null: nullpx
Amamantar

Las madres que reciben apoyo durante la lactancia tienen menos riesgo de sufrir depresión

Publicado 22 Mar 2018 – 01:33 PM EDT | Actualizado 22 Mar 2018 – 01:33 PM EDT
Reacciona
Comparte

Darle el pecho a un recién nacido puede ser muy difícil. Si fuiste madre, sabrás a qué nos referimos. Muchas veces el hecho de dar de mamar e intentar hacerlo bien desde un principio puede causarnos mucho estrés. Esto ocurre especialmente si le sumamos los comentarios y consejos que nos dan nuestras madres, tías y abuelas que, con la mejor intención del mundo, quieren ayudarnos, pero solo logran ponernos peor y preocuparnos más porque pensamos que estamos haciendo todo mal.

Según una encuesta realizada por Priory Group en el Reino Unido, la mayoría de los padres y madres creen que la depresión postparto se desató por los problemas relacionados con la lactancia materna. Sin embargo, en ese mismo estudio se llegó a la conclusión de que, si reciben apoyo, el riesgo de depresión disminuye.

Los grupos de apoyo de lactancia son beneficiosos por este motivo

En el estudio se encontró que el 80 % de los encuestados dijo que la lactancia materna infructuosa o dolorosa es un factor clave que contribuye a la depresión en las madres primerizas. Se estima que 1 de cada 10 madres padecen depresión posparto. 

La psiquiatra y consultora Kathryn Hollins, experta en salud mental de padres e hijos, nos dice que «las nuevas mamás deben ser animadas a explorar todas las razones por las que la lactancia podría no funcionar para ellas, y la presión puede ser excesiva, aunque sea bienintencionada. Esto significa que los profesionales de la salud y sus pares pueden hacer más mal que bien».

La encuesta nos sugiere que el apoyo emocional durante la lactancia es algo primordial para las mamás como medio de  disminuir la depresión posparto. La lactancia puede llegar a ser tan estresante que muchas madres no comienzan en absoluto o dejan de hacerlo a los pocos meses de haber comenzado. Es más, solo el 22 % de las madres logra llevar a cabo una lactancia exclusiva durante los primeros seis meses.

Estas estadísticas no son para nada extrañas, pues muchas mujeres caen en la depresión cuando sus hijos no pueden prenderse al pecho o sienten que no toman la suficiente cantidad de leche. Al respecto, Hollins dice: «Estoy convencida de que muchas mamás amamantarían a sus bebés felizmente y por más tiempo si contaran con la ayuda temprana de profesionales y madres con experiencia en los momentos exactos».

Incluso, para aquellas madres que deciden darle a sus hijos leche de fórmula, la ayuda psicológica puede ser la diferencia entre caer en la depresión o no. Sin el sistema de apoyo adecuado, no importa si amamantas o no, es posible que te derrumbes. Si estás pasando por este problema y temes atravesar la depresión posparto, busca la Liga de la Leche más cercana a tu domicilio. Allí encontrarás toda la ayuda necesaria. 

Reacciona
Comparte