null: nullpx
Logo image
Vix

La historia de Saroo y de miles de niños: ¿por qué en India hay tantos pequeños desaparecidos?

Publicado 2 Mar 2017 – 08:30 AM EST | Actualizado 19 Mar 2018 – 01:54 PM EDT
Reacciona
Comparte

Un día Saroo Brierley, un pequeño niño de la India, decidió acompañar a su hermano a buscar plata para poder alimentar a su familia. Se quedó dormido y despertó en una estación de tren. Su hermano no estaba. Decidió buscarlo en el tren que estaba frente a él, quizá ahí podía encontrar a su hermano. Se volvió a dormir. Cuando despertó descubrió que no solo su hermano no estaba allí, sino que además el tren había emprendido camino, un largo camino… de más de 1500 km. Esa decisión tan rápida le cambió por completo la vida.

Llegó a Calcuta y se descubrió en un mundo que no solo hablaba diferente a él, sino que además era tremendamente cruel. Se encontró luchando por sobrevivir cada día, por alimentarse de lo que había en la calle y, sobre todo, luchó para no caer en las manos de personas que solo buscaban el mal. Tuvo que escaparse de hombres que querían secuestrarlo y de otros que intentaban venderlo hasta que un día llegó a un orfanato.

Una familia australiana decidió adoptarlo y un 22 de mayo llegó a Tasmania. Ya han pasado 30 años desde aquel momento que cambió su vida. Luego de una ardua búsqueda en Google Earth, Saroo encontró su ciudad (que durante todos esos años había pensado que se llamaba de otra manera) y decidió visitar su casa. Su historia se hizo conocida en 2012 cuando se reencontró con su madre. Tiempo después Saroo hizo un libro llamado “Un largo camino a casa”. Y en 2016 esa conmovedora historia se hizo película. Una película que desde el primer momento te hace emocionar, llorar y enfadarte: ¿cómo puede pasar eso en la India? “Lion” en inglés o “Un camino a casa” en español estuvo nominada al Óscar. Se merece más que un premio porque es el fiel reflejo de una triste realidad. Esta película no solo entretiene sino que, además, nos invita a reflexionar.

La historia de Saroo, a pesar de tener momentos muy duros y difíciles, tiene un final feliz. No obstante, no todos los niños encuentran una familia que los ame. Miles y miles de niños desaparecen por año en India y a muy pocos de ellos se los logra encontrar. ¿Cuál es la realidad de India? ¿Por qué hay tantos niños desaparecidos?

Números que impactan

Cada ocho minutos desaparece un niño en India. Aproximadamente 180 pequeños desaparecen en este país diariamente. 62.988 niños se reportaron como ausentes de su hogar en 2015, una cifra que creció un 84% respecto al 2013 donde 34.244 niños habían sido reportados. La realidad de India se agrava cada año y miles de niños parecen desvanecerse de la tierra. Aproximadamente el 50 % de esos desaparecidos no son encontrados y nunca más vuelven a casa.

No obstante, se cree que esos números podrían ser mayores. Muchas de las desapariciones no son denunciadas por sus familias.

Tristes realidades

Si bien hay muchos niños que escapan de sus hogares, la mayoría de los desaparecidos son secuestrados para luego ser explotados y abusados. El tráfico de niños se convirtió en un negocio en India. La explotación sexual, el tráfico de órganos o el trabajo como esclavo son realidades a las que todos esos niños que faltan de casa se enfrentan día a día.

India está fallando en algo tan grande como es la ley. Los expertos explican que la debilidad de la legislación India influye en la cantidad de desaparecidos. Además esta cifra también aumenta, según expertos, por la forma en la que son tratadas las denuncias por parte de las autoridades policiales. “La policía India, salvo en algunos Estados, no registra los primeros reportes de información de los niños desaparecidos”.

La realidad de India es parte de una realidad mundial. Sí, es un punto muy lejano de nuestro territorio, pero no podemos permitir que más niños desaparezcan para luego ser explotados sexualmente o asesinados para traficar órganos. Sin duda, la película “Lion” fue un cable a tierra para esa triste realidad. Puedes donar dinero para combatir esa realidad y ayudar a muchos niños a reencontrarse con sus familias. Puedes ayudar a que esos niño no tengan que  luchar diariamente por salvar su vida.

Reacciona
Comparte