null: nullpx
Ansiedad

La depresión posparto y la tristeza posparto no son lo mismo: aprende a diferenciarlas

Publicado 19 Jun 2019 – 01:53 PM EDT | Actualizado 21 Dic 2020 – 11:27 AM EST
Reacciona
Comparte

El embarazo representa un gran cambio para la vida de cualquier mujer. Aunque esta etapa está llena de alegrías, también conlleva situaciones complicadas que pueden afectar la salud física y emocional.

Esto ocasiona que muchas mujeres experimenten depresión posparto después de dar a luz. Sin embargo, existe otro padecimiento que es poco conocido, llamado tristeza posparto. Aunque podrían parecer similares, son muy diferentes entre sí y cada una necesita atención específica. Así es como puedes identificarlas.

¿Qué es la depresión posparto?

De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Mental, la depresión posparto es un trastorno del estado del ánimo que puede afectar a las mujeres que acaban de tener un bebé. Quienes la padecen experimentan tristeza extrema, cansancio y ansiedad, lo que impide que realicen actividades cotidianas, incluido el cuidado de sí mismas y del bebé.

¿Qué es la tristeza posparto?

También conocida como baby blues, la tristeza posparto se manifiesta a través de sentimientos invasivos de preocupación, tristeza y fatiga que algunas madres padecen después de tener un bebé. Este tipo de emociones pueden ser leves, pero recurrentes.

¿Qué tan comunes son?

Ambos problemas son frecuentes, pero la tristeza posparto lo es aún más. La depresión posparto suele afectar a 1 de cada 9 madres, mientras que la tristeza posparto se presenta en un 80% de las mamás. En el caso de los dos padecimientos, pueden aparecer tanto en mamás primerizas como en aquellas que ya tuvieron hijos.

Cabe destacar que la depresión posparto es mucho más severa que la tristeza posparto, ya que los síntomas son más fuertes. Entre los signos más característicos están:

  • Llorar con mucha frecuencia y sin motivo aparente
  • Sentirse triste y vacía
  • Preocuparse de manera excesiva
  • Experimentar ansiedad
  • Dormir en exceso o sufrir insomnio
  • Problemas para concentrarse y tomar decisiones
  • Olvidar cosas sencillas
  • Padecer dolores y molestias físicas
  • Comer demasiado o muy poco
  • Pensar en hacerse daño a sí misma o al bebé
  • Sentir enojo o furia, ya sea de manera constante o con cualquier estímulo, por pequeño que sea

La tristeza posparto puede desaparecer al cabo de unas semanas, incluso sin ayuda profesional, pero siempre contando con el apoyo de la familia y amigos. Sin embargo, la depresión posparto requiere un tratamiento más extensivo, que incluye terapia y medicamentos.

Ninguna mujer debe sentirse culpable ni apenada por padecer cualquiera de estos dos problemas. Lo importante es pedir ayuda para poder superarlo.

Sigue leyendo:

Reacciona
Comparte