null: nullpx
Vix

¿Los cerebros se pueden fosilizar? Los descubrimientos son impresionantes

Publicado 5 Jun 2020 – 05:25 PM EDT | Actualizado 5 Jun 2020 – 05:25 PM EDT
Reacciona
Comparte

Hasta hace poco tiempo, los científicos pensaban que los cerebros no soportaban el proceso de fosilización, pero encontraron una prueba que podría cambiar muchas teorías.

Es muy complicado encontrar fósiles de tejido blando, como los cerebros, porque son órganos que se descomponen más rápido que los huesos y los dientes.

Algunos científicos han encontrado membranas, piel o heces de especies de hace millones de años, pero nunca un cerebro, así que creían que era imposible que se fosilizaran.

En 2012, un grupo de científicos encontró un fósil de cerebro, pero los paleontólogos pusieron en duda el hallazgo y nunca fue confirmado.

Tres años más tarde, el mismo grupo de científicos encontró siete nuevos cerebros de artrópodos que vivieron hace más de 500 millones de años.

Los artrópodos son una familia invertebrada que incluye insectos, arácnidos, crustáceos y miriápodos. Los cerebros pertenecen a una especie extinta llamada Fuxianhuia protensa, parecida a los camarones.

Los fósiles fueron encontrados en las lutitas de Chengjiang, una zona rica en fósiles al sureste de China. Según la investigación, los cerebros son muy parecidos a los de los crustáceos modernos.

Para que los tejidos blandos se convierta en fósiles necesitan ser enterrados a una profundidad o compresión específicas con niveles de oxígeno muy bajos para que los microbios no descompongan las muestras.

También se necesita una presión extrema para extraer los restos de agua. Usualmente, esta característica no se cumple y los órganos explotan, así que solo se fosilizan los huesos.

Los científicos examinaron los cerebros fósiles con un microscopio electrónico y descubrieron que se habían aplanado con el tiempo, convirtiéndose en una delgada película de carbono.

A pesar de estar tan comprimidos, las vías neuronales todavía eran identificables y por eso asociaron el parecido con los moluscos actuales.

Para comprobar su teoría, los investigadores hicieron un proceso parecido con gusanos vivos enterrados en arcilla y agua para observar si los sistemas nerviosos sobrevivían sepultados y lo hicieron.

Realizaron otra prueba similar con cerebros de cucarachas vivas y fueron aplastados igual que los fósiles que encontraron.

El hallazgo no solo confirmó que los cerebros pueden ser fosilizados; también dio nuevas explicaciones sobre la evolución de los cerebros y sistemas nerviosos de los artrópodos modernos.

Los científicos creían que los artrópodos evolucionaron a partir de una almeja con cerebro simple, pero el parecido con el nuevo espécimen podría cambiar la teoría.

No te pierdas:

Reacciona
Comparte