null: nullpx
Emociones

Estos son los motivos por los que tenemos que dejar de decirle a las mujeres que "están locas"

Publicado 30 Oct 2017 – 08:01 PM EDT | Actualizado 14 Mar 2018 – 09:48 AM EDT
Reacciona
Comparte

«Es que estás bien loca», «Andas bien emocional, ¿estás en tus días?». Si eres mujer, apostamos a que mínimo una vez en tu vida alguien te ha hecho un comentario de ese tipo. Si eres hombre, a lo mejor hasta los has usado sin pensarlo siquiera. El prejuicio de que las mujeres son demasiado emocionales y eso las vuelve irracionales es uno de los más arraigados en la cultura machista.

Este estereotipo tiene consecuencias que van más allá de hacerte sentir incómoda o convertirte en un objeto de burla. Existe un fenómeno, conocido como gaslightning, que entre otras cosas consiste en menospreciar a la otra persona al afirmar que sus emociones son exageradas, falsas y, por ello, no merecen ser escuchadas.

¡No te escucho! ¡LALALA!

¿Recuerdas cuando eras pequeño y tus papás te decían algo que no querías escuchar? Tal vez era algo cierto, pero como no estabas de acuerdo, te tapabas las orejas y fingías que no escuchabas nada. Lo mismo sucede cuando usamos el argumento "estás loca" contra una mujer.

No importa que tus razones sean lógicas y que en realidad algo te haya molestado. En cuanto alguien te dice que perdiste la cordura, te invalida. Te convierte en alguien que no piensa y, por lo tanto, no merece atención ni tiempo.

En la segunda mitad del siglo XIX encontramos un ejemplo de cómo se utiliza la "locura" para quitarle su voz a las mujeres. En esas fechas convivieron, al mismo tiempo, la lucha por el voto femenino y los estudios sobre la histeria: la condición psicológica de emociones excesivas. Este estado está tan ligado a las mujeres que su nombre, tal cual, significa "útero" en griego.

¿En verdad las mujeres son más emocionales?

Spoiler: la respuesta es no.

La noción de que las mujeres tienen más emociones que los hombres viene del estereotipo de que el género femenino es el que puede expresar sus emociones a sus anchas. El género masculino, en cambio, se las guarda porque "los vuelven débiles y vulnerables". De hecho, esta expectativa del macho fuerte que no se desahoga repercute en una mayor tasa de suicidios entre hombres en comparación con las mujeres.

Como explicó Leslie Brody en su libro Gender, Emotion, and the Family, platicar acerca de lo que sientes depende de factores como la cultura, la edad, el contexto social y hasta el estatus socioeconómico. Así que ser mujer no te convierte automáticamente en un ser irracional.

Un estudio realizado en colaboración entre diferentes instancias psicológicas en China descubrió en 2016 que no hay diferencia alguna entre las emociones que son capaces de sentir mujeres y hombres. De hecho, los hombres registraron una experiencia emocional mayor, mientras que las mujeres presentaron una mayor expresividad emocional.

Entonces, ¿por qué los cantantes masculinos que le dedican canciones a un amor perdido (como en el género ranchero o de banda) no se consideran dramáticos, pero si una mujer lo hace sí lo es? Lo mismo sucede cuando una mujer se emociona en el concierto de su artista favorito y se le tacha de loca. Con ese razonamiento, ¿un hombre aficionado al fútbol, con el rostro pintado con los colores de su equipo y gritándole al árbitro que es un vendido, o que llora porque "perdieron"  no estaría "loco" también?

Otra prueba más: Jessica M. Salerno y Liana C. Peter Hagene realizaron un estudio para comprobar cómo afectan el enojo masculino y femenino la opinión de un jurado en una corte. Cuando un hombre del jurado se enojaba por no estar de acuerdo con el veredicto de los demás, el resto del jurado reconsideraba su opinión. Pero si era una mujer la que se quejaba, esa molestia hasta validaba el veredicto inicial: no se tomaba en cuenta.

¿Y qué pasa con las hormonas?

En efecto, una variación hormonal puede hacerte sentir del averno. La cuestión es que hombres y mujeres tienen hormonas por igual. Tanto el estrógeno como la testosterona tienen efectos en el cuerpo y en nuestro estado de ánimo. El problema es que las consecuencias de la testosterona no se discuten tanto como las del estrógeno.

Dean E. Dluzen, miembro del Departamento de Anatomía de la NEOUCOM, realizó una investigación en la cual comparó el número de veces que se mencionaban el estrógeno y la testosterona en artículos de MEDLINE. Los resultados encontraron que se habla mucho más del estrógeno que de la testosterona en los textos científicos. Es más, hasta se incrementa la cantidad de menciones de la hormona femenina, mientras que las de la masculina se mantienen constantes. El número de trabajos que comparan ambas hormonas y su relación entre sexos es mínima.

Jed Diamond tiene un doctorado en Salud Internacional y es un fiel defensor de la salud masculina. En su libro The Irritable Male aborda cómo las hormonas también afectan a los hombres de una manera que se creía exclusiva de las mujeres. Depresión, fatiga, irritabilidad, ansiedad, enojo... Los hombres también son hormonales y no deberían negarlo. Al contrario, aceptarlo y estudiarlo es necesario para mejorar su calidad de vida.

Es irrespetuoso contra, literal, todo el mundo

Negar los argumentos, ideas y emociones de una mujer al decirle "loca" es entrar en una pelea en la que nadie, pero en verdad nadie gana.

1) Es ofensivo en contra de, bueno, la humanidad entera, porque todos tienen emociones y eso no convierte sus opiniones en palabras sin importancia.

2) Es grosero en contra de las personas con alguna condición psiquiátrica, ya que el termino "loco" es despectivo en contra de alguien que no se considera "normal" en el ámbito psicológico.

¿Imaginabas que decirle "loca" a una mujer reproducía un estereotipo tan nocivo? Subestimar a las personas, incluso con una sola palabra, es real.

Reacciona
Comparte