null: nullpx
Educación

En este país los jóvenes atrasan su primera vez gracias a un método que no creerán los latinos

Publicado 8 Ago 2018 – 03:32 PM EDT | Actualizado 8 Ago 2018 – 03:32 PM EDT
Reacciona
Comparte

Uno de los países que más impresiona en cuanto a sus métodos de enseñanza de temas sexuales es Noruega, pero Países Bajos no se queda atrás. Sus estrategias incluso han motivado a los jóvenes a retrasar el inicio de su vida sexual.

En dicho país, durante 2012, el promedio de la primera relación sexual entre los jóvenes era de 17.1 años, y en 2017 ascendió a los 18.6 años.

Esta consecuencia es positiva, ya que entre más joven, mayores son las probabilidades de tener sexo sin protección y sin consentimiento. Las escuelas se llevan una buena parte de este mérito porque, aunque a algunos latinos nos sorprenda, la clave estuvo en hablar de sexualidad con los niños desde los 4 años.

La educación sexual empieza en el kínder

Rutgers es un centro especializado en educación sexual, salud y derechos reproductivos. Su relevancia en Países Bajos es tal que este organismo participa de manera activa en la creación de temarios en las escuelas.

La organización reconoce que la curiosidad sexual aparece desde una edad temprana, y por ello se recurre a la llamada educación integral en sexualidad.

La educación sexual en este país se da tanto en el hogar como dentro de las aulas. Se caracteriza por estar basada en hechos científicos y también por destacar la importancia de crear relaciones sanas con quienes te rodean.

No se trata de sólo hablar de genitales, también se ayuda a los jóvenes a construir su autoestima, se les invita a mantener una comunicación abierta y se les dan a conocer sus derechos sexuales. Estas son algunas de las piezas claves para asegurar su bienestar físico y emocional.

Los temas que se abarcan en los planes de estudio son congruentes con las edades de los alumnos, como señala la fundación Amsterdam Mamas. Por ejemplo:

  • De 4 a 5 años: se habla sobre sentimientos y acerca de las diferencias entre ser niña o niño.
  • A los 7 años: se discute cómo es la atracción y el respeto que debe existir en las relaciones.
  • De 8 a 9 años: se enseña sobre las relaciones del mismo sexo.
  • De 10 a 11 años: se explican los cambios que se presentan durante la pubertad, así como introducirlos en los temas del amor y las relaciones románticas.

¿Hablar de sexo con los pequeños sí da buenos resultados?


shutterstock_450545746.jpg

Se estima que cada año 21 millones de mujeres entre los 15 y 19 años se embarazan; entre las menores de 15 se reportan 2 millones de casos, según la Organización Mundial de la Salud. Uno de los métodos más eficientes para reducir estas estadísticas se encuentra en la educación sexual.

Países Bajos es un caso de éxito al demostrar que hablar de sexualidad desde una edad temprana reduce los embarazos adolescentes. En 2016, en este país se registraron 996 embarazos en mujeres menores a los 20 años y ninguno entre niñas de 10 a 14 años.

Rumania nos enseñó un panorama totalmente opuesto, en donde la educación sexual en las escuelas aún es un tema de debate. En el mismo año, 12 mil 982 féminas menores de 20 se embarazaron; 332 casos se reportaron entre niñas de 10 a 14.

Recordemos que la edad promedio en Países Bajos para iniciar la vida sexual es de 18.6 años. Para contrastar, la edad promedio en la cual los mexicanos tienen su primera relación es a los 15.9. Una diferencia de casi tres años podría no parecer demasiada, pero en México la mitad de las adolescentes que tuvieron sexo entre los 12 y 19 han estado embarazadas al menos una vez, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición.

El país neerlandés y la región Oriental de Europa en general son pioneros en la enseñanza de una sexualidad responsable en las escuelas. Estas iniciativas datan desde hace 50 años, como señaló la UNESCO. Y sus datos no mienten: el resto de las naciones del mundo podrían aprender mucho de las estrategias de Países Bajos.

Te recomendamos:

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:EducaciónEuropaEvergreenLectura 3México