null: nullpx
Papás y Mamás

Tragedia de José Fernández: cómo los niños reaccionan ante la muerte de su héroe deportivo

La muerte de un héroe deportivo nos llena de angustia e impacta a muchos, pero en especial a los niños, que son los fans más entusiastas y los que más absorben y aprenden de ellos.
27 Sep 2016 – 12:30 PM EDT

Para algunas familias, el nombre José Fernández no era muy conocido hasta hace unas días. A través de las noticias y redes muchos padres se enteraron que este beisbolista había perdido su vida en un trágico accidente. Pero en otros hogares, en cambio, la muerte del jugador de origen cubano de los Marlins tuvo un impacto enorme, porque afectó a los hijos, fans de este deportista que con 24 años había conquistado el corazón de miles de niños en todo el país, en especial latinos.

Explicarle a un niño que su ídolo deportivo ya no jugará más, que ha muerto, puede ser delicado, pero también necesario. No hablar con ellos de situaciones tan terribles no significa que ellos no lo registren. Al contrario, acompañarlos en su dolor y conmoción es lo mejor que los padres podemos hacer. Y además con ello podemos enseñarles a honrar la vida en memoria de este ser que ya no está.

Hay que tener en cuenta que muchos de los niños se enteran por las noticias, o a través de sus amigos, lo que hace que los padres necesiten más aún estar presentes en esos momentos para darles apoyo y contención, aunque realmente no tengan explicaciones perfectas para que ponerle sentido a una tragedia.


La psicóloga Eileen Vento, especialista en Educación, asegura a Papás y Mamás que para hablarle a los niños sobre muerte y tragedias siempre hay que tener en cuenta la edad.

“Si tienen edad suficiente para ser fans hay que hablarles antes de que la noticia llegue a todos los medios y las redes sociales. Siempre hay más control cuando un padre puede influenciar en la forma en la que el niño recibe la información, explica la especialista.

Vento comenta que a partir de los 5 y 6 años los niños empiezan a ver la muerte como algo concreto. “Depende del nivel de madurez y ansiedad de cada niño, no hay una edad ideal o específica para empezar a hablar de tragedias. Cada chico es un individuo”.

La especialista también menciona que en estas situaciones es bueno hablarle a los niños de que se puede aprender algo de todo esto, como por ejemplo a valorarse, apreciar al otro, cuidar por el bienestar de los amigos y valorar lo que tenemos.

Los niños reaccionan con acciones

Mientras tanto, a lo largo del país cientos de niños siguen expresando su tristeza por la muerte de su ídolo deportivo, un joven de origen cubano que se convirtió en un ejemplo de lucha y compromiso, que les enseñó a los niños que hay que seguir intentando cuando realmente quieren algo y que en poco tiempo se ganó la admiración de miles de niños fanáticos el béisbol.


Carlos, por ejemplo, un pequeño que juega al béisbol y que tiene profunda admiración por José Fernández, no suele ser muy expresivo en casa, cuenta su mamá Letty, pero decidió honrar a su deportista favorito escribiendo las iniciales de José y su número de camiseta en su bate y en su guante, para recordarlo cada vez que juega.

“Le dije que es una gran manera de hacer honor a su beisbolista, que siga jugando de la misma manera que siempre lo hace y que no tome nada por seguro”, dijo por su parte su mamá Letty, con respecto a la reacción del pequeño.

Carlos, el esposo de Letty y padre de Carlos y otro niño coincidió en que la mejor manera de honrar a un héroe deportivo como José Fernández “es seguir su liderazgo, y jugar de la misma manera que el lo hizo tanto en la cancha como en su vida. Esta es la lección que los padres debemos enseñarle a nuestros hijos y honrar a este deportista pasando su legado”, concluyó.

Carlos reveló también que su hijo pequeño Carlos tuvo un mal rato tratando de procesar la noticia. "Miramos las noticias juntos y él no sabía muy bien cómo expresar o como explicar lo que estaba sintiendo. Le dije que es OK llorar y que la mejor manera de honrar a una superestrella como José Fernández es jugar como él lo hacía, con intensidad y pasión cada juego".

“Mi hijo me dijo que probablemente nunca se olvide de este día, algo que yo entendí porque lo viví cuando Magic Johnson anunció que se retiraba porque era portador de HIV”, agregó Carlos. E insistió en la importancia de recordar que nadie es inmortal, ni siquiera nuestros héroes deportivos.


Por su parte, Angie de Céspedes, una mamá de dos, nos contó por qué para sus hijos y muchos otros niños José Fernández era un verdadero ejemplo y una gran inspiración.

“El era el epítome del sueño americano. Trabajó duro, practicó siempre con todo, era un gran amigo, amaba a su familia con todo su corazón. Y cuando no estaba contento con su vida, no hacía demandadas o actuaba con si se mereciera algo más, no decidió tomar atajos o actuar en forma violenta, no, en cambio decidió trabajar más duro aún y amar aún más”, dijo Angie.


La mamá asegura que el joven beisbolista que perdió la vida en un accidente en un bote en Miami “fue valiente frente a la adversidad y nunca se rindió. Y cuando finalmente alcanzó el éxito, nunca se olvidó de sus raíces y siempre intentó ayudar a otros a triunfar también. Mucha gente es pura habladuría y nada de acción. Pero José Fernández jugó como vivió y vivió como jugó, fue un verdadero héroe".


Becky Verdeja, mamá de tres niños, decidió llevarlos a un juego de beisbol un día después de la tragedia para que ellos puedan procesar lo ocurrido y participen del juego honrando la vida que se perdió.

"Hice especial hincapié en que cuando las tragedias ocurren es entonces cuando es importante estar presentes. No importa qué tan triste o mal te sientas, debes honrar a esa persona asistiendo a la misa, al funeral, o al juego, en este caso", contó Becky sobre su experiencia.

Becky también dijo que ha intentado explicar lo ocurrido con la intención de dejarles un mensaje de aprendizaje y que, mientras uno de sus hijos ha preguntado detalles del accidente, otro, en cambio, lo ha procsado en forma mucho más silenciosa.


Ya sea que recuerden su nombre con su camiseta, jugando con todo su esfuerzo o llorando frente a la tele, sin duda, y como dice Carlos, la muerte de este deportista tan especial marcará la vida de muchos niños latinos, pero también los ayudará a honrar el juego, el deporte, la amistad y la vida misma.

Los héroes también son mortales y que los niños aprendan esto a corta edad puede ayudarlos a ponerle ganas a todo lo hacen y a encontrar gratitud donde vayan.


Más contenido de tu interés