null: nullpx
depresión post parto

Dolores y molestias que tendrás en el posparto y nadie te advirtió (mejor estar preparada)

Publicado 19 Nov 2019 – 12:26 PM EST | Actualizado 19 Nov 2019 – 12:26 PM EST
Reacciona
Comparte

Desde el momento en que decides embarazarte, tu cuerpo y tu vida cambian por completo. Es una experiencia única y con sentimientos multiplicados que son difíciles de explicar.

Al momento de tener a tu bebé en tus brazos, sabes que todo ha valido la pena, a pesar de los síntomas durante los nueve meses y el dolor que pudo haberte provocado el parto.

Aunque el momento más complicado ya pasó (el alumbramiento), el proceso no termina ahí. La recuperación después de dar a luz puede ser muy sencilla para algunas mujer, pero también puede traer complicaciones para otras.

Aunque cada cuerpo y experiencia es única, tras la llegada de tu pequeño percibirás algunos malestares tanto físicos como emocionales, que probablemente nadie te advirtió. Toma nota de ellos para que los detectes.

#1 Pechos sensibles

De acuerdo con el portal KidsHealth, después de dar a luz podrías presentar pechos sensibles y dolorosos al tacto.

Con la producción de leche, tus senos podrían estar congestionados e inflamado, lo que cual provoca dolor. No está de más decir que debido al estiramiento de la piel, es posible que pierdan algo de firmeza.

#2 Secreción vaginal

Después de dar a luz, la membrana mucosa superficial que cubre el útero durante el embarazo comenzará a desprenderse, por lo que presentarás secreción vaginal abundante.

Aunque ésta puede aparecer con sangre durante los primeros días ( loquios), no hay razón para asustarte. El flujo poco a poco disminuirá, se volverá más acuoso y cambiará de color hasta llegar a un blanco amarillento, de acuerdo con Mayo Clinic.

En caso de que la secreción no disminuya, aumente la cantidad de sangre o se presentes fuertes dolores, es necesario acudir con el especialista para descartar cualquier complicación.

#3 Incontinencia urinaria

El embarazo y el trabajo de parto pueden estirar o lesionar los músculos pélvicos que sostienen al útero, la vejiga, el intestino delgado y el recto. Esto podría ocasionar que se escapen algunas gotas de orina al estornudar, reír o toser.

Mayo Clinic recomienda realizar los ejercicios de Kegel para tonificar los músculos del piso pélvico. Hacerlos tres veces al día ayudará a que este problema mejore.

#4 Hemorroides

Las temidas y dolorosas hemorroides son visitantes comunes después del parto. Si sientes dolor e inflamación al hacer del baño, probablemente tienes los vasos sanguíneos del recto y/o el ano inflamados.

En caso de presentar estas molestias, acude con tu médico para que te indique el mejor tratamiento para aliviarlas. No olvides incluir fibra en tu alimentación y tomar suficiente agua, para mejorar los síntomas.

#5 Cambios en la piel

Durante el embarazo, tu piel es testigo de múltiples cambios como manchas y estrías. Si bien después del parto éstas últimas no desaparecerán, con el tiempo se pueden desvanecer.

La flacidez abdominal no se hará esperar, así que puedes combatirla con una alimentación saludable y ejercicios para volver a tonificar tus músculos. Platica con tu médico para saber cuáles actividades físicas pues retomar poco a poco.

#6 Pérdida de cabello

Ahora tu shampoo no será ‘rizos perfectos’, por un tiempo tendrás que usar ‘control anti-caída’. Esto se debe a que el cuero cabelludo es muy sensible y los cambios hormonales pueden hacer que pierdas unos cuantos mechones.

Para compensar esta caída, usa shampoos para dar volumen o tratamientos anticaída para estimular el crecimiento de tu melena.

#7 Cambios de humor

Después del parto, muchas madres (sobre todo primerizas) suelen experimentar un periodo de nostalgia y ansiedad, conocido como tristeza o melancolía posparto.

Este malestar generalmente desaparece en un par de semanas, y ayuda mucho compartir tu sentir con tu pareja, familiares o amigos. Si persisten esos cambios. consulta con un especialista para descartar una depresión posparto.

#8 Depresión posparto

Si ha pasado tiempo y sigues con cambios de humor graves, podrías sufrir depresión posparto. Según KidsHealth, este trastorno afecta entre el 10% y 15% de las madres, las cuales presentan ansiedad, sentimientos de culpa, cansancio y pérdida de apetito.

A pesar de que es un malestar posparto, se puede diagnosticar hasta un año después del nacimiento del bebé. Si piensas que podrías estar deprimida, debes acudir con un especialista en salud mental para que te brinde un tratamiento adecuado.

Tu cuerpo volverá a la normalidad, sólo que puede tomar un poco de tiempo. Tranquila, disfruta este proceso y qué mejor que acompañada de la hermosa sonrisa de tu bebé.

Sigue leyendo:

Reacciona
Comparte