Ser Padres

¡Cuidado! La depresión materna está ligada a la obesidad infantil

Lo que afecte a la madre irremediablemente afectará al hijo. Pon atención, por que tu estado emocional se refleja en la crianza de tu hijo.
9 Ago 2013 – 10:34 AM EDT

Un estudio, realizado por el Children’s Hospital de Montefiore (CHAM), reveló que las madres que experimentan síntomas depresivos moderados a severos de depresión crían a sus hijos de manera inadecuada, suelen presentar los hábitos que promueven la obesidad infantil y tienen niños con sobrepeso. El estudio comparó los síntomas que reportaron las mamás depresivas, como pérdida de interés, cansancio, falta de energía y falta de concentración, y el Índice de Masa Corporal (IMC) de sus hijos a los cinco años, con madres sin síntomas depresivos.

Los investigadores entrevistaron a 401 pares de madres e hijos. Los datos muestran estas madres tienden a ser permisivas y a poner menos exigencias a sus hijos, son menos sensibles a las necesidades de sus niños, eligen estrategias de crianza que requieren un menor esfuerzo cognitivo y, a menudo descuidan a establecer límites en el comportamiento del niño. Ellas tenían más probabilidades de tener hijos que consumían más bebidas azucaradas, con poca frecuencia hacían comidas familiares, más comúnmente en restaurantes y tenían menos desayunos regulares que los niños con madres sin síntomas depresivos.

Mala crianza

Madres deprimidas también tenían menos probabilidades de llevar un modelo de alimentación saludable que las madres no deprimidas. Las prácticas de alimentación, tales como preparar el desayuno todos los días, el modelado de la alimentación saludable y el establecimiento de límites a la dieta del niño, requieren la participación de la madre activa, lo que posiblemente explica por qué estas prácticas eran menos frecuentes entre las madres deprimidas.

 Los investigadores también estudiaron los niveles de actividad y los patrones de sueño de los 401 niños y encontraron que los hijos de madres con síntomas depresivos dormían menos horas por día y tenían menos tiempo de juego al aire libre que aquellos con madres sin síntomas depresivos. El sueño inadecuado se ha relacionado con un mayor riesgo de obesidad infantil y el tiempo de juego al aire libre todos los días limitado también puede afectar el peso.

"Nuestros hallazgos sugieren que la depresión materna juega un papel en la obesidad infantil y apoya la necesidad de recursos educativos para las familias de bajos ingresos para fomentar la participación activa y las prácticas de alimentación positivas", dijo la doctora Rachel S. Gross, asistente pediatra del CHAM y profesora asistente de pediatría del Departamento de Pediatría, del  Albert Einstein College of Medicine of Yeshiva University.