null: nullpx
Logo image
ViX

Hay dinosaurios que siguen vivos en nuestros días: la ciencia explica cómo es posible

Publicado 15 Sep 2020 – 04:39 PM EDT | Actualizado 15 Sep 2020 – 04:39 PM EDT
Reacciona
Comparte

Los dinosaurios siguen vivos y conviven con nosotros todos los días, pero no son las mismas criaturas que existieron hace millones de años.

Hace 66 millones de años, la caída de un meteorito en la Península de Yucatán ocasionó cambios drásticos en el planeta que causaron la extinción del 75% de especies de la época.

La extinción dio fin al Periodo Cretácico que pertenecía a la Era Mesozoica, distinguida por albergar a las criaturas prehistóricas conocidas como dinosaurios.

A pesar de que algunos dinosaurios, como el Tiranosaurio rex, eran criaturas gigantescas, su tamaño y ferocidad no fueron suficientes para sobrevivir a la caída del meteorito.

La cultura popular se ha encargado de recrear a los dinosaurios como animales parecidos a los reptiles, especialmente por las escamas; sin embargo, son dos familias diferentes.

Los reptiles existieron al mismo tiempo que los dinosaurios, pero eso no significa que fueran de la misma especie. Sus características físicas y genéticas son distintas, por lo que no pueden ser considerados parientes.

Los reptiles existen en la actualidad y son producto de un largo proceso de evolución que les permitió adaptarse y sobrevivir para convertirse en los animales actuales.

Debido a la imagen que se tiene de los dinosaurios, se podría pensar que los reptiles actuales son descendientes de los dinosaurios, pero no es una creencia correcta.

Los dinosaurios sí siguen vivos y tienen descendientes en la actualidad, pero no son animales escamosos como los reptiles. Su pariente más cercano son las aves. Un Tiranosaurio rex tiene más relación con una gallina o un pavo que con un cocodrilo o una tortuga.

Los hallazgos científicos han determinado que las aves y los dinosaurios tienen un eslabón en común que sobrevivió a la extinción, evolucionó y creó descendencia en todas las especies de aves actuales.

De acuerdo con el paleontólogo Aki Watanabe, del Museo Americano de Historia Natural, las aves no solo evolucionaron de los dinosaurios, sino todas las aves son consideradas dinosaurios.

El linaje podría ser comparado con los humanos y los primates que comparten un ancestro en común y, en cierta forma, los humanos somos primates.

Cuando los dinosaurios aparecieron en la cultura popular no había tanta evidencia científica sobre su apariencia. Además, los dinosaurios en películas debían lucir aterradores, sin importar las imprecisiones científicas.

Actualmente, se sabe que algunas especies, incluido el Tiranosaurio rex, tenían plumas al igual que las aves modernas, conocidas como protoplumas.

Dado que los dinosaurios no podían volar, los científicos creen que las plumas aparecieron en el cuerpo de las criaturas para regular la temperatura o con fines de exhibición para aparearse o defenderse.

Los dinosaurios y las aves también comparten otras características, como: el metabolismo rápido, huesos huecos que los hacían más ligeros y fúrculas, que son huesos exclusivos de las aves y los terópodos. Esos huesos son conocidos en inglés como wishbone o hueso del deseo y seguramente los has visto en el pollo.

Asimismo, los cerebros de ambas especies son relativamente grandes para el tamaño de sus cuerpos.

Es probable que, a diferencia de lo que han mostrado las películas, los dinosaurios lucieran más como un ave que como un reptil.

Incluso las aves más pequeñas o comunes son parte de un linaje evolutivo que sobrevivió durante millones de años para convertirse en su forma actual.

No te pierdas:

Reacciona
Comparte