null: nullpx
baño del bebe

¿Cuándo puedes bañar a un recién nacido por primera vez? Tips para perderle el miedo a ese momento

Publicado 18 Feb 2021 – 04:30 PM EST | Actualizado 18 Feb 2021 – 04:30 PM EST
Reacciona
Comparte

El primer baño de un recién nacido puede representar un gran reto para los nuevos papás. Al ser una nueva experiencia para el bebé, tan pequeño y frágil, es normal preocuparse por hacerlo bien.

Sin embargo, debes saber que en realidad es una tarea más fácil de lo que aparenta. Una vez superado el miedo y la angustia, el baño se transforma en una rutina divertida y relajante para ambas partes.

Cuándo se puede bañar por primera vez a un recién nacido

Algunos pediatras recomiendan bañarlo tres días después de su nacimiento, porque en este tiempo está cubierto con una cera natural llamada vérnix, que lo protege de gérmenes y otras amenazas del ambiente.

Posteriormente, es suficiente con bañarlo cada tercer día, aunque tampoco está contraindicado hacerlo a diario.

Además, algunos papás tienen la duda de qué hacer los primeros días, antes de poder bañarlo bien. ¿Se debe limpiar al bebé o es mejor dejarlo así?

Baños de esponja con el cordón umbilical

En el momento en que el bebé llega a casa debe ser acostumbrado a una rutina que incluya el baño. Sin embargo, el cordón umbilical impide que pueda ser sumergido en agua, así que la solución son los baños de esponja.

Paso 1

Para realizar un baño de esponja, hay que escoger una habitación caliente ( que ronde los 23.8° C). Ahí se desviste al bebé y debe ser envuelto en una toalla, para luego ser colocado sobre una superficie plana.

De esta forma será más fácil asearlo por partes, sin dejar su cuerpo al aire libre y que corra el riesgo de enfriarse.

Paso 2

Primero se limpia la cabeza y la cara del bebé con pura agua, sin usar jabón, para que no le entre en sus ojos o boca.

Esto se hace con un paño suave o con borlas de algodón remojadas en agua tibia (se recomienda una temperatura de 37° C).

Paso 3

Una vez terminada la cabeza, ya se puede agregar jabón al agua y limpiar el resto del cuerpo. Es importante que si el bebé fue circuncidado, no se debe mojar su pene hasta que lo indique el médico.

Paso 4

Al momento de secarlo se debe poner especial atención en los pliegues de la piel, para que no quede humedad.

Hay que colocarle un gorrito o toalla seca mientras se viste, para evitar que su cabecita se enfríe.

El cordón umbilical se cae dentro de las primeras tres semanas después del nacimiento y lo hace por su cuenta.

Es fundamental que mientras se hacen los baños de esponja se verifique que no haya pus o sangre en la zona del ombligo, pues podría ser síntoma de una infección.

Baños después de la caída del cordón umbilical

Después de la caída del cordón umbilical la tarea del baño es más fácil de llevar a cabo, porque el bebé ha crecido un poco más y los padres ya no se sienten tan nerviosos.

Paso 1

El uso de una tina de baño para bebés facilita esta tarea. Debe llenarse a un tercio de altura con agua tibia ( se recomienda una temperatura de 37° C).

Paso 2

El bebé debe ser desvestido y sumergido cuanto antes, para evitar que sienta frío. La mejor posición para bañarlo es acostarlo boca arriba y usar una mano para sostener su cabecita por encima del nivel del agua.

Paso 3

Con la mano libre debes mojarlo y comenzar a limpiar su cara usando un paño suave de algodón. Una vez terminado, aplicar shampoo en su cabello y enjuagar.

Paso 4

Bañar el resto del cuerpo con jabón. Es conveniente hacerlo de este modo: primero cara, luego cabello y al último resto del cuerpo, porque se evita que el agua con jabón llegue a sus ojos o boca.

Paso 5

Una vez terminado el baño, sacar suavemente al recién nacido de la tina y envolverlo en una toalla. Para secarlo, hay que hacer pequeñas y suaves presiones.

¿Estás lista para el primer baño de tu bebé? ¡Qué emocionante!

También te puede interesar:

Reacciona
Comparte