null: nullpx
comunicación padres e hijos

Después de leer la carta de esta madre, nunca volverás a hacer bromas del "novio" de tu hija

Publicado 19 Oct 2017 – 05:32 PM EDT | Actualizado 14 Mar 2018 – 09:48 AM EDT
Reacciona
Comparte

Tenemos recuerdos de nuestra infancia que nos producen risas, como cuando perdías en el Submarino y asegurabas que la única explicación razonable era que tu hermano hacía trampa. Pero también guardamos memorias que, a pesar de no ser desagradables a primera vista, nos hicieron pasar un rato incómodo.

Uno de ellos es cuando tenías un amigo o amiga muy cercano en el preescolar y los adultos comentaban lo adorables que se veían juntos. Incluso algunos padres bromeaban con que los casarían en cuanto crecieran.

Esta clase de comentarios no sólo son engorrosos o desagradables para algunos niños, también a algunos adultos les parecen inapropiados y que transmiten un mensaje lamentable: que los niños no pueden ser amigos de las niñas sin que existan intenciones románticas de por medio.

Cuando esto le sucede a Mary Sauer, el espíritu de la frustración la posee. Mary es escritora freelance especializada en temas para padres y es mamá de tres pequeños. Su hija mayor ama estar rodeada de personas y adora cuidar a sus amigos, sean hombres o mujeres. «Su inocencia y su devoción sin discriminación son exactamente la razón por la que me enojo tanto con los adultos que la molestan diciéndole que tiene novio», explicó Mary Sauer en un artículo en Romper.

Su pequeña tiene dos amigos hombres a los que quiere muchísimo. Mary no soporta cuando los otros padres asumen que el rostro de su hija se ilumina cada que vez que ve a los niños, porque seguro está perdidamente enamorada de alguno de ellos. «Tiene 5 años, por todos los cielos; ella no está pensando en involucrarse de manera romántica, ella está llorando de risa porque Timmy contó un chiste de pedos», puede leerse en su texto.

Mary explicó que la expectativa de que un hombre y una mujer cercanos deben convertirse en pareja afectó su vida una vez, y no cuando era una pequeñita. Mientras Mary estudiaba en la preparatoria, su amistad con un gran amigo se destruyó después de que varios adultos los incitarán a "decirse cómo se sienten realmente". Esa presión por convertirse en algo que no eran terminó en un conflicto y un adiós.

Por ello, Mary Sauer odiaría que su hija tuviera que pasar por la misma experiencia. Sobre todo, se angustia al ver que la niña ya se pone nerviosa cuando algún padre cuestiona su relación con sus amigos.

Esta madre preocupada también notó que, por lo general, la mayoría de las burlas y comentario van dirigidos a su pequeña, no a sus amigos. Como si se tratara de una adolescente loca por el amor. Una imagen estereotipada y prejuiciosa hacia las mujeres.

«Mi hija y otros niños de su edad merecen tomar sus propias decisiones acerca de sus amistades. Los padres deben retroceder, dejar de tratar de convertirlos en cosas que no son y dejar de fastidiar a los niños acerca de con quién se juntan. Puedes pensar que es divertido, pero los niños son seres humanos, no tus juguetes. Ellos pueden ser increíblemente sensibles a los comentarios y sugerencias que los adultos hacen», aseguró la escritora. 

¿Qué piensas? ¿También te tocó que alguien se pusiera de casamentero cuando no sabías ni leer?

Reacciona
Comparte