null: nullpx
Logo image
Vix

Los dinosaurios no solo eran carnívoros, también pudieron ser caníbales

Publicado 1 Jul 2020 – 12:21 PM EDT | Actualizado 1 Jul 2020 – 12:21 PM EDT
Reacciona
Comparte

A los dinosaurios carnívoros no les bastó con atemorizar a otras familias de bestias prehistóricas, también devoraron a los de su propia especie.

Los dinosaurios carnívoros, también conocidos como terópodos, eran una subespecie temible por sus afilados dientes con mandíbulas especiales para masticar carne, tenían garras y, en la mayoría de los casos, eran gigantes.

A pesar de ser depredadores naturales, los terópodos buscaban alimento lejos de su manada, lo cual quiere decir que devoraban otras especies y respetaban a la propia.

Una investigación de la Universidad de Tennessee sugiere que el Allosaurus recurrió al canibalismo y a la carroña, según el análisis de 2,368 huesos.

El Allosaurus es una especie que habitó la Tierra durante la última etapa del Período Jurásico, hace 150 millones de años, principalmente en América del Norte y también se han encontrado fósiles en parte de Europa.

El dinosaurio es uno de los terópodos más conocidos porque se han encontrado muchos fósiles, cuyo estudio ha revelado que llegó a medir hasta 12 metros de largo y pesar 2 toneladas.

Los huesos de la nueva investigación fueron encontrados en la cantera Mygatt-Moore de Colorado y mostraron marcas de dientes, que son muy raras en los terópodos porque eran los cazadores primarios de su ecosistema (es decir, no tenían predadores naturales).

29% de los huesos estudiados tenían marcas de dientes y el 17% eran mordidas de terópodos hechas por otros carnívoros.

Los paleontólogos determinaron que las marcas estaban en partes del cuerpo de los dinosaurios que no eran muy nutritivas o no tenían mucha carne, lo cual indica que eran una especie carroñera.

Según los investigadores, la alimentación de animales muertos pudo ocurrir en un ecosistema donde había escasez y los Allosaurus se alimentaban de las sobras de otros cazadores.

El ambiente de la época también favoreció que los cadáveres tardaran mucho tiempo en enterrarse, lo cual le daba tiempo a los carroñeros de encontrarlos.

El descubrimiento más extraño de la investigación es que las marcas de dientes eran de Allosaurus hechas en los huesos de otros dinosaurios de su misma especie, lo cual es la primera evidencia de comportamiento caníbal en el terópodo.

«Los grandes terópodos como Allosaurus probablemente no eran particularmente quisquillosos, especialmente si sus entornos ya estaban limitados por los recursos. La búsqueda y el canibalismo definitivamente estaban sobre la mesa», explica Stephanie Drumheller, autora principal del estudio.

Investigaciones previas ya habían sugerido que el Allosaurus era caníbal; sin embargo, nunca habían encontrado evidencia que comprobara la suposición.

No te pierdas:

Reacciona
Comparte