Mujer encuentra el amor en su donante de esperma

El donante y la mujer que concibió a una bebé gracias a él se comprometieron en matrimonio tras pasar unas vacaciones en Tailandia con su hija.

Un donante anónimo de esperma y la mujer que concibió artificialmente a una bebé gracias a él se comprometieron en matrimonio tras pasar unas vacaciones en Tailandia con su hija de dos años, informaron hoy medios australianos.

Una historia de película

La historia de Amibah Hart y su donante, Scott Anderson, quienes contraerán matrimonio a finales de año, fue divulgada la semana pasada por la cadena ABC y al parecer ha concitado tanto interés que hasta Hollywood quiere hacer una película sobre este romance.

Tras perder dos hijos debido a un desorden genético, Hart decidió someterse hace más de dos años a un tratamiento de concepción artificial en virtud a un cambio en las leyes en el estado de Victoria que permitía a las mujeres solteras a convertirse en madre.

Amor poco convencional

A Hart, cuya hija tiene ahora dos años, se le dieron entonces tres opciones de donantes anónimos y ella escogió a Anderson, quien se describía como un hombre "feliz y saludable" y además permitía que las receptoras y los niños concebidos puedan contactarlo si así lo deseaban.

Hart y Anderson, quien tiene cinco hijos de tres mujeres distintas, acordaron conocerse, se enamoraron y ayer la pareja anunció su intención de casarse tras regresar de unas vacaciones en Tailandia.

"Nada de lo nuestro ha sido convencional. Ciertamente somos una pareja muy moderna", comentó la ilusionada mujer.