null: nullpx
Logo image
Vix

9 cosas que debes saber sobre la escalofriante pero asombrosa Mantis Religiosa

Publicado 26 Ene 2016 – 01:00 PM EST | Actualizado 26 Mar 2018 – 10:34 AM EDT
Reacciona
Comparte

Caballito del diablo, Santateresa, Muerte, Teresa, Mula del diablo, Tatadiós, Madre víbora, María García, son algunos de los nombres, unos triviales y otros espeluznantes, que recibe este terrible y fascinante insecto que te invitamos a conocer o a recordar en 9 breves notas.

9. Un insecto «asesino» con un nombre piadoso

El apelativo «Religiosa» que recibe esta especie del orden de los Mantodeos se debe a que cuando están inmóviles juntan sus patas delanteras de manera similar a como lo hacen con sus brazos algunas personas al rezar. Pero esa posición de como que estuviera orando es una trampa para camuflarse o disparar sus patas hacia adelante a increíble velocidad y capturar a su presa.

Los nombres aparentemente religiosos de Teresa y Santateresa serían más bien una asociación negativa con Santa Teresa de Jesús, la monja católica del siglo XVI nacida en Ávila, España. En 1651, el escultor Gian Lorenzo Bernini terminó una de sus obras maestras, El éxtasis de Santa Teresa, escultura que en su momento fue cuestionada por parte de la iglesia porque el éxtasis de Teresa de Cepeda y Ahumada parece más bien un momento de clímax sexual. Así, un insecto que puede lucir como un santo pero en verdad es escalofriante, fue bautizado con el nombre de una santa cuestionable.

8. Una biomecánica estudiada por la robótica

Las Mantis Religiosas realizan algunos giros mortales mientras se desplazan a una velocidad inapreciable para el ojo humano. Echan su cuerpo hacia atrás, se enroscan en el abdomen y se impulsan, dando dos vueltas y media en una décima de segundo, para aterrizar si perder precisión. Estas acrobacias están siendo estudiadas en los laboratorios de robótica para su posible aplicación en nanorobótica.

7. Se está poniendo de moda como mascota

Los chicos que no se dejan impresionar por nombres diabólicos y que restan importancia a que la Mantis Religiosa se coma la cabeza de su macho después de un día de sexo, la están adoptando como mascota. Hay unas de un color rosado muy atrayente y todas mueven simpáticamente su cabeza 180 grados, mirando por encima del hombro.

6. Un insecto oficial

Connecticut es un pequeño estado de la Unión Americana, muy densamente poblado, conocido principalmente por sus servicios financieros. De hecho su capital, Hartford, es llamada coloquialmente insurance city (ciudad de los seguros) por los norteamericanos. El insecto oficial del estado es la Mantis Religiosa. No sabemos si cuando eligieron el símbolo estaban pensando en algunas compañías de seguros que no tienen ningún problema en devorar a sus clientes.

5. Artistas del camuflaje

Por si fueran poco su rapidez e instintos asesinos, las Mantis además son maestras de la cripsis. Esta es la capacidad que tienen algunos organismos de pasar inadvertidos, por ejemplo, manteniéndose inmóviles. También pueden moverse y sus depredadores creen que se trata de otra cosa.

4. Practican el canibalismo infantil

Después de quedar encinta y bien alimentada tras comerse a su macho, la hembra pone varias centenas de huevecillos. El índice de natalidad es alto, pero el de mortalidad infantil es espantoso, ya que tras nacer, las crías empiezan a comerse unas a otras.

3. Quizá es que escuchan poco y por el estómago

Que se sepa, es la única especie animal con un solo oído y no lo tiene en la cabeza sino en el tórax.

2. Mantis con anteojos

La visión en tres dimensiones de los organismos invertebrados ha sido poco estudiada. De hecho, el único animal sometido a estos análisis ha sido la Mantis. Recientemente, científicos de la Universidad de Newcastle, Inglaterra, han comprobado definitivamente que estos insectos perciben en 3D. Diseñaron unas gafas 3D especiales y se las pegaron a unas Mantis con cera de abejas. Las Mantis con anteojos se desentendieron de cazar unos bichitos apetitosos que les fueron ofrecidos en 2D en un monitor. Pero cuando la comida fue presentada en las 3D de la vida real, no dudaron en atacarla.

1. Mi cabeza por algunas horas de sexo

Los machos Mantis son más pequeños que las hembras, pero siempre están dispuestos a arriesgar la cabeza por copular. Lo de perder la cabeza por amor no es una metáfora al modo en que la usamos entre los seres humanos. Después de un intenso apareamiento, que puede durar varias horas, a la hembra le da por comerse la cabeza de su pareja, desechando el resto del cuerpo. Acá te dejamos un video sobre este estremecedor acto sexual.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:MundoAnimalesCuriosidadesInsectosVix