Adiós 'smoky eyes', hola 'make up' natural

Adiós al monopolio del color, lo de hoy es el maquillaje minimalista. Una tendencia que ofrece suaves tonos, discretos trazos, ligeros rubores y mucha máscara de pestaña.
5 Oct | 5:41 PM EDT

Adiós al monopolio del color

Damos la bienvenida al minimalismo, tendencia de belleza que acaba con el monopolio del color en los maquillajes diurnos. Suaves tonos, discretos trazos, ligeros rubores y mucha máscara de pestaña son los nuevos aliados.

Siguiendo las tendencias de moda que aparecen en las más prestigiosas pasarelas, el maquillaje se suaviza y se sube al carro de las tendencias minimalistas, un sencillo lenguaje que plasma luminosidad y belleza sobre la piel.

“El maquillaje minimalista debe ser como una segunda piel: fino, sensual y ceñido al rostro, además de borrar las posibles imperfecciones, realzar la belleza e iluminar la piel”, explicó Olivier Echaudemaison, director creativo de la firma Guerlain.

Se dice que el maquillaje perfecto es aquel que realza la belleza de la mujer sin que apenas se note. Y precisamente en ello consiste el maquillaje minimalista, tendencia que desnuda el rostro de la mujer y salpica con luz y color bien sea la mirada o los labios, pero nunca ambas partes a la vez.

Esta nueva tendencia no es sinónimo de piel desnuda, sino de un maquillaje muy trabajado que se desvive por realzar la belleza natural con tonos tan sutiles como discretos. “Envuelve el rostro en un halo de seda fresca y etérea”, dijo Echaudemaison.

Lo ideal es buscar la armonía en la paleta cromática. Colores neutros, luminosos y frescos  muy bien difuminados juegan con sutiles trazos bañados en marrón y negro sobre los ojos, mientras que los labios son receptivos a un rojo rebajado, un mandarina, a un fresa o a un ciruela.

Despojado de todo barroquismo, el maquillaje minimalista, que se asienta sobre una base uniforme e inmaculada, recibe el color con cautela y cierto recelo. No tolera que la boca y los ojos adquieran el protagonismo al mismo tiempo.

¿Te gusta esta tendencia? Opina

Los minimalistas son complicados de trabajar

Los maquillajes minimalistas son tan complicados de trabajar como los más historiados y sofisticados. "Parecen sencillos de realizar, pero es necesarios conocer algunos trucos para conseguir un acabado inmaculado", cuenta el maquillador José Belmonte. 

Un maquillaje mínimo requiere una base con total transparencia que proporcione a la piel un aspecto jugoso y fresco. Previamente, es necesario el uso de correctores que borren las ojeras,  iluminen las zonas en sombra y camuflen las imperfecciones.

A continuación, se debe marcar el contorno de los ojos con un delineador marrón y aplicar sobre el párpado superior tonos claros como el beige, el albaricoque o el  rosa infantil. La máscara de pestañas, preferiblemente marrón, se pone en las raíces de las pestañas para conseguir una mirada más vibrante.

El maquillador oficial de Maybelline NY, Gato, prefiere extender sombra clara sobre el párpado y aplicar encima gloss transparente con el fin de iluminar el ojo. Si se desea potenciar los ojos, aplique colores topo, humo, gris e incluso azul plomo muy bien difuminados sobre el párpado y dos manos de máscara de pestañas.

La boca requiere un labial transparente o una base hidratante sin pigmentos ni destellos brillantes. Lo idóneo es cubrir la boca con un labial bañado en un delicado albaricoque o un rosa empolvado.  Pero, si lo que te interesa es potenciar la boca, apuesta por un fresa, un guinda o un rojo anaranjado, eso sí no olvides restar importancia a los ojos.

Las mejillas del maquillaje minimalista son tan discretas que casi pasan desapercibidas. Lejos de colores vibrantes como el fucsia o el mandarina, los pómulos se realzan con un suave rubor en tono melocotón o rosa bebé, extendido desde la manzanita hasta la sien. El broche final llega con fina lluvia de polvos traslúcidos, encargada de sellar el maquillaje.

Por último, no olvides desnudar tus manos y hacerlas partícipes también de esta tendencia, en la que lo ideal es apostar por colores como el porcelana, el rosa caído o un simple brillo. Reserva  los rojos para ocasiones especiales y eventos nocturnos.