null: nullpx
comunicación padres e hijos

Darle nalgadas a un niño puede causarle depresión y otros problemas en su salud mental

Publicado 14 Ene 2021 – 01:47 PM EST | Actualizado 14 Ene 2021 – 01:47 PM EST
Reacciona
Comparte

Muchas personas consideran que la mejor forma de educar y disciplinar a un niño es a través de los golpes.

De acuerdo con una encuesta realizada por The Harris Poll, en la actualidad el 67% de los padres recurren a los castigos físicos ( nalgadas, cinturonazos y golpes en general) para controlar el mal comportamiento de los hijos.

No obstante, este método provoca graves consecuencias físicas, psicológicas y sociales en los niños, mismas que devienen en baja autoestima, sentimientos de soledad y enfermedades mentales, explica Psychology Today.

A continuación te mostramos los efectos negativos que genera una crianza violenta y de qué forma pueden afectar la vida de tu pequeño. ¡Mucho ojo!

#1 Baja autoestima

Según un artículo de la UNICEF, los niños que sufren de maltrato físico y psicológico suelen experimentar sentimientos de inferioridad, tristeza e inutilidad.

Eventualmente, este factor perjudicará su desempeño escolar, lo empujará a desarrollar una personalidad tímida e insegura, y afectará profundamente sus relaciones sociales, laborales y académicas.

#2 Dificultad para comunicarse

Cuando golpeas e insultas a tu pequeño le estás dando a entender que no hay una manera educada y pacífica de resolver conflictos, subraya la Biblioteca Nacional de Medicina.

Con el tiempo, tu hijo normalizará este comportamiento y empezará a replicarlo en otras esferas de la vida cotidiana, por ejemplo; la escuela, el parque de juegos o las redes sociales (en caso de que forme parte de una).

#3 Sentimientos de abandono

La organización GAIAM define a los sentimientos de abandono como un estado emocional subjetivo en el que los niños se sienten inseguros, ignorados y poco queridos.

A largo plazo, éstos ocasionan depresión, desconfianza y cantidades irracionales de miedo, factores que afectan la vida diaria y el desarrollo de una buena salud mental.

Por si fuera poco, diversos estudios han confirmado que también perjudican la capacidad de confiar en otras personas e incrementan la formación de enfermedades mentales, como un trastorno borderline o ansiedad por separación.

#4 Depresión

Cuando un adulto autoritario está presente en la vida de un pequeño, no importa si es su padre, madre, abuelo o hermano, puede desencadenar emociones negativas y un mal comportamiento.

En el momento en que estos sentimientos son alimentados con violencia y desinterés, aumentan las probabilidades de que el niño sufra ansiedad, depresión, angustia o un problema alimenticio.

#5 Trastornos en la identidad

Al vivir con miedo e inseguridad, tu pequeño comenzará a desarrollar una mala imagen de sí mismo y pensará que no merece ser tratado como un ser humano digno.

En algunos casos, explica el Hospital Infantil de Boston, esto provoca pensamientos autodestructivos que pueden ir desde la automutilación y conductas peligrosas (consumo de drogas, alcohol, etc) hasta el suicidio.

Ya que conoces todas las consecuencias de una crianza violenta, recuerda que existen múltiples alternativas que te ayudarán a controlar el comportamiento de tu pequeño y mejorar su comunicación sin necesidad de gritos, agresiones o peleas.

Tómalo en cuenta y asegúrate de brindarle un entorno seguro, amoroso y empático en donde pueda crecer libremente y sin temor a ser atacado. Mucho ojo.

¿Y tú, qué opinas acerca de los golpes en la crianza? Cuéntanos en los comentarios.

mini:


No te vayas sin antes leer esto:

Reacciona
Comparte