null: nullpx
Papás y Mamás

Brangelina: una familia ‘de película’ que rompió con todas las convenciones

Los hijos de la familia Jolie-Pitt nacieron en diferentes países, tienen diferentes etnicidades, hablan varios idiomas y han vivido en varios países juntos a sus padres. No hay familia en Hollywood que se le asemeje por estos días y quizá por eso los Brangelina son una familia (o lo eran) que genera especial atracción en todas partes.
20 Sep 2016 – 04:34 PM EDT


La familia de Brad Pitt y Angelina Jolie dista mucho de ser la típica familia estereotipada en comerciales y películas, donde la familia perfecta pareciera ser papá, mamá, hijo, hija y el perro.

Con las noticias del divorcio de Brad Pitt y Angelina Jolie, lo primero que se nos cruza por la cabeza es qué pasará con esos seis hijos que son obviamente lo más importante para los actores, pero además que son parte de la familia más famosa de Hollywood, que ha sido la más progresiva y menos convencional de los últimos años.

Todos los hijos de la familia Jolie-Pitt nacieron en diferentes países, tienen diferentes etnicidades, hablan varios idiomas y han vivido en varios países juntos a sus padres. No hay familia en Hollywood que se le asemeje por estos días y quizá por eso los Brangelina son una familia (o lo eran) que genera especial atracción en todas partes.

Remontándonos a sus inicio: Angelina Jolie se convirtió en madre soltera en el 2002, cuando adoptó a Maddox Chivan, un nene nacido en un orfanato en Camboya, país que Angelina visitó mientras filmaba la cinta ‘Lara Croft: Tomb Raider’.

Es casi imposible no recordar al pequeño Maddox con su particular corte de cabello y su estilo super cool, que lo destacó desde pequeño, aún en brazos de su mamá.


Pese a que Angelina había dicho una vez que no se veía en el rol de madre, la llegada de Maddox cambió para siempre esa idea. Tres años después decidió a adoptar a una nena de 6 meses, Zahara Marley, a quien conoció en un orfanato en Addis Ababa, Etiopia. Zahara había sido abandonada por su mamá biológica quien se decía, por entonces, que estaba enferma de SIDA.

Cuando Angelina decidió ir a buscar a Zahara para traerla a Estados Unidos, Brad Pitt, que por entonces comenzaba a ser ‘oficialmente’ su pareja, la acompañó en esta misión tan especial, para luego anunciar que había decidido también ser parte de la adopción. En enero del 2006, Brad Pitt adoptó a Maddox y Zahara, convirtiéndose en el papá de los pequeños, que ya habían sido adoptados por Angelina.


Ese mismo año, la familia Brangelina le dio la bienvenida a Shiloh Nouvel, quien nació en Namibia, en un intento de evitar el frenesí de los medios y de llevar atención sobre los desafíos de los residentes de este país africano.


Shiloh hizo su debut oficial en las portadas de las revistas People y Hello, que pagaron 4 y 3.5 millones de dólares respectivamente para tener la exclusiva. El dinero recaudado por los Jolie-Pitt fue destinado a causas benéficas.

Shiloh se conviritió en la niña más popular de Hollywood en poco tiempo, pese al esfuerzo de sus padres de mantener la vida de la pequeña y de la familia toda en privado.

Shiloh acaba de cumplir 10 años y pasó de ser la nena mimada a un ejemplo e inspiración para muchas familias cuyas hijas no se inclinan por las muñecas y los tutús, sino que quieren ser varones.

Tanto Brad como Angelina admitieron públicamente que Shiloh quiere ser varón, usa el cabello corto y se viste con ropa de niño, y que además ha optado por el nombre John y siempre se mostraron abiertos a los pedidos de su hija, además de manifestar su apoyo públicamente y de hablar de ello con los medios.

Un año después del nacimiento de Shiloh, la familia le dio la bienvenida o otro miembro: Pax Thien, un huérfano nacido en Vietnam, a quien Brad y Angelina adoptaron cuando tenía 3 años. Pax fue adoptado inicialmente por Angelina, como mamá soltera, porque las leyes de Vietnam no permiten adopción para parejas no casadas. Luego, en Estados Unidos, Brad Pitt pudo adoptarlo oficialmente en febrero del 2008.


Pocos meses después, en mayo de ese año (2008), Angelina Jolie volvió a impactar a los medios anunciando que estaba embarazada de mellizos.

En este caso, el parto tuvo lugar en Nice, Francia, donde, el 12 de julio nacieron Knox Léon y Vivienne Marcheline, los mellizos que completaron la familia Jolie-Pitt tal como se la conoce ahora.


Brad y Angelina: así se construyó la pareja más icónica de Hollywood

Loading
Cargando galería

Brad y Angelina vendieron la exclusividad de las fotos de sus bebés a las revistas People y Hello, que pagaron 14 millones (combinados), dinero que, tal como lo hicieron en el caso de Shiloh, fue destinado a causas benéficas.


Si bien se trata de una familia de ‘alto perfil’, Brad y Angelina han logrado mantener a sus hijos fuera del radar público y en muchas ocasiones han revelado que los dos se toman tiempo para estar a solas con cada uno de sus hijos y hacer viajes con ellos para dedicarles tiempo cualitativo.

¿Cómo será el futuro de esta familia tan especial ahora que sus padres se divorcian?. Nadie lo sabe. Por el momento, Brad Pitt ha pedido privacidad y respeto para la familia y ha dicho lo que muchos padres dicen en momentos como estos: que lo más importante es el bienestar de los hijos.

Mientras tanto, el resto de las familias inspiradas por los Jolie-Pitt pueden llevarse varios aprendizajes de este matrimonio (ahora interrupto), como que las familias no tienen un número específico de integrantes, de que los padres no necesariamente tienen que estar casados para tener una familia llena de amor y apoyo mutuo, que los hijos biológicos y los adoptados se pueden querer de la misma manera, que se puede tener hijos de diferentes etnicidades y respetar cada uno de sus backgrounds y aún así ser una familia unida. Que la aceptación de que cada hijo es diferente y único para tener una familia sólida.

Y en especial, que cuando se trata de celebridades o de gente no famosa, los divorcios, las peleas, son a veces inevitables, pero lo importante, por encima de todo, es mantener la salud física y emocional de los hijos como una prioridad en momentos tan difíciles, ya sean públicos (como el de Brangelina) o privados (como el de muchas familias que se divorcian pero no nadie los reporta en las revistas).

Publicidad