null: nullpx
Abuelos

No es tu imaginación: los niños sí pueden heredar la personalidad de su abuela materna

Publicado 25 Mar 2021 – 01:03 PM EDT | Actualizado 25 Mar 2021 – 01:03 PM EDT
Reacciona
Comparte

Si notas que tu hijo guarda un enorme parecido con su abuelita materna y tienen un fuerte vínculo espiritual, es probable que estén conectados a través del ADN.

De acuerdo con el novelista chileno Alejandro Jodorowsky, este miembro de la familia puede heredar una importante carga genética al organismo de sus nietos, misma que se ve reflejada en su personalidad, físico e intelecto.

La importancia de la abuelita materna

Según el investigador, de los 4 abuelos que tiene un pequeñito es la parte materna quien suele aportar más rasgos genéticos.

Este proceso se da durante la gestación y ocurre por una razón muy sencilla: cuando una mujer se embaraza de una niña, su organismo le transmite miles de ovocitos que eventualmente terminarán por convertirse en óvulos.

Además de contener el ADN de la madre, dichas células también llevan la información genética de la abuelita.

Es por eso que, en algunos casos, los hijos se parecen más a familiares lejanos (abuelos o bisabuelos) antes que a sus propios padres.

De igual forma, el sitio especializado Natalben menciona que existen otros aspectos que pueden heredarse por medio de los genes, por ejemplo: el color de ojos, una marca en el cuerpo, la forma de caminar o una enfermedad.

La carga emocional de las abuelitas

Aunque no lo creas, Jodorowsky afirma que las emociones y el temperamento también pueden transmitirse de generación a generación.

Es decir, si la abuelita materna enfrentó una situación difícil en su embarazo o sufrió de depresión, ansiedad o altos niveles de estrés, es probable que esto influya en la personalidad de sus nietos.

La razón por la que esta información es transmitida por la familia materna y no la paterna, es porque los óvulos son los únicos que contienen información mitocondrial.

Dicho término se refiere a un diminuto cromosoma circular que se ubica en el núcleo de las células. Entre sus muchas funciones, puede transmitir rasgos físicos, enfermedades degenerativas y algunos aspectos de la personalidad, argumenta el Instituto Genome.

Estos factores sólo pueden heredarse de la madre o la abuelita; por eso, es absolutamente normal que la familia paterna tenga menos influencia en cómo se desarrolla el ADN y las características fisiológicas del feto.

Aunque en los últimos años han surgido estudios que aseguran la dominancia genética del padre, los expertos subrayan que aún se necesita más investigación al respecto.

Independientemente de todo, lo cierto es que las abuelitas (materna y paterna) tienen un papel fundamental en el desarrollo de sus nietos.

Además de ser una fuente inagotable de sabiduría, cariño y experiencia, su conocimiento les permite aprender de la vida y los anima a convertirse en personas mucho más poderosas y resilientes.

Toma en cuenta esta información y recuerda que la unión familiar es clave para que tu pequeñito crezca adecuadamente y logre transformarse en un adulto responsable, noble y lleno de bondad. ¡Qué bonito!

¿Y tú, qué rasgos heredaste de tu abuelita? Escribe tu opinión en los comentarios.

mini:


Pst, pst pensamos que te gustaría leer esto:

Reacciona
Comparte