null: nullpx
consejos para dormir bien

Las noches sin dormir con un bebé en casa equivalen a meses de sueño, ¡y no imaginabas tantos!

Publicado 1 Ago 2018 – 02:32 PM EDT | Actualizado 1 Ago 2018 – 02:32 PM EDT
Reacciona
Comparte

Si el cansancio te supera, estás hecho un desastre, te olvidas de las cosas fácilmente y no recuerdas una buena noche de ocho horas de sueño, probablemente seas una madre o un padre. Y como los bebés no tienen los mismos ciclos de sueño que los adultos, eso significa que se despiertan fácilmente y duermen por períodos más cortos, lo que deja a sus padres sin más de cuatro horas de sueño de corrido, como máximo.

Los padres que recién han tenido un hijo duermen un promedio de 4 horas y 45 minutos por noche, de acuerdo a una encuesta de The Independent, y este número se mantendrá durante todo el primer año del bebé. Un padre o una madre típico pasará casi una hora por día intentando hacer dormir a su bebé, lo que en el primer año suma 14 días enteros. El 64 % de los padres entrevistados para este estudio afirmaron que, recordando el primer año, están sorprendidos de haber podido sobrevivirlo.

¿Quieres saber qué tanto sueño has perdido?

Como en internet todo existe, hasta hay un sitio para que te tortures calculando el sueño perdido: Lost Sleep Calculator For Parents (está en inglés, aunque es bastante intuitivo), basada en estadísticas. Si tienes un niño de un año, la calculadora te dará 1.836 horas, el equivalente a 77 días, o casi tres meses. ¡Es demasiado sueño para un solo año! La página también calcula los pañales cambiados, que ascienden a 3.360 (sí, todo eso para un solo bebé), además de las historias para dormir y los arrullos cantados.

La encuesta recogida en el diario The Independent narra que el 23 % de los padres cree que la falta de sueño los ha llevado a comportarse de manera «ligeramente inusual». Sin el sueño adecuado, algunos habían alucinado con cosas que no estaban ahí, y otros olvidaban lo que iban a decir en la mitad de la frase. La calculadora de sueño, de la que hablaba en el párrafo anterior, está de acuerdo con esto, ya que luego de devolver los datos calculados cuenta anécdotas de padres y madres: uno de cada cuatro ha puesto el teléfono en el refrigerador, uno de cada nueve ha acunado al gato, confundiéndolo con el bebé, y uno de cada tres ha usado zapatos diferentes sin darse cuenta. Serán estadísticas no muy serias, pero ¿a que sí son específicas?

Como te imaginarás, dormir es muy importante

Moverse entre las cuatro etapas del sueño toma aproximadamente una hora y media: luego de ese tiempo el cuerpo entra en fase REM, que primero dura 10 minutos y a medida que se va repitiendo el ciclo es más larga (dice Amy Wolfson, autora del libro The Woman’s Book of Sleep). La mayor parte del sueño profundo sucede en las primeras horas de la noche. Hacia la mañana, como los ciclos de sueño REM son más duraderos, descansamos menos y soñamos más.

Tener el sueño cortado no solo resulta en agotamiento, sino que también afecta tu memoria y cómo piensas, de acuerdo a Lauren Broch, médico del New York Presbyterian Hospital, para el sitio Parents. No solo la falta de sueño profundo causa desgaste. La falta de sueño REM provoca pérdida temporal de memoria y hace que las tareas que requieran razonamiento te parezcan más difíciles. Quizá te oigas preguntándote «¿Ya le cambié el pañal?».

El tipo de sueño cortado que deben tener todas las noches los padres y las madres es especialmente cansador. Levantarte tres veces en toda la noche y quedarte más de veinte minutos intentando que tu bebé se duerma es peor que dormir cinco horas de corrido. Es más importante obtener más horas de sueño continuo que despertarte varias veces, ya que cada vez que te vuelves a dormir debes comenzar el ciclo de sueño de nuevo. ¿El resultado? Menos horas de sueño profundo.

Para que puedas recuperarte

Si eres una madre o un padre agotado, estás de mal humor y te olvidas de todo, te serán útiles estos consejos para descansar un poco más.

  • Compensa el sueño perdido. Es posible recuperar algo del sueño que has perdido, durmiendo unas horas más en los fines de semana o cuando puedas. Solo no exageres con la cantidad de horas que duermes en la mañana, o no podrás descansar en la noche, lo que empeorará tu situación.
  • Toma siestas. Considera pedirle ayuda a alguien para que cuide a tu bebé por un rato mientras descansas. Dormir de 20 a 30 minutos te dará energía sin hacerte sentir más cansado o mareado, como es típico al levantarnos de la siesta. No solo las madres: cualquier persona puede beneficiarse de dormir 20 minutos en la tarde.
  • Intercambia tareas con tu pareja. Lo más común es que solo uno de ustedes alimente al bebé de noche, para que el otro pueda dormir y levantarse temprano para trabajar. Trata de intercambiarle algunas noches a tu pareja para poder descansar bien. Puede ser los fines de semana.
  • Baja el volumen del monitor. Que tu bebé esté despierto y haciendo ruidos no significa que debas saltar de la cama. A menos que llore, intenta entrenarlo para que pueda volver a dormirse solo, sin depender de tus mimos para retornar al sueño.

Más para madres y padres:

Reacciona
Comparte