null: nullpx
depresión post parto

Dolor en el pecho y otras señales de alarma durante el postparto (acude con el médico)

Publicado 2 Jun 2020 – 09:46 AM EDT | Actualizado 2 Jun 2020 – 09:46 AM EDT
Reacciona
Comparte

La recuperación después de dar a luz es un proceso lleno de cambios físicos y emocionales para el organismo de la nueva mamita. De hecho, los especialistas calculan que una mujer necesita un año para recuperarse.

En esta etapa, también conocida como puerperio o cuarentena, pueden aparecer algunas complicaciones que en algunos casos representan un riesgo para la salud.

Por eso, es muy importante que aprendas a reconocerlos para que puedas atenderlos a tiempo y disfrutes el inicio de esta hermosa etapa como siempre has soñado.

Estas son las señales de alerta durante el puerperio o cuarentena a las que debes prestar mucha atención.

#1 Fiebre

Según la organización March of Dimes, la fiebre durante la cuarentena puede ser señal de que la incisión que realizaron durante la cesárea se infectó.

Si tuviste parte natural, la fiebre también puede ser señal de que algo anda mal. Podría tratarse de una infección posparto o puerperal, la cual afecta la zona genital (útero y vagina) y es consecuencia de las heridas y modificaciones que se producen durante el embarazo y el parto.

En estos casos, se recomienda asistir con un profesional de la salud para que limpie correctamente la herida y pueda recetar algún tratamiento que alivie el dolor y las molestias.

#2 Hipertensión arterial

Gema Magdaleno del Rey, matrona de Atención Primaria en Madrid, asegura que es normal que después del parto la presión arterial se encuentre en cifras bajas (sobre 120/60).

No obstante, según Intramed, si después de las primeras 6 semanas de dar a luz se presentan tensiones de 140/90 o más, además de otros malestares como un intenso dolor de cabeza y abdominal, pueden ser síntomas de preeclampsia.

Esta complicación del posparto puede causar daños en el hígado y los riñones, según Mayo Clinic.

#3 Sangrado excesivo

El sitio especializado Webconsultas explica que es normal presentar un ligero sangrado durante las dos semanas posteriores al parto.

A este fluido se le conoce como loquios, una sustancia vaginal compuesta de mucosa y membranas procedentes del útero, la vagina y el cérvix.

Sin embargo, de acuerdo con el Lucile Packard Children's Hospital, si este sangrado continua por más de 20 días y presenta contracciones, es importante asistir con el médico para descartar algún desgarre en el cuello úterino o los tejidos de la vagina.

#4 Cansancio

La Revista Chilena de Obstetricia y Ginecología detalla que durante las primeras tres semanas posteriores al parto es normal sentir pesadez y cansancio, puesto que el cuerpo se está acostumbrando a una nueva rutina.

Si este malestar dura más tiempo del establecido y viene acompañado de fatiga extrema, dificultad para respirar o dolor en el cuerpo es necesario asistir con un especialista para definir si se trata de problema emocional o físico.

#5 Tristeza

El nacimiento de un bebé puede traer un remolino de emociones que suelen ir desde la adrenalina y la emoción, hasta el miedo y la ansiedad.

Esto es completamente normal y tiende a regularizarse poco tiempo después.

Mayo Clinic menciona que si esa tristeza dura más de tres semanas y se acompaña de ansiedad, dificultad para dormir, sensibilidad extrema y/o mal humor puede ser el inicio de una depresión posparto, la cual debe ser tratada por un experto en salud mental.

#6 Dolor en el pecho

El Rady Children's Hospital-San Diego explica en su sitio web que es normal que durante los primeros días de la lactancia aparezcan algunas molestias en las mamas, como pezones extremadamente sensibles e inflamación.

Ahora, si el dolor es insoportable o la zona alrededor del pecho está enrojecida, se siente caliente al tacto o los pezones están heridos y agrietados, será necesario que visites al médico para comenzar un tratamiento y que tu cuerpo pueda adaptarse a la lactancia.

Ya que conoces las señales a las que debes estar alerta, mantente al pendiente y comunícate con tu especialista en caso de notar alguna anormalidad en tu organismo.

Acude a chequeos con periodicidad y asegúrate de tener una alimentación sana y balanceada.

De esta forma podrás alimentar correctamente a tu pequeño y mantendrás a tu cuerpo lleno de energía y vitalidad.

¿Conocías estas señales de alerta? Cuéntanos en los comentarios.

mini:


Artículos recomendados:

Reacciona
Comparte