroide, que se convierte en un meteoro o estrella fugaz y se desintegra al chocar con la atmósfera.

Sin embargo, no todas las formaciones rocosas se desintegran. La Red Global de Meteoros detectó la presencia de un meteoroide nombrado Earthgrazer que entró a la atmósfera sin hacer combustión, rebotó y siguió su ruta.

La roca espacial fue detectada la mañana del 22 de septiembre, ubicada a una altitud de 91 kilómetros. Mucho más cerca que los satélites en órbita, los cuales se mantienen a una distancia entre 160 y 2,000 kilómetros.

De acuerdo con Dennis Vida, fundador de la red, el meteoroide no descendió lo suficiente para que la atmósfera lo quemara, por lo que logró escapar y regresar al espacio.

Para que el fenómeno sucediera, el meteoroide tuvo que entrar a la atmósfera con un ángulo poco profundo. Un fenómeno parecido a cuando se arroja una roca al agua para que rebote en la superficie del agua.

Además, el meteoroide viajaba muy rápido, a una velocidad de 34.1 km/s, por lo que pudo pasar sin grandes complicaciones. La gravedad de la Tierra no le afectó.

Según el investigador, todavía no han encontrado el origen del cuerpo estelar del cual se desprendió.

De acuerdo con la Agencia Espacial Europea ( ESA), Earthgrazer fue un objeto espacial con mucha suerte, pues los ‘rebotadores’ no ocurren a menudo en comparación con los miles de meteoros que se detectan cada año.

Aunado a ello, de las decenas de miles de meteoritos detectados, solo 40 de ellos se pueden rastrear para encontrar su fuente original.

Detectar, rastrear y comprender el comportamiento de las rocas espaciales sirve para construir una imagen más completa del Sistema Solar con asteroides y meteoros que podrían ser potencialmente peligrosos para la Tierra o los satélites en órbita, según ESA.

No te pierdas:

Reacciona
Comparte