null: nullpx
Sexualidad

10 secretos para un sexo oral memorable

Conoce los mejores trucos para darle a un hombre una experiencia que no olvidará.
27 May 2016 – 2:08 PM EDT

Dar placer con la boca y los labios a una parte tan sensible de la anatomía masculina tiene sus claves. Lo primero que debes tener en mente es imitar los movimientos de la penetración, teniendo cuidado de que tus dientes se mantengan lejos de la acción.

Los 8 puntos básicos

1. La técnica. Lame su miembro deslizándote lentamente desde la base hasta la punta. También puedes hacer movimientos laterales y alternar ambos movimientos.

La cabeza del pene es donde se encuentra la mayor cantidad de terminaciones nerviosas. Concéntrate en esa área, alternando entre succionar, hacer círculos con tu lengua hacia un lado y otro, y dar lengüetazos rápidos. Puedes también ejercer presión con tus labios. La clave está variar tus movimientos y la intensidad.

2. Usa tus manos. Muchas veces los hombres quieren más estimulación de la que la boca puede ofrecer y usar las manos puede multiplicar su placer. Una sugerencia es que tomes la base de su miembro con una mano y la muevas de arriba hacia abajo acompañando los movimientos de tu boca.

3. Involucra todo su cuerpo. Su pecho, tetillas y nalgas son también áreas sensibles a las que puedes prestar atención. Trata también de acariciar sus testículos o pasar gentilmente tus uñas por el interior de sus muslos. Presiona su perineo (el área entre los testículos y el ano) para añadir nuevas sensaciones. También puedes darle estimulación anal con tus dedos, pero asegúrate de hablar de esto antes con él, ya que a muchos hombres no les gusta que explores esta zona sin previo aviso.

4. Llévalo al límite. Aprende a reconocer sus signos de excitación. Cuando esté al borde de la eyaculación disminuye la estimulación o para. En cuando se relaje un poco empieza de nuevo. Mientras más se prolongue su excitación también será mayor su capacidad de mantener la erección cuando tengan relaciones.

5. Háblale. Puedes decirle cuánto deseas darle sexo oral, o hacer cumplidos sobre el tamaño o la dureza de su miembro. Todo esto lo excitará profundamente. Además, hablar mientras su pene está en tu boca hace que los labios y la lengua se muevan diferente, proporcionándole estímulos diferentes.

Gemir o emitir murmullos también funciona; a muchos hombres les encanta oír sonidos de apreciación durante el sexo oral. Poner sus labios contra su pene y emitir un “mmmmm” envía sutiles vibraciones a través de su miembro.

6. Frío y calor. Jugar con la temperatura puede añadir muchas sensaciones interesantes. Llena tu boca con té caliente y consérvalo unos segundos antes de tragarlo. Inmediatamente después introduce su pene en tu boca y succiónalo. Después prueba a llenar tu boca de agua fría y hacer lo mismo; pasar de frío a calor intensificará su sensibilidad.

Puedes probar también con champaña, agua mineral, menta, cubos de hielo o helado para brindarle más estímulos inesperados.

7. Mantén el interés mientras descansas. Si quieres hacer una pausa para darle descanso a tu mandíbula puedes mantener la excitación besándolo, acariciándolo con tus manos o tocándote a ti misma. Esto la demostrará que el sexo oral también te excita, y le recuerda que se trata de tu placer tanto como el suyo.

8. ¿Tragar o no? Cada quien tiene sus preferencias y si te desagrada la idea de tener su esperma en la boca, no tienes que tragarlo. A algunos hombres también les gusta terminar sobre los senos, vientre u otras áreas. Póngase de acuerdo sobre esto con anticipación para que ambos se sientan cómodos.


Dos extras para avanzados

Varios hombres coinciden: terminar dentro de la boca o garganta de su pareja se siente distinto. “Es uno de los momentos más eróticos que podemos tener”, opina Oliver, de 42 años. “ De alguna manera te conecta de una manera más íntima porque podemos ver su cara y hay más control de las sensaciones”.

Carin Koelman, especialista en salud del Centro Médico de la Leiden University en los Países Bajos afirma: “ el sexo oral y tragar el esperma está correlacionado con la disminución de la presión arterial, mejora de la salud cardiovascular y funciona también como antidepresivo”. Además, se ha encontrado que reduce el riesgo de preeclampsia en mujeres embarazadas.

9. Que termine en tu boca. Si el sabor de su semen te parece amargo, o simplemente no te encanta, lo mejor es que lo dejes terminar lo más profundo que puedas en tu garganta y entonces lo tragues. De esta forma no pasará por tus papilas gustativas y ni siquiera sentirás su sabor.

Para que esto funcione lo mejor es que él esté sentado o parado y que tú estés en un ángulo que permita que la gravedad ayude a que baje por tu garganta. Si él está acostado de espaldas y tú estás sobre él, aunque eyacule en tu garganta el líquido tenderá a bajar hacia tus labios.

10. La bola de nieve o snowballing. Esta práctica es solamente para quienes no tienen inhibiciones y quieren probar experiencias intensas. Se da cuando una persona tiene en su boca el semen de otra y luego lo pasa a la boca de su pareja mediante un beso.

Sea cual sea el nivel al que desees llegar con el sexo oral, recuerda que lo más importante es que ambos lo disfruten. “Lo que más me gusta es ver que mi pareja lo goza, sentir que le importa también”, explica John, de 35 años.

Así que el mayor de los secretos consiste en explorar juntos para descubrir qué es lo que más les gusta y realizar juntos las fantasías de ambos.

Más contenido de tu interés