null: nullpx
complicaciones en el embarazo

Mi vientre de embarazo se puso muy duro de repente, ¿es peligroso para mi bebé?

Publicado 2 Feb 2021 – 06:08 PM EST | Actualizado 2 Feb 2021 – 06:08 PM EST
Reacciona
Comparte

El embarazo está repleto de cambios físicos, psicológicos y hormonales que preparan al cuerpo para recibir al bebé que está en camino.

Uno de los más comunes es el endurecimiento del vientre. También conocido como contracciones de Braxton-Hicks, este fenómeno surge a lo largo de todo el embarazo y se origina por varias razones, como explica el sitio especializado Lamaze.

A continuación te explicamos qué significan estas contracciones, cómo pueden afectar tu embarazo y cuándo es momento de acudir con un médico.

Sigue leyendo y conoce la opinión de los expertos.

Primer trimestre

Extensión

Durante el primer trimestre, el útero aumenta su tamaño y se estira rápidamente para adaptarse al pequeñito que está creciendo.

En la mayoría de los casos, esto provoca calambres abdominales, un endurecimiento del vientre y dolores agudos o punzantes a lo largo del costado del abdomen, dice Medical News Today.

Gases o estreñimiento

El malestar causado por gases es uno de los problemas más comunes en el embarazo.

Además de ser incómodo y super doloroso, puede ocasionar que la mamita se sienta inflamada o con distensión abdominal.

Asimismo, el aumento de progesterona (una hormona liberada en dicho periodo) provoca la relajación de los músculos del cuerpo y ralentiza el tracto digestivo, lo que deviene en estreñimiento y una mala salud intestinal, mencionan los expertos.

Aborto espontáneo

En muy raras ocasiones, el endurecimiento del abdomen indica un aborto espontáneo, es decir; la pérdida de un embarazo antes de las 20 semanas de gestación, explica la Clínica Mayo.

Dicha condición se presenta con mayor frecuencia a lo largo del primer trimestre.

Healthline enumera algunas señales de alerta que te permitirán detectarlo:

Dichas síntomas varían de persona a persona y, en algunas situaciones, es posible que una mujer no presente ningún tipo de señal.

Tómalo en cuenta y mantente alerta a los cambios que tenga tu organismo.

Segundo trimestre

Dolor de ligamento redondo

Generalmente, el dolor por estiramiento, calambres o punzadas continúa hasta el segundo trimestre y se conoce como dolor del ligamento redondo, argumenta WebMD.

En la gestación, esta parte del cuerpo suele estirarse a medida que crece el feto, lo que provoca un malestar agudo y constante. Según los especialistas, la mayoría de las mujeres empiezan a sentir que su vientre se endurece entre las 14 y 28 semanas de embarazo.

Dichas contracciones sirven para tonificar los músculos del útero, promover el flujo sanguíneo a la placenta y preparar al cuerpo para dar a luz, subraya la organización médica Parents.

Aunque suelen durar entre 30 y 60 segundos, hay algunos casos en donde pueden llegar hasta los 2 minutos. No son tan intensas como las molestias del parto, no obstante, pueden causar dolor e incomodidad.

La Dra. Holly Ernst enlista algunas acciones que pueden empeorar este padecimiento:

  • Sexo u orgasmos
  • Deshidratación
  • Una vejiga llena
  • Movimientos del bebé

Ahora, si las contracciones vienen acompañadas de una fuga de líquido vaginal o sangrado, será momento de acudir a urgencias y pedir ayuda especializada.

Tercer trimestre

A lo largo del tercer trimestre, es normal que el endurecimiento del estómago aumente en fuerza y constancia. Son especialmente comunes en las últimas semanas de embarazo, cuando el útero se prepara para dar a luz.

Aunque es normal, es importante seguir realizando un seguimiento. Por ejemplo, si una mamita tiene más de dos en menos de una hora, puede ser señal de que tendrá un parto prematuro, argumenta la Asociación Americana del Embarazo.

Para aliviar el dolor y disminuir la sensación de estiramiento, solo necesitas mantenerte hidratada, ir al baño cuando tu cuerpo lo necesite y descansar en una posición cómoda.

Finalmente, recuerda que debes estar atenta a las señales que envía tu organismo y acudir con un médico en caso de notar alguna irregularidad.

Visita a tu especialista y externa todas tus dudas respecto a este fenómeno. Una vez que lo intentes, te sentirás mucho más segura, cómoda y preparada para cuando llegue el gran día. ¡Yeiii!

¿Y tú, cómo te preparas para recibir a tu pequeñito? Comparte tus mejores tips en los comentarios.

mini:


No te vayas sin antes leer esto:

Reacciona
Comparte